QrR

La Virgen del Progresivo

Algunos 'progres' sugieren que la nueva virgen, junto al San Judas, sea Gianni Leone.
Algunos 'progres' sugieren que la nueva virgen, junto al San Judas, sea Gianni Leone. (Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Olmo Robles

Desde que el Tianguis Cultural del Chopo, luego de andar de nómada, se instaló permanentemente en la calle de Aldama, en la colonia Guerrero, la hoy llamada “Virgen del Progresivo”, cuyo altar se encuentra en la calle de Luna casi esquina con Aldama, comenzó a ser objeto de rezos y súplicas por parte de los amantes del rock progresivo.

Sin embargo, la imagen empotrada en la pared, puesta hace más de 15 años por los habitantes de la vecindad El Glorioso, que está en la calle de Saturno (continuación de Aldama), no atiende solamente al gremio progre, sino que ella, auxiliándose de un Cristo que le da la espalda en su santuario, y de un San Judas Tadeo a manera de secretario, también recibe a todo tipo de melómanos que le van a pedir algún milagro discográfico, no importa que se trate de nostalgia sesentera, punk, new wave, alternativo o indie (género al que, con lo digital, ofrece ya pocos milagros).

Los progreschopenses son el grupo más nutrido y compactado que tiene, por decirlo de algún modo, derecho de piso junto a su altar desde las 11 de la mañana de cada sábado hasta las 15 horas, hay otros como el de melómanos Beatles clavados, que ocupan ese espacio de cuatro o cinco metros de banqueta, de las ocho y media a las 10 de la mañana para suplicarle que, por favor, Paul McCartney, El Maca, meta su mano santa debajo de su cama y saque una grabación desconocida que haya realizado el cuarteto de Liverpool, digamos en su época de Hamburgo o de su temprano arranque en La Caverna.

Casi por medio telepático, el San Judas Tadeo que funge como secretario anota el milagro requerido que le piden, pero (seguramente riendo para sí) no garantiza nada tratándose de The Beatles (y menos si está el Paul o la Yoko de por medio). Como si se tratara de tienda departamental, a las diez en punto de la mañana los progres llegan y le bajan la cortina a la erudición discográfica beatle, que se atiene a las reglas de la demanda del lugar: no hay más camino que el rock progresivo.

Los verdaderos milagros comienzan a ocurrir y se dan en un contexto que, conforme al estado de derecho progresivo, monopolizan y ejercen sábado a sábado los mesías, sacerdotes, santones y fieles de esta corriente, que de 1970 a 1975 alcanzó su mejor época. Roberto Vázquez Mamys (autor de la biblia mexicana del género) es uno de sus mayores y reconocidos beatos, pero otros no se quedan atrás en erudición roquero progresiva.

Gente como Miguel Ángel Pichardo, Jorge Barragán, Guillermo Lizardi, Miguel Tello, Jaime Miranda, Juan José Guajardo, Charly Alvarado, Alejandro Rodríguez, Merced Belén… al lado de los de apodos famosos en la especialidad como El Chaneque, El Perronchas, El Coyote, El Chino, El Kiss, El Benjas, El Chiquilín, El Jibarito Moderno, El Canal 40 y otros más presumen (como el guitarrista Carlos Santana) que la  Virgen del Progre sí les contesta el teléfono.

Claro que no es lo mismo pedir por teléfono que apersonarse directamente en el altar, hincarse correctamente y soltar peticiones fervorosas tales como “por favor, virgencita, te pido de la manera más humilde que me des una prueba discográfica (de preferencia en vinil) de que hay vida en long play después del Ys, de IL Balletto di Bronzo”. O pedirle a la Santa Patrona del Chopo la materialización del tercer LP, Melinda Come Viviano, de Pierrot Lunaire, o el álbum de Panda Teneramente, cuore di, que muchos desprecian porque “no son progresivos, sino pop-gresivos”.

Los de tendencias más británicas que ya pasan de ELP o Génesis en su periodo gabrieleano, le piden que revise por ahí si no quedó algo guardado de Soft Machine, luego del LP Land Of Cockayne, o le suplican el milagro con algo grabado de Haze, después del In The End (1978-1988). Por su parte los fundamentalistas pinkfloydianos, que no se tragan el anzuelo de “el último disco” con el recién aparecido The Endless River, le piden con ardor imperativo el cuarto volumen de los Ultra Rare Trax. En algunos casos como este, el San Judas los remite por mediación divina, con Miguel Castañón que, fuera de la iglesia metodista de Balderas, tiene los tres primeros milagros en CD.

A esos fieles que solo viven intensamente cada sábado por encontrarse con algún LP perdido, fuera de discografía oficial o muy raro de grupos como los alemanes de Floh de Cologne, Faust, Can, Popol Vuh, Amon Duul… los franceses de Gong, Gwendal, Malicorne, Chene Noir, Triangle… americanos como: Cul de Sac, Babylon, Pavlov´s Dog, Now… los argentinos como La Máquina de Hacer Pájaros, Suigeneris, Anacruza o Pelotuda de la Plata… o los hispanos de Atila, Crack, Medina Azahara o Triana… un sábado les puede dar un infarto.

Y en ese contexto de obsesión, pasión y coleccionismo, ¿por qué no?, hasta de mexicanos como Chac Mool, Humus, Decibel, Oxomaxoma, Syntoma, Como México no hay Dos, Arturo Meza, El Escuadrón del Ritmo, Iconoclasta, Cabezas de Cera, Luz de Riada o el recientemente fallecido Capitán Pijama, que dejo más de cuarenta compactos (algunos dobles) bailando; aparte de sus trabajos como Hotel Caleta, Mama Cachimba, Intriga Tropical, Pásele a lo Barrido y un largo etcétera.

Los progres sabatinos se conocen, se saludan como caballeros pero se reconocen también como adversarios; saben quién es quién y también quiénes tienen el disco por el que no duermen. Son los que tienen su guardadito por si cae el disco codiciado que no admite cambio en especie. Cada fin de semana miden y presumen sus fuerzas en erudición roquera-progresiva, se apoyan en complicados aparatos críticos, referencias y biblias normales y digitales, para sustentar sus pasionales teorías de porque un grupo es mejor que otro progresivamente hablando, y ahí se están presumiendo sus tesoros vinílicos en el güiri-güiri que nunca termina frente a la virgen, mientras otros esperan su turno para ser atendidos.

Luego de las tres o cuatro de la tarde, cuando se va la fuerza progre y muchos tianguistas comienzan a levantar la ropa que ahora rifa por sobre discos y DVD’s, llegan los metaleros a pedir milagros ruidosos más terrenales y asequibles de AC / DC, Iron Maiden,  Led Zeppelin, Metallica, Rammstein, y hasta de Rebel D’ Punk y Nopálica. La virgen se pone sus tapones en los oídos y los escucha.

< Anterior | Siguiente >