QrR

Un caso difícil

I love NY
(Fotoarte: Karina Vargas)

MUNDOS PARA-LELOS
Rafael Tonatiuh


“HISPANA BORRACHA ROBA UNA CULEBRA Y CHOCA CONTRA LOS BOMBEROS.
Sara Espinosa tenía una serpiente colgando del cuello cuando se estrelló contra una estación de bomberos en Long Island. Por estas acciones deberá comparecer en la corte para enfrentar los cargos criminales de hurto, manejar en estado de ebriedad y posesión ilegal de mariguana. Entre tanto, la serpiente fue devuelta al PETCO de Garden City”.
‘El Diario Nueva York’.
5 de Agosto de 2014.


El fiscal interrogó a la acusada.

—¿Acepta que tomó la serpiente de la tienda y salió de allí sin pagarla?

—Se enredó a mi cuello y me pareció graciosa. No quise separarme de ella.

—¿Nunca se le ocurrió comprarla?

—No tenía dinero.

—No más preguntas, su señoría.

El juez pidió a Mr. Sepúlveda que interrogara a su cliente.

—Sarita, antes de rendir tu declaración, ¿se te hizo jurar “decir la verdad y únicamente la verdad” sobre la Biblia?

—Así es.

—Veamos qué dice el libro sagrado de judíos, católicos y cristianos: “Génesis 3:3: La serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios les ha dicho: ‘No comerán de ningún árbol del huerto’? Fuck God, sista! ¡Ese bastardo no es nadie para prohibirte comer lo que se te antoje! ¡Tienes tanto derecho a comer ese fruto como a todos los programas que pone el gobierno para la gente blanca!”.

El juez golpeó la mesa con su martillo de madera.

—Limítese a transcribir lo que dice textualmente la Biblia.

—Quizás cambie un poco las palabras pero conservo la idea: la serpiente engañó a Eva porque ¡oh, revelación! Ese reptil es el jodido Príncipe de las Tinieblas. Señores del jurado, les leeré una importante evidencia: “Apocalipsis 12:9: Y fue arrojado el Gran Dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero”. Si el Mesías tarda tanto en venir a salvarnos, ¡alguien debe tener las agallas suficientes para enfrentarse al mal! Sarita se tomó la molestia de robar la serpiente para descuartizarla, tal y como sugiere el libro sagrado sobre el cuál Sarita rindió juramento frente a ustedes.

—Es loable que su defendida quiera ayudar a la comunidad, Mr. Sepúlveda, pero pagando la serpiente.

—¡Eso sería tan ruin como pagar rescate por Sadam Husein, Osama Bin Laden o Caro Quintero, su señoría! ¡Los enemigos del mundo libre no merecen que se pague un centavo por ellos! ¡Sarita es la Mujer Maravilla hispana! ¡Una auténtica heroína americana que merece estar en el Salón de la Fama!.. No más preguntas, su señoría.

—El fiscal llamó a un agente de tránsito.

—¿Qué fue exactamente lo que sucedió aquella tarde en la autopista de Jericho?

—La mujer de la víbora venía conduciendo un Toyota Prius modelo 2013, quiso rebasar y chocó contra un Nissan Maxima que venía por el carril contrario.

—¿La conductora intentó reparar el daño?

—No lo creo. Más bien pareció darse a la fuga y chocó contra la estación de bomberos de New Hyde Park.

—No más preguntas, su señoría.

Mr. Sepúlveda interrogó al agente.

—Usted que está atento a lo que ocurre en la vialidad, ¿podría señalar la velocidad máxima de un carro de bomberos?

—Alrededor de los 120 kilómetros por hora.

—Como pueden ustedes observar, señores del jurado, los bomberos son un peligro en las calles. No solo alteran a la población con sus sirenas, como si una tragedia descomunal amenazara la paz social, sino que conducen a una velocidad inadmisible, e incluso se pasan los altos, poniendo en peligro la vida de automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones. Sarita, como una ciudadana responsable, atentó contra ese semillero de delincuentes con manguera.

El juez golpeó la mesa con su mazo de madera.

—¡Objeción! Según declara el agente, su defendida no se lanzó directamente contra la estación de bomberos, sino que se impactó como resultado de un intento de fuga.

—Eso no está demostrado, su señoría. Oficial, ¿podría recordar si Sarita tenía aliento alcohólico?

—¡Más que el aliento! Estaba tan embriagada que le era imposible sostenerse en pie.

—Ahí tienen ustedes, señores del jurado, Sarita desde el principio intentó destruir la estación de bomberos, pero los efectos del alcohol, más el estrés típico de Nueva York, le hicieron fracasar en su objetivo. Además, cuando una persona se emborracha es como si enloqueciera momentáneamente, y por lo tanto, Sarita no es responsable del choque contra el Nissan, ni del robo de la serpiente ni de ninguna de las tonterías que aquí se han dicho. En ésta misma corte, hace algunos meses, el trastorno mental de Robert McMurphy fue causal de inimputabilidad en su acusación de asesinato.

—¿Sugiere que su defendida, en vez de ir a prisión, ingrese a un centro de rehabilitación Betty Ford?

—¡Qué tontería! Sarita no tiene papeles ni preparación profesional, vende mariguana para ganarse la vida. Ingresar a un centro de rehabilitación acabaría con su reputación, perdería clientes, carecería de fuente de ingresos.

El juez dio por terminada la sesión. Tras deliberar, el jurado dictaminó dejar en libertad a Sara Espinosa, por considerar que era bastante inepta para cometer crímenes graves. Por su parte, Mr. Sepúlveda se hizo famoso por salir de fiestas con la celebrité  Kris Jenner (la ex del atleta Bruce Jenner), apareciendo en Keeping Up With The Kardashian.  

< Anterior | Siguiente >