QrR

El destape de los vampiros

Vampira.
(Especial)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante


El día de hoy se estrena en el teatro Hipódromo Condesa del DF, Bite me, un "espectáculo erótico topless" dirigido por Noé Alvarado (quien está al frente de la academia Ágora Creación Escénica y ha participado, como actor, en Don Juan Tenorio, Capadocia e Infames), quien ofrece en una suerte de ópera rock la historia de unos vampiros muy sensuales encabezados por Caín (Markin López), el primero de su especie, quien está obsesionado por Lilith (Malena Zermeño), quien cree puede ayudarlo a llenar esa soledad que acosa, según cuentan las numerosas leyendas a su alrededor, a los seres inmortales.

Como en varias buenas historias de chupasangres, hay una Mina (Lorena del Castillo) en acción, que servirá de puente entre aquel que lleva el nombre de uno de los primeros villanos de la humanidad, según la historia bíblica, y aquella llamada como la primera mujer en la tierra, la pareja de Adán antes de Eva, tan rebelde, libre y segura de sí misma que Dios decidió desterrarla del paraíso, dicen las malas lenguas.

Dicen sus creadores que la atmósfera que se vivirá en el espectáculo es seductora, llena de humo, de música excitante, de actores danzando, haciendo acrobacias, entrándole al drama, los colmillazos y la sangre que escurrirá sensualmente por el cuello de las bellas vampiresas, quienes... estarán en topless, es decir, sin ropa de la cintura para arriba.

Ya he dicho aquí que soy fiel seguidora de los vampiros desde que tenía ocho años de edad, y si bien actualmente, después de la saturación que hemos vivido en la última década en torno a la figura de estos personajes en libros, películas, programas de televisión y demás, ya no busco todo lo que sale a la luz sobre ellos, sí tengo curiosidad de ver Bite me, pues la mezcla de colmillos, sangre, rock y pechos desnudos se me antoja bastante.

La puesta en escena solo tendrá diez funciones, así que hay que ir apartando lugares y liberando cuellitos.

Vampirazo casero

En El motel de los antojos prohibidos, mi libro de reciente aparición, hay un capítulo relacionado con el vampirismo o esa excitación que sienten tanto hombres como mujeres por todo lo que rodea el mito del chupasangre. Pero no hay que ser vampiro de algún clan ni seguidor de la bibliografía y filmografía relacionada con ellos para disfrutar de una noche de pasión fantaseando con esta figura seductora. Hasta el escritor Julio Cortázar, en el Halloween que le tocó vivir durante su estancia en Berkeley, en 1979, se disfrazó de Drácula, personaje que le encantaba e incluso lo llevaba a bromear con una propia condición vampírica cuando alguien hacía referencia a su aspecto juvenil y su alergia a los ajos.

No es necesario disfrazarse, aunque much@s encuentren atractivo el aspecto del conde con su capa de cuello alto, su pajarita, su peinado relamido con triangulito al centro de la frente y sus largos colmillos. Si es así, en tiendas de disfraces es muy sencillo encontrarlo. Pero lo realmente interesante es jugar con la idea de alimentarse del o la amante, con la posibilidad de lamer, besar y hasta morder suavemente el cuello ajeno, de montar un performance en donde él o ella (poseída por el espíritu de Elizabeth Báthory) seduzcan con la mirada, se muestren sexuales susurrando órdenes... Algunas parejas gozan del llamado "beso del vampiro", que consiste en brindar sexo oral a la mujer durante su periodo menstrual. Si ambos lo disfrutan no tendría por qué ser algo prohibido o desagradable, aunque es importante que consideren que la sangre suele ser vehículo idóneo para el contagio de infecciones por virus y bacterias, así que tendrían que conocer el estado de salud de su pareja, además de cuidar que quien lo realice no tenga cortaduras o heridas abiertas en la boca, porque eso aumenta las posibilidades de transmisión. Aunque se ha creído que la sangre menstrual es mero desecho del endometrio, investigaciones recientes han revelado que está llena de células madre, las cuales tienen, entre muchas otras, propiedades antienvejecimiento. Así que quizá la leyenda del vampiro inmortal no esté tan errada y los practicantes de este acto despierten, al día siguiente, con un cutis lozano, brillante y rejuvenecido.

Bite Me

Teatro Hipódromo Condesa
Progreso S/N, Tacubaya, DF

Del 30 de mayo al 1 de agosto de 2015
Sábados 21:30 horas
Boletos: $500, $400, $250
Solo adultos


* * * * *

NúmEROS

En 1 de cada 10 matrimonios, los cónyuges duermen en camas separadas.

75% de hombres llega a tener un orgasmo cada vez que tiene sexo.

Solo 29% de las mujeres alcanza el clímax durante cada relación sexual.

Cada testículo pesa 25 gramos. Para Aristóteles, los destos tenían poca importancia: creía que solo servían de contrapeso para el pene en erección.

Los ovarios tienen el tamaño de una nuez de 3 centímetros.

En el ciclo vital de la mujer, de 500 a 600 óvulos serán expulsados del ovario entre la pubertad y la menopausia.

Fuentes: Live Science y Xataka Ciencia.


* * * * *


Piedra de horno
Nicolás Guillén

La tarde abandonada gime deshecha en lluvia.
Del cielo caen recuerdos y entran por la ventana.
Duros suspiros rotos, quimeras calcinadas.
Lentamente va viniendo tu cuerpo.
Llegan tus manos en su órbita
de aguardiente de caña;
tus pies de lento azúcar quemados por la danza,
y tus muslos, tenazas del espasmo,
y tu boca, sustancia
comestible, y tu cintura
de abierto caramelo.
Llegan tus brazos de oro, tus dientes sanguinarios;
de pronto entran tus ojos traicionados;
tu piel tendida, preparada
para la siesta:
tu olor a selva repentina; tu garganta
gritando —no sé, me lo imagino—, gimiendo
—no sé, me lo figuro—, quejándose —no sé, supongo, creo—
tu garganta profunda
retorciendo palabras prohibidas.
Un río de promesas
baja de tus cabellos,
se demora en tus senos,
cuaja al fin en un charco de melaza en tu vientre,
viola tu carne firme de nocturno secreto.
Carbón ardiente y piedra de horno
en esta tarde fría de lluvia y de silencio.


elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika

< Anterior | Siguiente >