• Regístrate
Estás leyendo: ¿Eres lesbiana?
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 22:10 Hoy

¿Eres lesbiana?

Publicidad
Publicidad

EN EL TONO DEL TONA
Rafael Tonatiuh


"Deberían tener una Barbie con el cabello corto".
Ellen DeGeneres

Cuando una chica sube una foto suya a las redes sociales, de inmediato proliferan los piropos (seguramente porque sí se ve muy linda o se asemeja a algo mono, pues por algo la subió; ya cuando sus fotos del perfil son puros atardeceres es que la dama debe ser excelente en otras áreas alejadas de la estética), pero lo más curioso es que la gran mayoría de los piropos es de otras mujeres.

Amigas y parientas se desbordan en comentarios que rayan en el acoso, y hasta yo, que me considero un librepensador desprejuiciado, abierto y pansensual, me abochorno: “¡Nena, estás guapísima!”, “¡Guau, qué lindo bronceado!”, “¡Te ves súper, amiguis!”, “¡Hermooosa! ¿Cuándo el cafecito?”, “Ya quisiera cualquier hombre ver esas piernitas golpeando el foco del techo”, etcétera.

Siento un patadón en la testosterona cuando se dicen esas cosas entre ellas, en vez de que se las digamos nosotros, los varones, quienes debiéramos colmarlas de flores (bueno, salvo que, para evitar una denuncia de acoso, contratemos a una morra tipo Cyrano de Bergerac, pa’ que le transmita por nosotros lo que nos nace del corazón).

Me siento humillado en mi hombría, como cuando en un baile comienzan a danzar dos mujeres, insinuando: “Aquí estos güeyes no saben bailar, están refeos o sencillamente ni quien los pele”.

Ya sé que la atávica costumbre de que una pareja de baile consista en un hombre y una mujer y que éste conduzca los movimientos está rebasadísima y que cualquiera puede expresar libremente sus movimientos, incluso bailando sin pareja o en bola, pero me siento apenado por no haberlas sacado a bailar antes, quizá por ranchero, y me siento víctima de un chantaje emocional semejante al que me provoca una anciana que no deja que le cargue la canasta en el mercado.

¿Qué les pasa hombres, porque no las piropean? ¿Temen verse muy calientes? ¿Quieren pasar por elegantes, ecuánimes, puros, feministas y sensatos? Tal vez sean de los hombres que les excitan las escenas lésbicas y se regodean mirando a dos hembras bailando, pero a mí no, yo cuando veo una película porno y me sale una escena lésbica le adelanto con el fordward, pues no me identifico con ningún personaje.

Quizás una chica del Facebook te guste, pero te da pena preguntarle si tiene novio, entonces fisgoneas sus fotos, pa’ ver si en épocas recientes salió en plan romántico con alguien, pero no, solo la ves con fotos de ella con una chavita (posiblemente su hija), con amigas “de antro” y con una que otra celebridad que cazó para la selfie; pero en todas sus fotos del perfil y donde salga en traje de baño, llueven piropos femeninos, a los que la prospecto agradece y responde con coquetería; entonces ya no te da pena preguntarle si tiene novio, sino si le gustan los hombres.

Una amiga se ofendió porque un tipo le preguntó abiertamente si era lesbiana (aclarándome, de paso, que no lo era, pues nunca le tiré los canes pensando que era gay).

En realidad sí hay un tipo de lesbiana que me gusta: grandota, natural, sin maquillaje, como una Amazona de la selva, pero por esa complicada clasificación genérica, transgénica y transgénica, ese tipo de mujer no me aceptaría porque tengo un pene (salvo que sea una perversa poliforme).

Para colmo, las amigas andan de la mano y se besan en los labios, lo cual en el reino homosexual masculino no es de bugas. Generan malentendidos.

Yo, como Francisco Xavier, no estoy en contra de las preferencias sexuales ni las creencias religiosas de nadie, pero para evitar confusiones y para no tirarle los canes a la persona equivocada, doy por sentado que todas las mujeres en el mundo son lesbianas y sanseacabó, todas serán mis amigas y comeremos ensaladas y veremos comedias musicales y nada de juegos prohibidos; pura amistad y respeto y “qué linda te ves en la foto, mi reina”. Ahora buscaré hombres, lo cual me complica un poco las cosas, ya que por mi orientación buscaría hombres que parecieran mujeres, o sea travestis y transexuales, que solo se juntan entre ellas mismas, teniendo que operarme y afeitarme, lo cual me da muchísima hueva (por eso me dejé la barba) y para ir de mujer por la calle y que me griten: “¡Esa mi mujer barbuda!”, pues no, ni madres.

Además la mayoría de travestis y transexuales son lesbianas, quedando en las mismas.

Mejor buscaré las coles, más complacientes que las colas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.