• Regístrate
Estás leyendo: El ‘show’ de Krys Kolombina
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 16:25 Hoy

El ‘show’ de Krys Kolombina

Publicidad
Publicidad

MUNDOS PARA-LELOS
Rafael Tonatiuh


“GASTA MÁS DE 2MDP PARA CONVERTIRSE EN CARICATURA.
Una mujer británica llamada Krystina Butel se realizó varias operaciones para convertirse en su propia caricatura, que le hicieron en Ibiza, España”
‘MILENIO DIGITAL’. 23/08/2014.


Krys quería ser cómica y estudiaba en video a sus grandes heroínas: Mae West, Lucille Bell, Jean Carrol, Phyllis Diller, Carol Burnett, Jane Curtin, Madeline Kahan, Lily Tomlyn, Goldie Hawn, Whoopi Goldberg, Julia Louise-Dreyfus, Fran Drescher, Jennifer Aniston, Tina Fey, Joan Rivers, Sarah Silverman, Ellen DeGeneres, Roseanne Barr, Kate McKinnon, Melissa McCarthy, Chelsea Handler, Regina Orozco, La Roña y todas las grandes de la comedia; se sabía de memoria todas sus rutinas y sus diálogos y la habían inspirado para escribir su propio material de stand up, según ella “basándose en observaciones unipersonales sobre asuntos cotidianos de la era hipster”; desafortunadamente, Krys no era graciosa, y para terminarla de joder carecía del más mínimo sentido del humor, del timing y de tacto.

Sus primeros monólogos los presentó en reuniones de té con sus amigas, donde les vendía Tupperwer y afiliaba a Amway. En la segunda taza de té, en medio de un bonito ambiente de alegría desparpajada clásico de una sesión de ventas por mercadeo múltiple, Krys dijo: “¿Alguna vez les ha pasado que están haciendo cola en la caja del súper cuando la persona de adelante lleva una mercancía sin etiqueta y la cajera manda a llamar a un supervisor del departamento de donde se sustrajo esa mercancía, ya toda manchada de salsa picante de las pruebas gratis de cueritos y manchas de sangre menstrual, porque se les vino el periodo y ni modo, ai’ va el supervisor, que es un chamaco vestido de adulto, típico de una tienda de autoservicio para Godinez a verificar el precio y el supervisor, que es un chamaco pendejo, se tarda y se tarda y se hace un tiempo eterno que se alarga y se alarga agónicamente en esa caja para clasemedieros desahuciados y mediocres por culpa del pinche gobierno mientras las filas que están a los lados fluyen con mayor rapidez a pesar de que cuando tú te formaste tenían más personas, y tú pensaste que se iban a tardar más que en la caja en la que ustedes se formaron como pendejas, pendejas?”. Sus amigas la miraban horrorizadas, sin saber por qué había dicho eso, pero lo peor venía después, ya que el largo preámbulo no era nada comparado con su imitación de la cajera del Nuevo Orden Mundial, del subgerente ligador, de la anciana con sida de la caja de a lado y la enfermera bisexual y sin piernas que solo generaba confusiones en su relato, pero que había incluido porque Krys creía que “una enfermera bisexual y sin piernas le daba un toque surrealista escondido en el detalle cotidiano de la era digital”. Sus amigas compraban todos los Tupperwer y salían huyendo.

Krys vendió muchos Tupperwer, llegó a grado Diamante en Amway, ganó mucho dinero y se le ocurrió una gran idea: hacerse caricatura viviente mediante la cirugía plástica, para caer en gracia con su aspecto. Gastó muchos millones y se hizo cara de Daria Morgendorffer, la afamada caricatura humorística femenina de MTV, pero más en farsa (y con más años y con más kilos), haciéndose llamar Krys Kolombina.

Quiso empezar con un “público amable”, que pagara una cooperación voluntaria, presentándose frente a su hijo de 10 años, con sus “irónicas y trasgresoras piezas para cabaret, performance y teatro de la crueldad”. Su hijo se mantuvo serio toda la presentación y días más tarde fue acusado de hacer bullying a compañeros, maestros y personal de seguridad del colegio, por lo que la policía lo anexó en un Consejo Tutelar. Cuando Krys Kolombina rindió su declaración, aprovechó para hacer su sketch “El clítoris, el norteño y el pingüino amanerado”, logrando que su hijo fuera condenado a la silla eléctrica. Un guardia del Consejo Tutelar le sugirió que “hiciera rutinas como las de las caricaturas, con caídas y toda la cosa, que es lo que gusta de los dibujos animados”.

Así se le fue el dinero de los Tupperwer en cirugías a Krys, pero ya no de cirugías plásticas, sino para reacomodarle los huesos por las caídas y los guamazos con los que arrancaba las carcajadas y el aplauso del público.


Este texto está dedicado a Las Reinas Chulas, compañía de teatro-cabaret mexicana: Ana Francis Mor, Cecilia Sotres, Nora Huerta y Marisol Gasé; a mi maestra del taller de comicidad, la actriz y clown argentina Mariela Acosta; a mi maestra de narración oral Gloria Ávila Dorador y a mi querida ahijada, actriz y comediante Maya Mazariegos.

Ojo: Todavía sigue el XII Festival Internacional de Cabaret, en el Teatro Bar el Vicio, Madrid 13, Coyoacán, hasta el sábado 30 de agosto, cerrando a las 22:30 con Chacovachi, payaso callejero argentino. No se pierdan al pionero y co-fundador de El Pasón, Fernando Rivera Calderón, con su trova cabaretera La rotonda de los pendejos ilustres, miércoles 27 de agosto, 21:30 horas. Consulte toda la programación de este magnífico festival en las páginas de internet: www.festivaldecabaret.com y www.elvicio.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.