QrR

El ensamble kafkiano de Steven Brown

El ensamble kafkiano de Steven Brown
El ensamble kafkiano de Steven Brown (Especial)

No todos los mexicanos buscan emigrar hacia la frontera norte. Algunos estadunidenses lo aplican a la inversa y se dirigen al sur para inmiscuirse en su cultura y música, como el caso del compositor Steven Brown, miembro fundador de la banda de jazz y rock progresivo Tuxedomoon, cuyas energías se enfocan ahora en un ensamble llamado Kafka.

En la escena de San Francisco de los setenta brotaron algunas peculiaridades como la enigmática banda The Residents y otras contemporáneas como Factrix y The Sleepers. Se trataba de una freak scene, según lo explica el periodista Simon Reynolds en su libro Romperlo todo y empezar de nuevo (2005), dedicado al post punk. Tuxedomoon gozó de mayor éxito en Europa. Brown también lanzó un par de discos como solista: Douziéme journée: le verbe, la parure, l’amour, de 1982, y Zoo Story, en 1984.

En esta entrevista, donde un café de domingo a mediodía está presente, relata: “Lo que tiene México son músicos muy buenos. William Burroughs dijo que aquí hay un ambiente abierto para poder trabajar y hacer cosas. Cruzando la frontera pasa algo diferente. Parece absurdo, pero es cierto”. Desde dos décadas atrás, y particularmente en Oaxaca, encontró en México una tierra fértil para seguir sembrando su música. En los noventa se involucró con José Manuel Aguilera (La Barranca) en otro grupo llamado Nine Rain. Hoy en día se avoca al Ensamble Kafka, un quinteto integrado en 2010 con otros jóvenes como Juanito Gutiérrez, Facundo Vargas y Julio y Onésimo García, que ya cuentan con un primer disco homónimo y algunos conciertos en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Antes, contribuyeron en bandas sonoras de películas como El informe Toledo (2010).

“En los setenta viví en San Francisco y trabajé en un grupo de teatro. Estuvimos todos juntos en un departamento, casi todos eran artistas gays. El grupo se llamó The Angels of Light pero su filosofía era de free, free. Todos los espectáculos de entrada libre. Nadie en el grupo podría hacer un trabajo donde se cobrara, fue entonces cuando formé Tuxedomoon con Blaine Reininger; tenía que salir de ahí”, explica en un castellano fluido. Después, tuvo una residencia itinerante entre Bruselas, Inglaterra y la Ciudad de México, donde se negó a establecerse por su hacinamiento extremo. A su paso por Nine Rain apoyó al EZLN.

¿Te dice algo la política mexicana actual? El tema de los zapatistas ya pasó; estamos en otro momento….

¿De veras? (ríe con sarcasmo mientras interrumpe su café). ¡No se nota! Lo que pasó en las elecciones me parece fantástico. ¡Los políticos se burlan de nosotros! Ese el mejor trabajo del mundo y por eso todo mundo lucha por ser senador, diputado, whatever the fuck (sic). No hacen nada y roban todo el dinero. Un amigo mío trabajaba en el gobierno y salió por hartazgo. Hasta la gente que crees que son tus amigos, gente bien, roban del erario público. Es una desgracia sin fin. ¡Qué bueno que quemaron las casillas!  Eso va a pasar en otros lados, ¡Vas a ver! ¡México siempre pone el mal ejemplo! ¡Luego sigue el mundo!

¿Y en cuanto a la política estadunidense, esa ya no te interesa?

No, solo México es un poco más directo, más transparente, pero tiene lo mismo Europa, Estados Unidos. Aquí es más in your face…

¿Tú crees que en la escena rock hace falta que los músicos locales tengan más actitud, que hagan más lo que se le pegue la gana?

Trato de evitar el rock en lo posible. Yo no entiendo bien, no me gusta, no me dice nada. La mayoría de las cosas son copias anglosajonas. Yo he estado esperando un rock mexicano que todavía no conozco, un grupo más original. El problema de la gente es que creen que el rock son dos guitarras, una batería, un bajo. Eso no es rock, puede ser un violín, una trompeta, whatever! Falta espíritu, aventura, viajar. Aquí la gente hace lo mismo de siempre.

¿Entonces qué te interesa?

Los boleros, el son jarocho, el regional mexicano. Mira, hay tan pocos países como México que tienen tanta música, en cada zona, si no es que cada pueblo. Solo aquí he visto eso, en ningún otro lado.


Tuxedomoon continúa emprendiendo giras anuales por Europa y Asia, pero Steven se dice hastiado. En el Distrito Federal tocaron en un par de ocasiones entre 2005 y 2009. “Ya cada año hacemos giras en Europa hasta el punto que ya basta. En diciembre hicimos tres, pero yo tengo que estar en mi casa. Cada dos meses tenía que salir. Este año todavía no hacemos nada. Quedamos en pausa porque yo ya quería otra cosa. Me harté de guitarras, baterías y canciones, por eso empecé con Kafka. Prefiero otros instrumentos y sonidos”.

La música puede perdurar pese a que cambien los formatos de vinil a digital. ¿Tú qué opinas de esto?

La música sí, los músicos no sé. ¡Ya todo es gratis ahora! ¿Para qué entonces comprar discos? La pregunta es cómo van a vivir los que creamos, no solo música, sino también películas, libros. ¡Qué bien que sea gratis! Pero recuerden que alguien tiene que pagar una renta. Spotify es el enemigo número uno.

 

MIRIAM CANALES

@miricaiba

< Anterior | Siguiente >