QrR

'Top Gear' en llamas. Jeremy Clarkson, la telenovela

Jeremy Clarkson.
(Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Miriam Canales

Para Dr. G y sus altergos

La noticia de la salida de Jeremy Clarkson, conductor del programa Top Gear, no ha generado mayor controversia en México, aunque haya sembrado por igual adversarios y admiradores gracias a su irreverencia, autos, moda y rock and roll. Para los ingleses, la opinión es otra y el "tren del mame" no se ha descarrilado.

Seamos sinceros: muchos ojos y oídos nacionales desconocían este show y voltearon a él más por morbo e indignación que por interés tras uno de los tantos escándalos perpetrados por Clarkson y sus compinches Richard Hammond y James May, cuando en 2011 se burlaron del auto Mastretta MXT. Hammond condujo este vehículo de factoría mexicana por su frontera norteña y el resultado fue una sarcástica comparación de defectos entre éste y sus habitantes: "Flojos, flatulentos, gordos, irresponsables". El mayor mitotero fue el ex embajador Eduardo Medina Mora, hoy cómodamente sentado en la Suprema Corte con su puño justiciero.

Más allá del patriotismo estilo "jarrito de Tlaquepaque", el estatus de Clarkson como periodista veterano especializado en autos y presentador televisivo, le hizo ganar poder, dinero y la amistad de figuras como David Cameron y Elizabeth Murdoch, ejecutiva de televisión e hija del magnate Rupert Murdoch. Sin embargo, su ego se quedó sin gasolina después de una agresión contra el productor Oisin Tymon, quien lo suspendió el pasado 10 de marzo dejándolo como niño regañado. Ni los 300 mil fans que firmaron en el sitio Change.org e hicieron la chillona para reinstalarlo surtió efecto. Su futuro profesional está en vilo y lleno de especulaciones acerca de su estado emocional y de salud. El más drástico: un rumor difundido sobre un padecimiento de cáncer divulgado poco después de su salida que ha obtenido poca credibilidad.

"Clarkson ha llegado a ser alguien que simboliza la habilidad de llamar a las cosas por su nombre, incluso cuando son un poco insultantes para otras personas como 'este tipo es gordo, este coche es feo, esta ley es una mamada'. Hay otros que dicen que es simplemente un hombre ególatra, que hace lo que quiere, abusivo del lenguaje, racista. Este último altercado contra su productor es la prueba de toda nuestra visión de él". Menciona Jack, un londinense nativo, quien solía ver Top Gear en su vía genuina por el canal BBC 2.

Tom, otro londinense explica: "Esto es casi como un encuentro izquierda-derecha. Es como una cara popular del conservadurismo y por eso a mucha gente no le gusta y más aún si la mayoría de sus jueguitos pueden parecer insultantes. Nómbrame tú un país que no tiene una broma contra sus vecinos. Ejemplos: argentinos vs. chilenos, chilenos versus peruanos. Ingleses vs. franceses o alemanes. No es que él esté inventando algo pero ha llegado a ser el punto neurálgico".

En su propia cuenta de Twitter, @JeremyClarkson ha emitido mensajes intermitentes entre el 10 de marzo y el 26 de abril donde escribe, sin entrar en grandes detalles sobre su suspensión, de cómo se siente conmovido por las muestras de afecto de sus seguidores con el Trending topic #BringBackClarkson y de cómo algunos paparazzi lo han acosado. También ha expuesto su propia versión de los hechos en diarios como Sunday Times, donde dice "estar planeando otro bebé" (sic). Esta red social se ha convertido en un caldo de pasiones en la cual salió peor la presentadora Sue Perkins, quien fue considerada por los ejecutivos como una opción de reemplazo. Recibió insultos y hasta amenazas de muerte de trolls y decidió abandonar su cuenta temporalmente. James May salió en su defensa, pero al igual que Hammond han enviado otros tuits imprecisos y hasta ambiguos sobre su estatus laboral. Al menos hasta el momento de escribir estas líneas. ¿Y qué dice el enigmático personaje The Stig? Él no tiene cuenta oficial.

Lo que es una million dollar question, según Tom, es si este tipo de humor puede desarrollarse por alguien que no sea un británico nativo. "Esto es Inglaterra, no es un país musulmán, gringo o hispanohablante y hay una cosa que es el humor inglés. ¿Todo esto no debería existir porque es ofensivo para otros? Mira por ejemplo a Monty Python, ¿es mejor que no hubiera existido su película Life of Brian? (una parodia a Jesucristo). Hubo muchos ofendidos acá y en el mundo por eso, pero creo que es mejor que todo esto exista. Hay humor que tiene el deseo de lastimar. Otros usan los mismos métodos que no buscan dañar. Yo no creo que Clarkson sea un hombre amable, pero es dinámico y entre estos tres y sus tonterías fueron divertidos".

@miricaiba

< Anterior | Siguiente >