QrR

Eagles of Death Metal o el triunfo tras el infortunio

Lo cierto es que una noche de balas transforma una reputación de culto de manera radical a un morboso "mainstream".
Lo cierto es que una noche de balas transforma una reputación de culto de manera radical a un morboso "mainstream". (Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Miriam Canales

@miricaiba


A un año de distancia, la cicatriz de los atentados de París sigue marcada, pero el éxito que les auguraba tras encontrarse en el sitio y momento ¿equivocados? los catapultó a un perfil mayor dentro de la escena… tan es así que el radar del Corona Capital los ha ubicado para incluirlos dentro de su line up. Y tocarán en México hoy 20 de noviembre.

Son numerosas las tragedias que han tenido un final favorable, ya sea en canciones con dedicatoria póstuma o momentos de desasosiego que han inspirado discos trascendentes. Sin embargo, es toda una paradoja el evento que terminó por beneficiar a Josh Homme y Jesse Hughes, miembros fundadores de la banda estadunidense Eagles of Death Metal.

Tras la noche del 13 de noviembre de 2015 su nombre figuró en los medios de comunicación, trending topics y chismes de lavadero como el grupo que tocaba en ese momento en el club Bataclan de París mientras se suscitaba la masacre. Homme se encontraba ausente en ese oscuro momento, no participó dentro de la gira europea, pero Nick Alexander, un miembro de su equipo fue herido. Thomas Ayad, Marie Mosser y Manu Pérez, otros tres representantes franceses de su disquera, corrieron con peor suerte.

Como menciona el periodista Hugo García Michel en su columna “Gajes del orificio” del 24 de noviembre de 2015: “No eran una banda de heavy ni death metal, sino una gracejada de sus dos integrantes”. ¿Quiénes eran antes de llegar a este fatídico peldaño? Una agrupación conformada por una amistad añeja. Hommes es mayormente conocido por trabajos más serios con Queens of the Stone Age y Them Crooked Vultures, mientras que el perfil de Hughes se especializa en la academia y el periodismo. Antes solían ser un grupo de culto y su trayectoria consistía en: Peace, Love, Down Metal, (2004), Death by Sexy (2006), Heart on (2008) y Zipper down (2015.) Es así que el entusiasmo por crear una especie de proyecto con un sentido irónico y desenfadado prevaleció entre ellos sin imaginar las latitudes que alcanzaría posteriormente. Dentro de su estilo destacan algunos curiosos covers como “Brown Sugar” de los Rolling Stones y “Save a Prayer” de Duran Duran.

“EODM es la banda cagada de Josh Homme, en donde la hace de baterista. Es un chiste que se puso bueno y ahora es algo más serio. Este rock para el white trash promedio y algo tiene ese rock que me prende”. Menciona el escritor lagunero Daniel Herrera, quien se declara seguidor mucho desde mucho antes del aftermath parisino.

“A mí me gustan porque son como la versión rock de la música tropical. Si los que van a ir a verlos tienen grandes expectativas en ellos se equivocan. Es el grupo de desmadre como el que quisiéramos tener muchos para salir de viaje y divertirse como adolescentes; son solo para eso y bailar”.

Lo cierto es que una noche de balas transforma una reputación de culto de manera radical a un morboso mainstream. Un mes tras los atentados, U2 —cuya presencia no podía faltar en este caso— los invitó a palomear de nuevo en París durante su gira. Los reflectores no han dejado de apuntarlos desde entonces. En febrero de este año, fueron nominados por los Brit Awards como Mejor Grupo Internacional. Ni ellos mismos se la creían. El diario The Independent les cuestionó sobre este fortuito golpe de negra suerte, más cercano al oportunismo que a los méritos propios, según su óptica.

El Bataclan sufre ahora un proceso de renovación del que Sting se ha encargado de abanderar en estos últimos días de noviembre. Aunque, también se incendió otra polémica en la que Jules Frutos, co-director del centro nocturno, le impidió el acceso a Hughes como represalia, después de que el primero acusó a los elementos de seguridad de tener conocimiento previo sobre el ataque y de que un grupo musulmán lo celebraba en el exterior. Jules mencionó a la prensa: “Ellos vinieron y yo los eché. Hay cosas que no se perdonan”, pero Hughes ha negado el incidente a diversos medios como la revista New Musical Express. Tras este alegato, su reputación ya había quedado en entredicho tras conocerse sus posturas extremas y simpatía hacia Donald Trump. Por otro lado, su muro de Facebook se ha llenado de mensajes de admiradores a su favor que reprueban la actitud de Frutos. ¿Represión auténtica o solo una manera adicional de llamar la atención en la coyuntura?

Es así que el Corona Capital consideró todos estos elementos como para comprarles sendos boletos a México y colocarlos sobre una tarima en medio de la expectativa y el morbo mexicano —aunque Homme ya se había presentado en 2013 con QOTSA— Ahora tienen la encomienda de mantener ese estrellato y demostrar que tienen fuerza para sostenerse, pero es un hecho que del estigma parisino difícilmente podrá borrarse de su historial.

< Anterior | Siguiente >