QrR

Entre caníbales, lento

El sexódromo
(Sandoval)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante


Decía la frase de una obra de teatro de antaño que entre mujeres podemos despedazarnos pero jamás nos haremos daño. Eso pasa también entre caníbales, entendiendo a los antropófagos de la misma manera en que lo hacía Gustavo Cerati: como amantes que se alimentan de placer a través de la carne de la persona deseada. Pero, si seguimos las indicaciones del añorado músico argentino, entenderemos que este canibalismo ritual podría realizarse de manera intensa pero lenta, prolongada, como dice en su canción: “Entre caníbales/ el dolor es veneno, nena/ y no lo sentirás hasta el fin/ mientras te muevas lento/ y jadees el nombre/ que mata./ Ah, come de mí, come de mi carne/ ah, entre caníbales/ ah, tómate el tiempo en desmenuzarme”.

El cantante de Soda Stereo lo sabía: a veces se espera tanto ese instante en que la pareja finalmente se encuentra desnuda, entrepiernada, excitada y sin límites, que suele ser delicioso ir despacio, no dejarlo “deslizar en recuerdos quietos ni en balas rasantes que matan”.

No se trata de demeritar los rapidines furiosos ni las complejas sesiones en donde se saca hasta al conejo del sombrero del mago. Ambas situaciones pueden ser deliciosas. Pero con el paso de los años he descubierto que si bien es súper excitante y necesario ir cada vez más lejos, más allá, buscando el gozo sin límites como una eterna exploradora de la hermosa pradera de mi compañero, a veces es necesario bajar la intensidad, dejarse llevar por un ritmo muy suave, muy lento, percibiendo cada movimiento de mi cuerpo y del ajeno.

Hace unas semanas, se habló de esto en algunos medios latinos. Lo llaman slow sex. Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, explicó que “no es una disciplina oriental ni entrena el control del orgasmo; es la invitación a disfrutar del sexo para brindar mayor calidad a la relación”. Afirma que la vida actual ofrece poco tiempo para el placer y el disfrute de un erotismo lento y delicado: “Para que el cuerpo físico registre las sensaciones placenteras que se producen en él se requiere de tiempo, detenerse en la acción, sentir, y que el sexo no se limite a la penetración”.

Ya lo dijo también Cerati en otra de sus canciones: “No quiero soñar mil veces las mismas cosas/ ni contemplarlas sabiamente./ Quiero que me trates suavemente”. Una de las ventajas de este “estilo” en la cama es que se presta para la compenetración de las parejas que llevan años de unión (y a veces se tienen que conformar con lo que el tiempo les vaya permitiendo hacer en el colchón). Para los nuevos amantes, quienes se están conociendo, el slow sex les ayudará a ir descubriendo las zonas erógenas de ambos y entrar en confianza. Para Ghedin, es importante el ambiente. Una luz suave, música tranquila, cierta ambientación (ya saben, las velas y los aromas, por muy trillados que parezcan estar, siempre serán una excelente opción para la intimidad), olvidarse del reloj, postergar lo más que se pueda la penetración; acariciar, besar, succionar, lamer, oler.

Quizá para lograrlo sea necesario apartar un día y una hora en particular, agendar el encuentro erótico. Habrá quien diga: “¡Oye, pero si no es una actividad laboral!”. Claro que no lo es, pero si volvemos a la idea de que el tiempo pasa volando y nos vamos llenando de ocupaciones, apartar un momento para el placer, para el romanticismo, es algo necesario. Además, esto se puede usar para el escarceo previo. Por ejemplo, enviarse mensajes sensuales en donde se exprese el entusiasmo por los instantes venideros de sexo lento; llamarse por teléfono para preguntar si se compra un vino o si se programa un set list con canciones que inspiren. Todo eso suele subir la temperatura, preparar a la pareja para que, llegado el momento, ambos estén en su punto.

Otra ventaja de planearlo es que se puede variar el espacio en donde se ejercerá ese bonito derecho al placer. Sabemos que cuando hay hijos resulta complicado tener todo el tiempo y la libertad para los acercamientos prolongados e intensos. Por ello, acudir a un hotel, dejar a los hijos al cuidado de otras personas por una noche, aprovechar un viaje pueden ser buenas opciones, que aplican también en aquellos que no tienen retoños (siempre un cambio de escenario es refrescante).

La terapeuta de pareja Fanny Parrado ha señalado, en El Sol de Bolivia, que “toda pareja debe evitar que su intimidad sexual caiga en la rutina o sea mecánica; deben propiciar encuentros en que el tiempo de disfrute sea más prolongado; la intimidad sexual es un medio de comunicación que une y nutre la vida afectiva de la pareja”.

El slow sex puede comenzar como cantaría Elvis Crespo: “Suavemente, bésame/ que quiero sentir tus labios/ besándome otra vez./ Bésame suavecito, sin prisa y con calma/ dame un beso bien profundo que me llegue al alma”.

Coqueteos, caricias, besitos y besotes, recorrer áreas olvidadas, usar juguetes sexuales pueden generar momentos tan sabrosos, que nos lleven a sentirnos caníbales que devoran, con suavidad, esa piel tan deseada.


*** ***


Sexo sentido

Los días 19, 20 y 21 de septiembre se llevará a cabo el IV Congreso Apume: Sexo Sentido, en Puerto Vallarta. Organizado por la Comunidad Deliem y la Asociación de Psicólogos Unidos de México, busca “fomentar y promover de forma integral el intercambio de conocimientos y experiencias de alumnos, investigadores y profesionales en el campo de la psicología y la educación en áreas relacionadas con la sexualidad, el erotismo y la diversidad sexual, buscando conocer las diversas vertientes y tendencias que complementan el amplio abanico de colores que existen en este campo”.

“Debido a la gran necesidad que existe actualmente de aborda temas sobre la sexualidad humana y sus múltiples formas de manifestaciones que intervienen en el desarrollo y crecimiento de las personas, buscamos transmitir la permisibilidad que tiene el ser humano sobre sí mismo y su cuerpo, así como las formas de vivir su sexualidad en una sociedad altamente cambiante”, señalan sus organizadores.

Habrá talleres, actividades diversas en la playa y en las instalaciones del hotel Friendly, la obra de teatro Monólogos del pene, y conferencias, entre las que se encuentran “Fantasías sexuales”, por Luis Javier Madrigal; “Historia de la sexualidad en occidente”, con Juan Carlos Hernández Meijueiro; “Conflictos en pareja”, con Roberto Espinoza; “Estrés y sexualidad” y “Vida sexual sana”, con Luis Armando Oblitas; “Pareja, amor y otras trampas de la razón”, por Ricardo Orozco.  

Esté enfocado en profesionales de la salud y personas que deseen adquirir conocimientos, respeto a la sexualidad humana y sus múltiples formas de vivirla. La Apume tiene paquetes all inclusive (hospedaje, alimentos, bebidas, actividades, entrada al congreso) más otras opciones para los interesados.

 Para mayores informes pueden comunicarse a los teléfonos 462 101 316 y 462 124 6962462 124 6962, en el Facebook de Congreso APUME: Sexo Sentido, o entrar en la página http://innovadorex.wix.com/sexosentido.

@draverotika

elsexodromo@hotmail.com

Facebook: La Doctora Verótika


< Anterior | Siguiente >