QrR

¡Se nos fue Bud Spencer!

La última aparición de Bud Spencer en televisión fue en 2010 en una serie del Canale 5 titulada "I delitti del cuoco" ("Los delitos del cocinero").
La última aparición de Bud Spencer en televisión fue en 2010 en una serie del Canale 5 titulada "I delitti del cuoco" ("Los delitos del cocinero"). (Waldo Matus)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Miguel Cane


La tarde de este lunes falleció en Roma el actor italiano Carlo Pedersoli, a los 86 años. Según anunció su hijo Giuseppe, “se fue tranquilamente a las 18:15 horas. No sufría, nos tenía a todos al lado y sus últimas palabras fueron ‘gracias’”.


Usted —especialmente si creció en los setenta y ochenta— pensará: ¿y quién es este tal Pedersoli y por qué habría de importarme? Seguro el nombre no le suena, pero si le digo que se trata de Bud Spencer, aquella montaña humana que a manotazos, y en mancuerna con el güero ojiazul Terence Hill (que tampoco se llama Terence ni se apellida Hill, sino que responde al apelativo de Mario Girotti), se hizo de un lugar en la cinematografía internacional, entonces sabe de quién estamos hablando.

Nacido en Nápoles el 31 de octubre de 1929, este ejemplo de bonhomía y carisma tuvo una vida donde triunfó en el deporte como nadador y en la pantalla con sus épicos puñetazos, capaces de tumbar hasta a un caballo. En 1949, el buen Bud comienza a nadar para el club SS Lazio, proclamándose campeón de Italia de los 100 metros libres, un título que conquistaría en siete ocasiones consecutivas. De hecho, fue el primer nadador italiano en rebajar el récord del minuto en los 100 metros libres (19 de septiembre de 1950 en Salsomaggiore, con una marca de 59”5). Fue semifinalista olímpico en Helsinki 1952 y en Melbourne 1956 e integrante del Settebello de los años cincuenta en waterpolo. Fue siete veces campeón italiano en los 100 metros libres. Representó a Italia en los Juegos Mediterráneos de 1951 (esto resultaría en dos medallas de plata), en los Juegos Mediterráneos de 1955 (ganando la medalla de oro con el equipo italiano de waterpolo), en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, en los de Melbourne 1956, y volvió triunfante a su tierra para los celebrados en Roma 1960. Durante su estancia en Venezuela también participó con el equipo nacional en el III Campeonato Grancolombiano de natación celebrado en Caracas en 1959.

Bud Spencer hizo su primera aparición en el cine con la producción de Hollywood rodada en Cinecittá, Quo Vadis? (1951), con Robert Taylor y la exquisita Deborah Kerr, en la que salía como extra —era un guardia del Imperio Romano—, aunque su primer papel importante fue el del agresivo Nando de la película de Mario Monicelli Un eroe dei nostri tempi (1955). En 1957 dejó Italia y volvió a Sudamérica (había pasado una buena parte de su adolescencia en Rio de Janeiro, Brasil), donde trabajó como obrero de la construcción por un tiempo antes de volver para probar fortuna con la música, siendo autor de canciones para cantantes del momento como Ornella Vanoni y Nico Fidenco. No obstante, las cámaras no había acabado con sus puños. Su regreso a la pantalla grande fue con el título de Giuseppe Colizzi Dio perdona... ma io no (1967), que marcó el tipo de personaje que le dio fama y muchas ganancias: el del gigante bueno, al que es mejor que no hacerle enfadar.

“Mi gran éxito es mérito del público, que ha mostrado su simpatía por este hombre de 150 kilos, pero el deporte me ha enseñado los grandes valores de la vida”, contaba al respecto de su insólita popularidad.

Su encuentro con el güero Terence Hill fue el que le catapultó a la fama dando lugar a un auténtico subgénero cinematográfico dentro de la rama de las buddy movies, con películas como I quattro dell’Ave Maria (1968), La collina degli stivali (1969) o la que los hizo superestrellas: Lo chiamavano Trinità... conocida en México como Le llamaban Trinidad (1970), entre otras. Otras películas míticas, no pertenecientes al género del spaghetti-western, por no estar ambientadas en el lejano oeste, fueron Chi trova un amico, trova un tesoro (Quién tiene un amigo, tiene un tesoro, 1981); Miami Supercops (Dos superpolicías en Miami, 1985); Altrimenti ci arrabbiamo (Y si no, nos enfadamos, 1974) y la última que hicieron juntos en los años 90: Botte di Natale.

Por su cuenta, sin su compa, Bud hizo otras películas destacadas como lo son Banana Joe (1980) y Lo chiamavano Bulldozer (Le llamaban Pegafuerte, 1978). La última aparición de Bud Spencer en televisión fue en 2010 en una serie del Canale 5 titulada I delitti del cuoco (Los delitos del cocinero).

Como Carlo Pedersoli también quiso dar el salto a la política y se presentó en 2005 a las elecciones regionales del Lazio, en las listas de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, mas no fue elegido (quizá por no haber usado su nombre artístico, vaya usted a saber) y también se dedicó a su familia: en 1960 se casó con una santa llamada Maria Amato, con la que tuvo tres hijos: Giuseppe (1961), Christine (1962) y Diamante (1972) y fue abuelo de cinco nietos y tuvo seis bisnietos. Debido a su trabajo aprendió a  hablar seis idiomas (aunque no con la fluidez necesaria para doblarse a sí mismo) y cocinaba deliciosamente. También era un piloto certificado y llegó a tener su propia aerolínea —Mistral Air, que se especializaba en transportar peregrinos—, aunque lo que más le gustaba era convivir con sus fans, especialmente los niños.

< Anterior | Siguiente >