• Regístrate
Estás leyendo: De letras y música ligera escocesa
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 23:13 Hoy

De letras y música ligera escocesa

Publicidad
Publicidad

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Miriam Canales

@miricaiba


Memorial Device: una charla con David Keenan.

“El lugar es Airdrie, el año 1983. Memorial Device, la mejor banda que nunca existió, está por cambiar para siempre las vidas de todos”. Es así como se describe la novela del escocés David Keenan, la cual retrata algunas pasiones musicales boyantes en la década de los ochenta, como cuenta en entrevista.


Aunque Escocia es distante a México en su faceta literaria, ha traído historias trascendentes como Trainspotting, Porn y The Acid House, de Irving Welsh, sin que haya existido otra obra actual que haya cautivado la misma atención comercial del lector rebelde. Es así como se abre paso este escritor y periodista nacido en 1971: presentando su Memorial Device, (Editorial Sexto Piso, 2018). Autor de libros previos como England’s Hidden Reverse , una biografía de tres bandas llamadas Coil, Nurse With Wound y Current 93, y colaborador de revistas musicales como Wire desde 1995, también ha formado parte de agrupaciones independientes como 18 Wheeler durante esa misma época. “Yo crecí en un pueblo pequeño de clase trabajadora, tuve una infancia feliz”, revela sobre sus orígenes. “Después, todo fue influenciado por la corriente Do it yourself” (“Hazlo tú mismo”, refiriéndose a los proyectos artísticos independientes de la era punk inglesa de finales de los setenta).

Airdrie es un pueblo de aires provincianos alejado de la escena apabullante de grandes capitales como Londres, cuyos pintorescos personajes buscan contagiarse y destacar en la efervescencia post punk. Es aquí donde el rock, el humor negro y una serie de vicisitudes juveniles se entremezclan con sus aspiraciones durante la época precaria de Margaret Thatcher.

Formulada mediante una serie de 26 entrevistas ficticias a los remotos miembros de la escena de aquella localidad entre 1981 y 1984, “los años dorados de Airdrie”, es como el breve paso de la banda en cuestión pone en el mapa los bríos de sus peculiares habitantes y sus deseos de reconocimiento. De este modo desfilan nombres como Ross Raymond, el editor ficticio quien busca los testimonios de otros freaks y marginales como Patty Pierce, Mary Hanna, Lucas Black o Remy Farr, quienes en sus conversaciones con Raymond revelan sus entresijos de vida: “Lo hice porque luego todos se largaron y se convirtieron en trabajadores sociales y recibieron cursos de cómo enseñar inglés como lengua extranjera. Bueno, no todos, algunos murieron, desaparecieron o simplemente se recluyeron”. A manera de manifiesto, ésta es la justificación de Raymond para publicar esta historia preservando el honor de su región.

Por supuesto, no existiría Memorial Device sin melomanía. Indago acerca de sus gustos musicales y le explico a Keenan cómo en México solo un puñado de grupos escoceses han obtenido éxito radiofónico. Para mi decepción, no le agradan los Cocteau Twins: “Ah, no me gustan ellos ni tampoco Annie Lennox o The Blue Nile”. Todos surgidos en los ochenta. Sin embargo, inquiero sobre otra vieja banda de esa misma generación new wave llamada Big Country, dueña de un one hit wonder: “In A Big Country” e integrantes del proyecto Band Aid, cuyo vocalista, Stuart Adamson, se suicidó en 1986 (“Look Away” es otro de sus temas que gusto de escuchar una y otra vez en mi reproductor de mp3). “¡Oh, sí! Ellos sí me encantaban, aunque mucha gente ya no los recuerda ni porque murió el cantante”. También se declara fanático del disco Psychocandy, de Jesus and Mary Chain. Aunque quizás, según él, los que ostentan la corona desde hace treinta años han sido Simple Minds y actualmente el techno pop de Chvrches para un público millennial.

En su opinión, Keenan no cree que situaciones actuales como el Brexit estén influenciado de manera directa o indirecta la escena británica moderna a manera de un nuevo punk: “Yo no veo que haya mucha reacción musical, no creo que tenga mucho impacto. Veo más influencia de Estados Unidos o incluso de Francia. Hay un aislamiento”.

Así como en uno de los capítulos la madre de Ross Raymond le sugiere que en alguna de sus entrevistas pregunte a sus personajes si dicen toda la verdad en ellas, yo cuestiono de igual manera a Keenan, cuyo acento me suena fuera de lo común. Al otro lado del auricular suena una carcajada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.