QrR

Cuando hay crisis el arte más florece: Alfredo Cardona

mujer maravilla.
"El verdadero retrato de la mujer maravilla" es una de las obras que conforman la retrospectiva del autor. (Karina Vargas)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Karina Vargas

Se inauguró El eco de la memoria en el Centro Cultural del México Contemporáneo, exposición retrospectiva del pintor juchiteco Alfredo Cardona Chacón. Trazos poéticos, simbolismos y colores figurativos adornarán estos muros del Centro Histórico hasta el 6 de abril


¿Cuál es la función del arte en la sociedad?

A través de la historia, el arte ha servido como inquisidor de las sociedades, es el que dice qué estuvo mal o qué estuvo bien en determinados momentos de la humanidad. Los prominentes cronistas y críticos de todas las épocas han sido los grandes artistas. Es decir, los tópicos humanos como el hambre, el sexo, el amor, la angustia o la fe son eternos; el artista es aquel que al expresar su visión del mundo se vuelve juez, analista y constructor de un futuro.

¿La pintura es un camino para hallar la libertad?

Es un proceso de mucho tiempo, usando de referencia a Francisco Toledo, gran amigo mío y enorme maestro sobre mi trabajo en el ejercicio de la libertad más que en el concepto, puedo expresar que ésta la adquieres cuando tienes confianza, conciencia y oficio de tu labor. Hay gran cantidad de pintores con mucha sensibilidad pero sin oficio y hay otros que tienen mucho oficio y no tienen sensibilidad, consiste en saber mediar ambas partes.

¿Cuál es el tema central de su obra?

Hace 37 años expuse en el Museo de Arte Moderno y la maestra Mariana Frank, quien organizaba las exposiciones individuales, hizo una observación muy bella acerca de que el punto de partida en mi trabajo es la mujer. Al observar, por ejemplo, “El verdadero retrato de la mujer maravilla”, puedes notar que es un cuadro muy didáctico, retrata a una Venus prehispánica, el águila superior representa la parte conservadora de la Iglesia católica y el león fue emulado de un códice medieval español puesto en un estandarte, en el lienzo final este felino sale del estandarte y ataca a la mujer.

¿Cómo percibe el arte a escala nacional?

México siempre ha sido un país riquísimo en la producción plástica, entiendo y respeto el conceptualismo y el arte objeto, pero por mi tiempo y necesidades de expresión clásica no sería partícipe de ello; al contrario, soy partidario de tener más libertad de concepto y trabajo.

¿Qué cambio ha habido en la producción artística oaxaqueña?

En Oaxaca me critican porque fui el primero en decir que ahí maquilan pintura, todos copian a Toledo, todos se sienten Tamayos y hay una llamada “escuela de pintura oaxaqueña” que es puro cuento. Envidio a mis paisanos porque tienen una gran capacidad de trabajo, pero eso de que tengan imaginación lo dudo, ya está muy trillada esa idea de pintar un camarón haciéndole el amor a un caballo. Admiro la obra de Toledo, pero no de los neo-Toledos o la de los artesanos que se dedican a copiar.

¿Cómo ha progresado la enseñanza del arte desde la generación de la ruptura?

En las escuelas de bellas artes hay maestros que son filósofos visuales, pero no producen nada, son únicamente teoría y eso es muy malo porque los alumnos caen en un juego de la filosofía plástica. De pronto combinan serpentinas con foquitos y ya creen que es una obra de arte o agarran una cajita de hoja de oro con terciopelo, le ponen un milagro y el retrato de la abuelita y le llaman “Homenaje a mi abuelita”, esas son cosas muy elementales, de una pobreza muy grande y en eso ha caído gran parte de las escuelas. Actualmente el taller, el trabajo, la producción plástica como pintor en función de la pintura prácticamente están desapareciendo.

¿Cómo contrarrestar esta pereza artística?

Creo que los orígenes se van a rescatar, que va a haber un reencuentro, porque la producción individual de la pintura nunca va a morir, aunque haya pintores de vanguardia que digan que la pintura está muerta. Eso que hacen, por ejemplo, en Paseo de la Reforma de traer esculturas con lucecitas a las que llaman arte es muy cuestionable, me parece solo una forma de distracción. Yo no me siento un gran renovador de nada, me enfoco a lo mío con mucha humildad.

¿Qué le diría a la juventud inmersa en esta conceptualización?

Ya hubiera yo querido cuando era joven tener tantas posibilidades de becas. Creo que hay para todos, hay jóvenes que creen en la pintura de caballete y son contemporáneos, no están haciendo olas estrellándose sobre las rocas. Hay grandes conceptualistas también, el conceptualismo formal es muy serio, pero también se puede caer en lo falso, en lo manido. Ahorita es un momento de crisis mundial y recuerda que cuando hay crisis el arte más florece, desde siempre.

< Anterior | Siguiente >