QrR

Los gays vistos por los medios

Antonio Medina
Antonio Medina (Especial)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante


Conozco a Antonio Medina desde hace muchos años. Él es más joven que yo, pero cuando echo la vista atrás para analizar lo que he vivido desde que decidí especializarme en sexualidad humana dentro del periodismo, siempre lo veo ahí, cerca, con su propia lucha, su propia manera de explorar y entender el mundo desde los temas que le son más cercanos o más le preocupan. Hemos compartido viajes y enseñanzas en cursos, seminarios y talleres; hemos departido en correrías nocturnas y en comidas de trabajo; nos hemos reído y preocupado juntos. Es alguien a quien admiro y respeto porque su labor periodística es de gran importancia, porque es un ejemplo de que la vida se debe vivir como uno quiere, sin miedos ni tabúes, siempre yendo en pos de lo que nos hace mejores personas, parientes, amigos y profesionistas.

Toño Medina es homosexual. Su trabajo en los medios se ha centrado en los temas LGBTTTI y en el activismo gay. Eso, lejos de separarnos, nos ha unido con el paso del tiempo: aunque tengamos diferente orientación sexual —eso no tendría que importar en lo más mínimo en una amistad—, nuestra lucha por informar sobre asuntos relacionados con la sexualidad y el ser humano es parecida, pues tiene objetivos similares, como evitar la discriminación y la violencia, entender e informar situaciones y problemáticas relacionadas con el extenso tema, dar noticias buenas pero estar al tanto de las malas, explicar con peras y manzanas lo que vamos comprendiendo a lectores, a escuchas. Él, además, es académico, maestro de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, y ha sido tan dadivoso que me ha presentado a sus alumnos, me ha acercado a ellos de tal manera que ahora hasta soy madrina de la recién egresada generación de la licenciatura de Comunicación y Cultura del plantel Cuautepec.

Les cuento todo esto porque, a través de esta instancia educativa, Antonio acaba de publicar su primer libro: Representación social de los homosexuales en los medios de comunicación: devenir, estigmas y la lucha por la igualdad, sobre el cual tuve oportunidad de hablar el pasado jueves en el Centro Cultural de España, cuando lo presentó. Me dio mucho gusto acompañarlo en la mesa principal junto con Luis Manuel Arellano y Carlos López López, responder preguntas del público y convivir con él, su esposo Jorge, su hijo Mateo, sus hermanas y su mamá.

El libro, de distribución gratuita a través del autor y de la UACM, es un recuento de artículos y escritos que el periodista ha publicado en los que habla de la manera en que se ha visibilizado al colectivo LGBTTTI en los medios de comunicación, por lo regular de manera errónea, llena de clichés, mala información, tabúes, homofobia, transfobia, etcétera.


Me ha tocado entrar en análisis y debates sobre el tema con Toño, lo mismo en viajes que en su coche, en reuniones o en algún restaurante. Me ha hablado de la manera en que en medios del interior de la República, principalmente, se ha tratado el tema de manera no sólo errónea, sino hasta mezquina. De cómo periódicos y revistas amarillistas han conformado un estereotipo del homosexual que ha hecho mucho daño, de la poca visibilidad de lesbianas en estos espacios, del rechazo o poca comprensión sobre la vivencia cotidiana de hombres y mujeres transexuales, transgénero, travestis. Del desconocimiento de la intersexualidad.

Medina hace un recorrido en pocas páginas sobre su propia historia, desde que entendió cuál era su orientación sexual y posterior salida del clóset, pero también de la de muchas personas que no tienen voz —o que luchan cada día por su derecho a hacerla escuchar— y se enfrentan a las consecuencias negativas de la difusión de ideas equivocadas sobre el tema.

Por eso, este fin de semana que se festeja la diversidad sexual, en que el Ángel de la Independencia, ese símbolo de la ciudad que habitamos y que nos representa, se vestirá de luces multicolores y el día de hoy las calles del Centro serán tomadas, como cada año desde hace 37, por los integrantes de este colectivo, brindo y aplaudo el lanzamiento del libro (y la labor entera) de Antonio Medina, mi amigo, mi colega, mi compañero de batallas, mi ejemplo a seguir y uno de mis seres humanos favoritos.

* * * * *


De pasión, diversidad y suecos en la cineteca

Este fin de semana se llevan a cabo funciones de cine relacionados con la sexualidad y el erotismo en la Cineteca Nacional. Dos de ellas son de temática LGBTTTI.

Oasis (México-Finlandia, 2013). Dirigida por Alejandro Cárdenas, nos habla de la vida de Gerardo Chan Chan, Deborah y Reyna Patricia, quienes cada día enfrentan una batalla contra la exclusión social por ser homosexuales, a favor de dignifi car sus raíces indígenas y por controlar el VIH. Por suerte, y como lo señala el cartel, "en medio del desierto de la desesperanza, siempre hay un oasis".
Del sábado 27 al jueves 2 de julio, Sala 8, 16:30 horas.

Pride, orgullo y esperanza (Reino Unido, 2014) De Matthew Warchus, se centra en el verano de 1984, cuando durante una huelga del Sindicato Nacional de Mineros, en Londres un grupo de lesbianas y gays decide apoyarlos recaudando fondos para las familias de estos trabajadores, iniciando la unión —basada en una historia real— de dos comunidades totalmente diferentes que se juntan por una causa común.
Del viernes 26 al jueves 2 de julio, Sala 2, 21 horas.

Además, sigue en su cartelera el ciclo sobre cine sueco de los años cincuenta relacionado con el erotismo, la vivencia de la sexualidad, del cuerpo, del desnudo, de las parejas. Varias de estas películas fueron censuradas en su momento, pero ahora se pueden ver en pantalla grande en nuestro país:

  • Un verano con Mónica, de Ingmar Bergman.
  • El maniquí, de Arne Mattsson.
  • El silencio, de Ingmar Bergman.
  • 491, de Vilgot Sjöman.
  • Parejas amantes, de Mai Zetterling.


elsexodromo@hotmail.com
@draverotika
FB: La Doctora Verótika

< Anterior | Siguiente >