QrR

El diablo de 'Hell’s Kitchen'

Daredevil
(Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Guillermo Guerrero*

Hell’s Kitchen es una zona de Manhattan de no más de cien manzanas, que tuvo alguna vez el dudoso honor de ser el área más sucia y con más drogadictos de la ciudad.


Su verdadero nombre es Clinton, pero su sobrenombre Cocina del Infierno se debe a dos policías que estaban cansados de aplacar revueltas por las noches: "El infierno es un lugar tibio, esto es la cocina del infierno" dijo uno de ellos. Es la zona por donde a usted no le gustaría pasar de noche y aunque en los últimos años ha mejorado, sigue siendo un lugar más o menos peligroso. Como Chimalhuacán, pero en versión gringa.

Ahora le pido, amable lector, que piense usted en alguna colonia similar, dentro de la Ciudad de México o del Edomex, donde la policía esté comprada, la droga se distribuya libremente y los criminales actúen impunemente.

El dilema que le planteo es el siguiente: si tuviera los suficientes recursos, ¿trataría de ayudar a las pocas personas decentes que haya en ese lugar? ¿O piensa que sería mejor tirar todo desde los cimientos y empezar bien desde el principio?

No es una respuesta sencilla. Vayamos más allá: imagine que usted creció en ese lugar y que a lo largo de los años ha visto cómo la decadencia se apodera de las calles, que los lugares donde jugaba de niño se han convertido en centros de malvivientes y que no haya a quién pedirle ayuda. Visto de esta manera, comenzar todo desde cero no suena como una mala idea...

El camino del hombre justo

La serie Daredevil, estrenada en Netflix el pasado 10 de abril, se desarrolla precisamente ahí, en una versión exagerada de la Cocina del Infierno. Basada en el cómic homónimo de Marvel ha recibido las máximas calificaciones en cada sitio donde se ha reseñado. Es, sin lugar a dudas, la mejor adaptación que se ha hecho hasta la fecha de una historia de superhéroes aunque sería injusto etiquetarla así.

Daredevil, como personaje, es muy complejo. Por las noches es un vigilante que combate a los criminales a puño limpio, sin fuerza sobrehumana (aunque con sus otros sentidos aumentados) y que se ayuda de dos pequeños bastones. En el día, como el civil Matt Murdock, es socio de un pequeño despacho de abogados sin mucho éxito. Pero además tiene dos características que lo hacen único: es un hombre católico y es ciego. Ciego como la justicia que representa, ¿podría haber una imagen más evocadora?

Pero lo que hará memorable esta serie no es el héroe, sino el personaje al que se enfrenta: Wilson Fisk, interpretado de manera magistral por Vincent D'Onofrio. Fisk, que en su niñez fue un niño gordito bulleado, fue educado con un sistema de valores que en México conocemos bien: su padre le enseñó el "no te dejes", "si alguien te pega, pégale tú también" o "no sirves para nada". Bueno para los negocios, malo para las relaciones personales, cortés en su trato y con mucha ira interna, Wilson Fisk tiene una visión que —aunque torcida— podemos entender: ama a su ciudad lo suficiente para entender que no se puede salvar.

Y es ahí donde regresamos a la pregunta que le he planteado al principio.

La motivación de este antihéroe es polémica, pero no podemos dejar de sentir empatía por él. Todos en algún momento hemos pensado que las cosas no pueden mejorar a menos que sea de manera drástica. Murdock como abogado representa todos los esfuerzos que una persona común puede hacer: salvar lo que se pueda por medio de la ley y convertirse en el ciudadano más decente del Hell's Kitchen. Y por otro lado, en su papel de Daredevil, combate a los pequeños delincuentes de la calle, como un vigilante fuera de la ley, sin lograr una verdadera diferencia.

¿Qué opción elegiría usted?

No hables del diablo

Hay un gran trabajo argumental dentro de esta serie. Los personajes secundarios no solo sirven para completar la historia sino que se convierten en el hilo conductor. Conoceremos a Ben Urich, un periodista de la vieja guardia ignorante del internet. Vanessa, curadora de arte y gran motivador de Fisk. El reparto lo completa Foggy Nelson, el socio de Murdock, y Karen, su secretaria.

Daredevil, como cómic, tiene más de 40 años de publicarse. No ha sido de los personajes estelares de Marvel aunque ha tenido buenas épocas de la mano de creadores como Frank Miller (que vivió, curiosamente, en el verdadero Hell's Kitchen). Hubo en 2003 un largometraje bastante malo estelarizado por Ben Affleck y que se ha convertido en el peor enemigo de la nueva serie: la película fue tan mala que muchos tuvieron sus dudas de que pudiera quitarse ese terrible lastre. Afortunadamente lo ha logrado.

*@guillermo_ga

< Anterior | Siguiente >