QrR

El clásico video de Bowie: “Let’s Dance”, a la pantalla grande

El clásico video de Bowie.
Hace diez años que David Bowie, el ícono de la música, no da entrevistas. (Especial)

Hace diez años que David Bowie, el ícono de la música, no da entrevistas, pero aún así dos periodistas se aventuraron a hacer un documental sobre uno de los videoclips más famosos de la historia: el de la canción “Let’s Dance”. Una de las canciones más escuchadas de todos los tiempos de este camaleón del espectáculo. Este 10 y 12 de octubre se presentará, en el marco de Festival Internacional de Cine de Londres (BFI London Film Festival), este magnífico documental sobre cómo Bowie y el director David Mallet realizaron el video que marcó una era. El filme participó en la Berlinale 2015 y tuvo un muy buen recibimiento, y acaba de estar en el Festival de Cine de Melbourne. Antes de este videoclip no se habían visto a los aborígenes de Australia en la pantalla ni en muchos lugares de la vida cotidiana de la isla de los canguros.

Conversamos con Rubika Shah, la directora de Let’s Dance: Bowie Down Under, y esto nos dijo:

¿Cuál fue el gancho para ti y Ed Gibbs, tu coguionista, para hacer este filme?

Estábamos viviendo en Australia (los dos somos periodistas y nacimos en Inglaterra). Habíamos visto el video de Bowie muchas veces, al igual que gente alrededor del mundo. Fuimos a los lugares que salen en el video y nos pusimos a pensar: ¿dónde están los aborígenes que salieron en el video de Bowie? No los vemos en la televisión, ni en las películas…

Así que encontramos a Joelene King, ella es la bailarina en el video (la chica de los zapatos rojos) y la entrevistamos. Lleva una vida normal en los suburbios. Nos pareció relevante que nadie haya hablado nunca de los actores de un video que fue un parteaguas en los ochenta. Ese fue nuestro punto de partida. Nos dimos cuenta de que había algo más grande entre líneas y que esto era realmente especial.

¿Y cómo lograron reunir a todos estos personajes de los años ochenta, como el director David Mallet?

Conocemos bien a David, porque Ed y yo escribimos sobre música por mucho tiempo e hicimos varios textos sobre él. Así que ya teníamos una relación. Nos acercamos a él poco después de entrevistar a Joelene; ese artículo lo publicamos en Australia e hizo mucho ruido, sobre todo por la celebración de los 30 años de la canción y del video. Así que fuimos a hablar con Mallet y nos apoyó desde el principio. Él fue genial, pudimos hablar largo y tendido con él, grabamos mucho material.

¿Las entrevistas de Bowie son todas de archivo?

Sí, él no da entrevistas desde hace mucho tiempo. Creo que no ha dado ninguna en diez años. Todo lo de Bowie es material de archivo, pero que nadie había visto antes. Hablamos con mucha gente, que nos ayudó a encontrar este material inédito de Bowie. Hemos estado en contacto con su mánager y esperamos que pueda ver el filme.

¿Crees que vaya a ir a la "premier" en Londres?

No, no creo, él vive en Nueva York ahora.

¿Por qué crees que este video de Bowie se convirtió en un hito?

Es interesante: puedes hablar con quien sea, de cualquier parte del mundo, de diferentes generaciones y casi todos conocen este video. Creo que lo que pasó es que en los ochenta hubo una gran salto del radio a los videos musicales;  y surgió MTV. Y la gente que hacía videos adoptó el formato del canal. Aunque Bowie se adelantó a su tiempo, él llevaba haciendo videos desde mucho antes, desde los setenta. Sabía que esto era lo que seguía…

Especialmente la historia de “Let’s Dance” es muy interesante. Está filmada en el mismo formato que una película en 35 mm; así que si la ves ahora, parecería que fue filmada hace diez años. Es una excelente pieza.

¿Cuándo viste el video por primera vez?

Me veo más joven de lo que soy. Lo vi en los ochenta. No lo vi exactamente cuando salió, sino un poco después. Pero siempre ha sido un mito y lo vi muchas veces en aquella época.

¿Cuándo te diste cuenta que era extraño ver a un aborigen en la pantalla y no digamos en la vida cotidiana de los australianos? Creo que el video plantea también una problemática social y política…

Claro. Cada secuencia fue finamente planeada por Bowie y Mallet. Viajaron a Australia para hacer una investigación y luego regresaron a filmar. Era algo fuera de serie: dos bailarines aborígenes eran vistos en lugares donde normalmente nunca podrían estar en la vida real. Ellos eran bailarines profesionales de Sidney, les hicieron una audición normal. Y los llevaron a Carinda, el pueblo que aparece en el video. Lo interesante es que hoy en día, si vas a Sidney, sucede lo mismo: es muy difícil que veas a los aborígenes en la vida cotidiana de la ciudad. No están integrados, la mayoría de ellos viven en comunidades fuera de la capital, dispersos alrededor de Australia.

ISABEL CÁRDENAS CORTÉS /LONDRES

 

< Anterior | Siguiente >