QrR

Vagoneros del Metro también se manifiestan

por Óscar Ocampo Vilchis

En medio de una jornada de protestas enlas que se libraron hilarantes batallas hombre-torniquete, otros igual o másafectados que los usuarios comunes se unieron para alzar la voz en contra delas políticas del Metro y su director, Joel Ortega, pues ya les prohíbencomerciar en lo que antes era su lugar de trabajo.

Los mismos que hasta unos días se ganabanla vida cargando a cuestas monstruosas bocinas con música a ofensivos nivelesde decibelaje (a la par que se ganaban el repudio de los usuarios impotentes),hoy hicieron aún más ruido para exigir que se les permita trabajar, pues una delas promesas de las autoridades para justificar el aumento es que seríanretirados los vagoneros yvendedores de escaleras y pasillos.

Conglomerados en un ya de por síinsufrible recorrido de la línea 1, los comerciantes del subsuelo esperaban laapertura de las puertas de los trenes para gritar consignas como “no somosrateros, somos vagoneros” y“Ortega, entiende, el Metro no te quiere”, y por lapsos se dirigían a lostorniquetes para gritar y animar a los usuarios a practicar el efectivo saltode obstáculos.

Esta protesta, sumada al popular#PosMeSalto, demuestra que lo de hoy son las manifestaciones underground, pero sobre todo, quelos comerciantes del subsuelo se han unido a la lista de desempleados y que nopiensan quedarse de brazos cruzados.

Nadie puede negar que los que conformanel segundo eslabón de la cadena de corrupción que permea las tripas del Metro,también tienen su corazoncito y bocas qué alimentar. A fin de cuentas, ypensándolo con frialdad, todos preferimos que nos taladren los tímpanos con loséxitos del momento a que nos apuñalen para robarnos la quincena saliendo dealguna estación del Metro.


< Anterior | Siguiente >