QrR

Queremos que reubiquen a los fantasmas

Captura de un fantasma. (Maya Mazariegos)
El fantasma que fotografió Mayita. (Maya Mazariegos)

Rafael Tonatiuh

Biography Channel, mejor conocido como Bio, es un canal de cable que pertenece a A+E Network, cuya característica principal consistía en pasar programas sobre acontecimientos reales que le suceden a personas reales (incluso celebridades). Claro, como sucede con la mayoría de los realitys, uno se da cuenta de inmediato que un guionista “le ayudó a la realidad” (sino es que la inventó totalmente), y las recreaciones muchas veces rozan el humor involuntario; con todo, al televidente le encantan así.

Poco a poco su audiencia fue prefiriendo los programas de fantasmas, al grado de que prácticamente se convirtió en el canal favorito de los amantes de lo sobrenatural (el programa Famosos y fantasmas comienza con una estadística: “El 80% de los norteamericanos cree en fantasmas y el 25% ha tenido experiencias paranormales”, ahora imaginen cómo será la audiencia de Latinoamérica, con tradiciones más apegadas a leyendas de aparecidos, nahuales y seres mágicos).

Sin embargo, a partir de junio desaparecieron varios programas sin ninguna explicación aparente (tal cual aparecen y desaparecen los fantasmas): Historia de fantasmas (sobre casos donde los protagonistas tienen evidencias), Estado Paranormal (con el equipo de Ryan Buell), El embrujo de… (con la encantadora psíquica Kim Russo) y Famosos y fantasmas (dónde podíamos conocer relatos escalofriantes y verídicos de artistas incluyendo a cómicos como Tom Green, Drake Bell y Charles Saughnessy: el señor Sheffield de La Niñera).

Mi querida ahijada, la actriz tabasqueña Maya Mazariegos, es una aficionada muy especial de la barra de fantasmas del canal Bio, pues aparte de que le interesa lo sobrenatural y misterioso, tiene mucha sensibilidad para percibir fenómenos paranormales, y como ejemplo ilustro éste texto con una foto que tomó Mayita en un autobús, el pasado sábado 7 de junio del 2014, más o menos a la altura de Puebla, alrededor de las nueve de la noche, en cuya ventana se ve reflejado el rostro de un hombre salido de la nada, en la esquina derecha inferior del cuadro.

Indignada, Mayita entró a la página de Facebook de Bio (la página de la programación en Latinoamérica es en altas y bajas, no confundir con la página en mayúscula: BIO, que es de la programación norteamericana), para solicitar que no quitaran sus programas favoritos y se encontró con más personas que extrañan a los fantasmas. De entre las quejas, no puedo evitar transcribir textualmente uno muy interesante (favor de no tomar en cuenta la ortografía, sino fijarse en el contenido): “Porque quitaron todos los programas de lo paranormal uff hoy solo queda moda y como matar a tu hermana o a tu esposo siganle dando ideas al publico de mas violencia…”.

Bio desaparecerá totalmente en Julio, para convertirse en FYI, mientras que su filial latinoamericana será Lifetime, canales enfocados en “estilo de vida”.

Nancy Dubuc, Presidente y CEO de A+E Networks, declaró: "La transición a FYI es la siguiente fase de nuestra estrategia para reforzar el portfolio de A+E Networks, evolucionando y madurando nuestras marcas para permitir el crecimiento futuro en el cambiante panorama de los medios. FYI será una cadena de alto nivel con una sensibilidad más joven y más moderna que lo que hemos visto en las redes tradicionales de estilo de vida, en un esfuerzo para atraer a un público que ha sido marginado en la televisión lineal pero prospera online".

El 23 de diciembre de 2013, la revista de televisión Señal Internacional, publicó: “A+E Networks cerró Bio en Estados Unidos y lo reemplazó por FYI, un nuevo canal lifestyle que se estrenará en 2014 y buscará inspirar a las audiencias jóvenes con un portfolio rico en historia, documentales y programación de crímenes reales” (las negritas son mías).

De allí aquella queja airada contra la substitución de los fantasmas por más programas de violencia. ¿Por qué ocurre esto? A+E Networks es propiedad de Walt Disney Company, ¿acaso Maléfica tendrá que ver con todo esto? ¿Existirá algo oscuro y misterioso que sólo conoce la CIA para desmantelar los programas de fantasmas? ¿Los televidentes estarían entrando en contacto con seres sobrenaturales que no le convienen a los Estados Unidos? ¿La humanidad estará desarrollando un poder espiritual que hay que acallar con más crímenes reales?  ¿Por qué la serie de Kim Russo tiene nueva temporada en LMN y no en Latinoamérica?

Como sea, la sociedad tiene derecho a sus fantasmas, para soñar, creer, constatar que existe un mundo más allá de lo aparente. Que no los veas no significa que no existan. No estamos solos.

Acabemos con esta enigmática e injusta conspiración televisiva (mañosamente iniciada durante la transmisión de esa cortina de humo llamada Mundial de Futbol 2014), solicitando a las redes sociales de Bio que reubiquen a nuestros queridos fantasmas a otro canal. Estas vienen en su página de Internet: http://www.canalbio.com/mx/home.html

#QueremosQueReubiquenALosFantasmas

 


< Anterior | Siguiente >