QrR

La diversidad sexual, de fiesta

Sexodromo
(Sandoval)

La palabra “queer”, en inglés, significa “extraño”, “fuera de la norma”, “alienado” o “alienante”. Por ello, desde mediados del siglo XX se aplica para referirse a los marginados sociales. Hasta hace unas décadas se relacionaba con lo que desafiaba lo establecido, lo homogéneo, lo conservador. Ahora se emplea para hablar de los grupos minoritarios sexuales, culturales, de raza o de origen, de posición social o económica, etcétera.

Como dice Lola Romero en el portal About.com, “lo queer, empezó a transformarse en una teoría sociológica que rechaza todos los roles establecidos como inamovibles o rígidos en el sistema convencional. El queer admite la diversidad absoluta como dimensión humana, sin determinantes biológicos o sociales de género, sexo, raza, cultura, nacionalidades ni otros factores que establezcan distinciones sociales. Centrándose en la sexualidad, el queer discute que exista diferencia entre homosexualidad o heterosexualidad, abogando por una ‘multitud sexual’, que incluye a transgéneros de todos los tipos y a bisexuales”.

En Nueva York, en 1989, apareció el primer grupo queer que generaría la expansión de esa teoría con la formación de otros colectivos seguidores de esas ideas. Desde entonces se ha expandido en todo el mundo, y México no ha sido la excepción. Hay investigadores, académicos, instituciones, organizaciones no gubernamentales que se dedicar a estudiarlo, así como a difundir lo analizado.

Este año, el evento cultural más representativo de la comunidad LGBTTTI, el Festival Internacional por la Diversidad Sexual —en su edición número 27—, retoma, entre otros temas, lo queer.  Bajo el título Borderliney el lema “Toda frontera es una herida en la tierra y en el cuerpo”, en esta ocasión busca que los asistentes reflexionen sobre el cuerpo como un territorio atravesado por las fronteras que operan en un sentido material y metafórico: género, sexualidad, raza, clase social, y que pueden tener reacciones negativas hacia el o la diferente.

“Cuando son rebasadas tienen un costo social que se traduce en violencia, falta de reconocimiento y discriminación”, dijo su director, Salvador Irys. Lo transexual es un claro ejemplo de la frontera del género. El encuentro, abierto a todo público, también se hablará sobre los migrantes indocumentados LGBTTTI que viajan en el tren de carga que va al norte de México, mejor conocido como La Bestia; sobre los adultos mayores transgénero; la separación en espacios exclusivos para hombres o para mujeres; lo que se está haciendo en otros países en relación a este tema.

La inauguración se llevó a cabo esta semana en la Academia de San Carlos, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, con una serie de diálogos universitarios por la diversidad sexual, en donde estudiantes hablaron de su trabajo en esta área. Se pudieron presenciar los performances  Queerpo Frontal, de Jerry Shaw, y Sexpirit Tesla Machina, de Yuri Adolfo Lara.

Además de esta sede (en donde se recomienda apreciar la exposición fotográfica “Corazones de oro”, de Ernesto Guijosa, quien muestra con sus imágenes el doble reto de vivir tanto una identidad de género trans como una edad cercana a la vejez), el festival también estará presente en el Centro Cultural de España, el Museo de la Mujer, el Museo Universitario del Chopo y Radio Educación hasta el 27 de junio.

La cartelera completa se puede encontrar en http://www.fids.org.mx. Destacan las presentaciones del escritor español Ernesto Mendicuti, el cabaretero César Enríquez, el bando de luchadores Los Exóticos, la compañía de danza folclórica México de Colores, el documental Quebranto, la mesa de debate sobre expresiones lésbicas en los medios de comunicación, la que hablará de reproducción asistida, la conferencia “La decencia y la lujuria”, y el espectáculo de danza Este cuerpo traicionero.


* * *


El buzón de Verótika

Mi padre y un hermano de mi abuelo padecieron cáncer de testículo. El segundo murió a consecuencia de la enfermedad; el otro lo pudo superar tras una cirugía, pero tiempo después falleció por otras razones. Me han dicho que es hereditario y quisiera saber si se puede prevenir o si hay manera de diagnosticarlo en sus inicios, para evitar que avance. Mis familiares no actuaron a tiempo; yo quiero hacerlo. Tengo 40 años.
Fernando Agustín

Si tienes ese antecedente familiar, mi estimado Fer, es importante que hables con tu médico sobre tus factores de riesgo por herencia. Hoy en día algunas pruebas de sangre pueden ayudar a diagnosticar los tumores testiculares. Muchos tipos de cáncer de testículo segregan altos niveles de ciertas proteínas, llamados “marcadores tumorales”; si los encuentran en la sangre sugerirían la existencia de un tumor testicular.

Sin embargo, los nódulos de las células de Leydig y de Sertoli no emiten estas sustancias. Si el tumor es pequeño, puede que estos niveles de marcadores tumorales no estén elevados, por lo que es importante que el doctor realice un examen físico en el que palpe los testículos para detectar inflamación o sensibilidad. También debe examinar detenidamente el abdomen, ganglios linfáticos y otras partes de su cuerpo en busca de cualquier posible signo de que pudiera haber propagado el cáncer.

El siguiente paso, en caso de que el diagnóstico no se haya determinado de esta manera, es realizar una ecografía para detectar desde afecciones benignas (como el hidrocele o el varicocele) hasta un tumor sólido.

De acuerdo con la American Cancer Society, “en la mayoría de los tipos de cáncer, el diagnóstico se hace al extraer un pequeño fragmento de tumor para observarlo con un microscopio y determinar si tiene células cancerosas. Esto se conoce como ‘biopsia’. Sin embargo, pocas veces se realiza en el caso de una masa testicular, porque podría haber el riesgo de propagar el cáncer y porque habitualmente el médico puede saber si se trata de cáncer basándose en la ecografía y las pruebas de marcadores tumorales de la sangre”.

Si se observa un tumor sólido en la ecografía, es muy probable que recomiende una cirugía para extirparlo tan pronto como sea posible, especialmente si los niveles de marcadores tumorales también están elevados.

Mediante una cirugía se debe tratar de eliminar todo el tumor junto con el testículo y el cordón espermático, el cual contiene parte de los conductos deferentes, así como sangre y vasos sanguíneos que podrían actuar como vías para que un cáncer testicular se propague al resto del cuerpo. “Para reducir la probabilidad de que las células cancerosas se diseminen, se atan estos vasos al principio de la operación. Esto se logra mejor si la intervención se realiza a través de una incisión justo sobre el área púbica”, señalan en la American Cancer Society.

Entonces, Fernando, visita a un urólogo o un oncólogo para que te realice los estudios en el orden pertinente, y te diga con qué frecuencia los debes de realizar si, por tu antecedente hereditario, quieres evitar sorpresas desagradables.

Verónica Maza Bustamante

@draverotika

Facebook: La Doctora Verótika

elsexodromo@hotmail.com


< Anterior | Siguiente >