• Regístrate
Estás leyendo: El calor en el Sahara
Comparte esta noticia

El calor en el Sahara

Publicidad
Publicidad


EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Adriana Oñate

@sullenlamaga

Cómo sobrevivir en un clima extremo .

En las últimas semanas la Ciudad de México ha experimentado una inusual oleada de calor que trae a los chilangos sufriendo mientras que otros paisanos, más acostumbrados a este tipo de clima, se burlan de lo poco que aguantamos. Y sí, en realidad este calor no es nada comparado con el que se vive en el desierto del Sahara, en donde se encuentran los campamentos de refugiados saharauis.

Pero se preguntará usted, ¿quiénes son estos saharauis? Son los habitantes del Sahara Occidental, al norte de África y que en algún momento también fue colonia española. Justo al morir Franco en 1975, España abandonó a su suerte a su ex colonia y permitió que fuera invadida por Marruecos y Mauritania, convirtiéndose así en la última colonia africana, sin que aún hoy en día pueda llevarse a cabo el referéndum de autodeterminación que les permita decidir su futuro. Por este motivo, muchas familias cruzaron el desierto y se refugiaron en el suroeste de Argelia, en la ciudad de Tinduf, en donde se localizan los campamentos en los que residen más de 150 mil personas. Esta parte del desierto es conocida como “Hamada”, el desierto de los desiertos o “el peor de los infiernos”, como le dicen los árabes.

Es aquí, en donde las temperaturas alcanzan hasta 55 grados Celsius en el verano y las tormentas de arena están a la orden del día; en donde si llueve, cae con tal fuerza que destruye las casas hechas de barro, como en 2015-2016, cuando las tormentas destrozaron alrededor de nueve mil viviendas, según datos de Acnur. Es uno de los lugares más inhóspitos del planeta y en donde los saharauis sobrellevan año con año este clima tan extremo.

Las clases y actividades en general terminan temprano, alrededor de mediodía, para que la gente pueda volver a sus casas y resguardarse. Se evita salir a menos que sea muy necesario ya que afuera es como estar en un sauna. Y cuando esto ocurre, en los hombres es indispensable usar un turbante y las mujeres, aunque suene ilógico, se cubren completamente con la melhfa, que es un trozo de tela de 4 a 6 metros con el que se envuelve el cuerpo, se ponen blusas de manga larga, lentes y hasta guantes. Como no es común usar bloqueador, ésta es la manera en que la gente se protege del sol.

Las personas viven en casas de adobe que tienen techos de lámina o de chapas de zinc, los cuales hacen que por dentro la temperatura también sea alta. Actualmente muchos hogares cuentan con aire acondicionado que funciona gracias a placas solares o electricidad, aunque normalmente solo está en una habitación y funciona cierta cantidad de horas, por ser modelos antiguos. Antes la gente simplemente se refugiaba dentro de sus jaimas (las típicas tiendas de campaña árabes) y por las noches aún se acostumbra dormir fuera sobre una alfombra o tapete y con una manta, tumbados bajo las estrellas. Como no todas las familias cuentan con un refrigerador, la comida que hay en casa es no perecedera. Por ejemplo, lentejas, arroz, pasta, harina para hacer pan y algunas verduras. Usualmente cuando se come carne, que puede ser de camello o cordero, se termina el mismo día y si llega a sobrar algo, se guarda para alimentar a las cabras.

Debido a lo difícil de las condiciones climáticas, en el verano, muchos chicos saharauis de entre siete y 12 años pasan la temporada con familias de acogida principalmente en España y otros países, como parte del programa “Vacaciones en Paz”. Gracias a esta iniciativa tienen la oportunidad de atender necesidades médicas y alimenticias, así como tener otra perspectiva de la que ven a diario en los campamentos.

En los últimos dos años el calor ha sido tan intenso que ha provocado frecuentes cortes de electricidad, sin embargo, no hay mucho qué hacer ya que los recursos son escasos, al igual que la ayuda humanitaria internacional de la que dependen para subsistir. Aguantar este clima es todo un reto, sobretodo cuando coincide con el Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes en donde se ayuna (comida y bebida) desde que amanece hasta que anochece. Algo complicado en un lugar donde de por si escasea el agua y los alimentos.

ANTE LA ADVERSIDAD, CREATIVIDAD

A Tateh Lehbib Braica le dicen “el loco de las botellas”. Esto porque gracias a una beca pudo estudiar Ingeniería en Energías Renovables y cuando volvió a los campamentos, decidió construirle una vivienda más digna y cómoda a su abuela hecha, literalmente, de botellas de plástico rellenas de arena y unidas con cemento. Están colocadas en forma circular para combatir el viento y las tormentas, haciéndola más resistente que las típicas casas de adobe, además de que se reduce el impacto de los rayos solares y las altas temperaturas, sin contar que se ayuda al medio ambiente fomentando el reciclaje de plástico.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.