QrR

Encuentro nudista en Zipolite

EL SEXÓDROMO

 

 Verónica Maza Bustamante

 elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika

 

Desde la primera vez que pisé la costa oaxaqueña, hace casi dos décadas, me enamoré de ella. De sus playas, sus poblados, la forma de vida de sus habitantes. Mi primer destino fue Zipolite. Por supuesto, visité la Playa del Amor, destinada en general (junto con la barra del lugar) a los y las practicantes del nudismo. Me gustó que la mayoría tanto de los locales como de los turistas no hicieran mayor alharaca al ver a otras personas sin ropa y, a la vez, no obligaran a encuerarse o vieran mal a “los vestidos” (como yo). Era un ambiente de libertad, de respeto hacia el entorno y los demás, de vida sencilla que no he visto en otras playas. Desde entonces sigo yendo siempre que puedo.

Lo curioso es que 20 años después, cuando platico que voy para allá aún me topo con personas llenas de prejuicios en torno al nudismo. Creen que los nudistas van en cueros a la tiendita de la esquina, se pasean únicamente con chanclas y a lo loco por toda la zona, prohíben el acceso a quienes llevan traje de baño o tienen relaciones sexuales donde caiga. Pero no es así. Como explica Luz Guerrero en el portal About, “la filosofía y práctica que define la desnudez como un estado natural y no necesariamente vinculado a las actividades sexuales defiende el derecho de las personas a realizar actividades sin ropa en determinados lugares públicos y considera que la negación de esta libertad es una fuente de problemas sociales y psicoemocionales, como la presencia del morbo sexual, falta de autoestima, pobre autoimagen corporal y expectativas exageradas con respecto a los demás”. Para sus practicantes, la desnudez es natural. No hay nada intrínsicamente ofensivo o inmoral en un cuerpo desnudo, y todas las partes de la anatomía son iguales (no hay motivo para esconder una parte y otra no).

En nuestro país existe la Federación Nudista de México, presidida por Juan Marcos Castañeda y creada en diciembre de 2011. Al día de hoy cuenta con medio centenar de integrantes que pretenden impulsar y dar a conocer esta forma de vida. Por supuesto, Zipolite es un lugar emblemático para ellos, al ser la única playa que tolera el nudismo en nuestro país, por lo que buscan convertirla en destino mundial.

El próximo fin de semana, se llevará a cabo ahí el Festival Nudista Zipolite 2017. Del viernes 3 al domingo 5 se recibirá a personas nudistas de México y otros países interesados en participar en las actividades organizadas por la federación, con el apoyo del municipio de Pochutla. Entre los eventos recreativos a realizarse se encuentran las caminatas en la playa por la mañana, clases de yoga, reuniones nudistas por la noche con karaoke y baile, sesión de relajación, el estreno de una obra de teatro nudista, bailes de Gelaguetza, body painting con pasarela, temazcal mexica, proyección de un corto sobre el tema, una plática y tres conciertos en la playa (uno por noche).

Será un espacio de convivencia para conocer las historias de hombres y mujeres, madres y padres de familia que llevan años asumiendo este tipo de vida, y también para dar testimonios que sirvan para la investigación que realiza el doctor Carlos Monterrubio, de la Universidad Autónoma del Estado de México, sobre viajes y nudismo. Él señala: “El nudismo/naturismo asociado a los viajes turísticos ha sido de interés académico para mí y para la comunidad científica en México desde hace algunos años. Actualmente me encuentro realizando un estudio sociológico en torno a los significados que tanto los nudistas como los residentes locales asignan al nudismo, con el propósito de contribuir al entendimiento del mismo desde diferentes ópticas”.

Sobre el hospedaje, aunque ya se nota la demanda, aún es posible encontrar hotelitos, posadas y hamacas en las cuales pernoctar. Si buscan una experiencia integral, lo mismo se pueden hospedar en Nude Zipolite (Tel. 958 58 43062), con bungalows frente a la playa, aire acondicionado, baño privado, internet, spa y un restaurante especializado en cortes de carne en donde se puede practicar el nudismo; o bien, en el tradicional Lyoban Hostal (Tel. 958 - 58 43177), ubicando al centro de la playa, que cuenta con hamacas, habitaciones rústicas, estándar o especiales para grupos de más de tres personas, y también está el recién remodelado El Jardín ZipoliteBungalows (Tel.9585843169), ubicado a dos minutos a pie de las olas y la arena. Las habitaciones tienen terrazas privadas y la posibilidad de cocinar en el área común.

Aprovechando el puente, asistir al Festival Nudista Zipolite 2017 puede ser una buena experiencia para conocer un lugar maravilloso de nuestro país, donde se une la multiculturalidad de sus habitantes con el respeto a la diversidad de formas de vida y hacia la naturaleza. No tienen que quitarse la ropa para disfrutar sus encantos, aunque, en una de esas, se animan a tomar el sol como llegaron al mundo.

Facebook: Festival Nudista Zipolite 2017

federacionnudistademexico.org

 

***

"CONTRATIEMPOS "
(FRAGMENTOS)

 

PRIMERA HORA

IX

Porque nada se oculta a la soberbia

ni a las naves de incógnitas amarras

que sueñan con esferas armilares

 

Toda clase de atávicos trastornos

sin negar una vez la calavera

que canta su miseria a flor de hueso.

 

Y a pesar de lo mucho que intentamos

no pudimos cerrar bien este ciclo de mayor proporción, tal vez, que

el viento.

 

CUARTO VACÍO

V

Nos quedan los trabajos de ser hombre,

y el guardar un silencio cuando pasan

los vagones oscuros recitando

 

Las cifras del proceso que no cesa…

pues la vida no está donde creías,

y donde no creías, sólo vida

 

Bebiendo la miseria que renace,

comiendo la esperanza sin más linde

que este cuarto vacío de la mente.

 

VI

Pero queda también la dulce tierra

que con lágrimas secas y en silencio

nos recuerda que no hay ninguna prisa;

 

Queda también la sombra de la piedra

prevista en otro sueño sin memoria

que funda su verdad en la paciencia

 

Protegiendo a las sombras en su pecho

como áureas preseas de una guerra

que hace mucho dejó de tener héroes.

 

VII

Y queda por supuesto el entusiasmo

dormido en el dolor de algún rescoldo

que siempre está dispuesto a regresar…

 

Pues el tiempo es un río y llega siempre

a unirse y confundirse con el agua

que los ojos mortales reconocen

 

En las sendas riberas y rivales

que a la orilla del tiempo se detienen

a beber la delicia del instante.

 

Alberto Blanco (Ciudad de México, 1951). Poeta, traductor, ensayista y artista visual. Colección El Secreto. El Errante Editor.

< Anterior | Siguiente >