QrR

La sologamia

EL SEXÓDROMO

 

Verónica Maza Bustamante

  elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


Supe de esta nueva tendencia por una breve nota publicada en la revista YoDona, que se encarta en este diario todos los domingos. Con el encabezado “Mejor ‘sológama’ que…”, Silvia Nieto informa sobre esta tendencia al alza en España, extendida en Japón y en Estados Unidos (con el nombre en inglés de solo wedding). No da mayores referencias sobre el fenómeno, pero aclara que se está convirtiendo en un negocio para empresas dedicadas a organizar eventos “diferentes” y bodas. Con estos datos comencé a investigar en la red, para entender la diferencia entre practicar la sologamia y vivir en soltería. Las diferencias se hallan en los conceptos, que buscan romper mitos aunque con ello lleguen a caer en un flamante tipo de consumismo (¿y qué no en estos días?).

Existe un portal español llamado precisamente Sologamia.com. En él, Malena Blanco da luz sobre el asunto: “Ahora las personas que no tienen pareja se hacen llamar singles y son decididos, independientes, inquietos profesional y personalmente. Tienen sed de cultura, de viajes, de gastronomía y de todo lo que huela a crecimiento individual y hedonismo. Los nuevos solteros son personas comprometidas con el medio ambiente, con causas sociales y con su entorno, y no quieren que nada ni nadie los encasille. ¿La edad? No importa ¿El sexo? Tampoco. ¿Los límites? No existen. ¿El matrimonio? Sí, pero con uno mismo”.

El término nació en respuesta al Día de San Valentín, cuando los solteros en Estados Unidos decidieron conmemorar, los días 13 y 15 de febrero, el Single Awareness Day o Día del Soltero, fechas para recordar “que no tener pareja no es estar solo”.

“Sologamia eres tú contigo mismo. Que te quieras porque eres lo que siempre quisiste ser, porque luchas por tus sueños, porque te valoras. Sologamia es un matrimonio sincero con tu presente y con tus proyectos de futuro, un compromiso leal con tu ‘yo’ más hedonista, más caprichoso, más curioso, más inquieto. Sologamia es que no te cases con nadie más que contigo, con tus principios y tus emociones. Da igual si tienes pareja o no, porque sologamia no es soltería, es tu soledad disfrutada”, señala Malena.

Hasta hace poco se creía que una soltera o un soltero era alguien que no había encontrado pareja, y por ello tenía ese estatus, o era una persona que no podía comprometerse con nada ni nadie, incluyéndose a sí mism@.

Luego pasamos a la idea de las “personas singulares” o “no casadas”, que han pasado por un proceso reflexivo de su historia, su experiencia de vida, sus ideales, temores y limitaciones que las llevan a forjar una vida personal sin necesidad de tener una pareja, como explica la terapeuta mexicana Tere Díaz Sendra, socia fundadora del proyecto Singular, espacio con proyectos múltiples para solteros, separados y divorciados que incluye la publicación de la revista S1NGULAR. Esta neosoltería ha sido estudiada también por María Antonieta Barragán, académica de la UNAM y autora del libro Soltería: elección o circunstancia, quien afirma: “Hoy en día la soltería se ajusta a sus propias definiciones, contradicciones y matices, pero sin duda contradice a la antigua visión que se tenía del tema hasta hace poco”.

El nuevo nivel es el de la sologamia, el cual comenzó con un manifiesto escrito por Sasha Cagen en 1999, cuando acuñó el término quirkyalone o “persona que disfruta siendo soltera y prefiere esperar a la persona adecuada en lugar de emprender una carrera de citas desesperadas. Es también alguien que disfruta por igual de la amistad que de la soledad y se siente atraída por la libertad”. En la sologamia, por ejemplo, se pueden tener encuentros eróticos o salir al cine e incluso de viaje en compañía sin que eso represente un compromiso; a la vez, viven en bienestar cuando nadie más está cerca.

Por supuesto, algunas empresas han visto en esta tendencia una posibilidad para hacer negocio, siendo posible encontrar, en Europa, Japón y Estados Unidos, negocios que organizan fiestas matrimoniales con un@ mism@, lunas de miel para una persona y el diseño de alianzas para las autobodas. Más allá del consumismo atroz, la idea de reivindicar la soltería y cambiar los viejos mitos siempre se agradece.

 

***

La pregunta en Facebook

LA EDAD DE LA MATERNIDAD

Esta semana lancé una pregunta en mi muro de Facebook: “¿Creen que hay una edad ‘ideal’ para ser madres?”. Aclaré que la pregunta iba dirigida a hombres y mujeres. Recibí numerosas respuestas y aquí les comparto algunas de ellas:


EDWIN HERNÁNDEZ: “Tendría que contemplarse el formar una familia (incluido el matrimonio, claro) cuando seas capaz de adquirir el compromiso necesario, tanto emocional como económico, para tener y disfrutar de una vida digna. Hay que tener una estabilidad como respaldo de esta relación familiar”.

MIDORI SAKURAI: “Edad ideal no hay, pero a partir de los 30 ya no deben tenerlos, y lo digo por los hijos, les hacen bullying, como cuando les dicen en la escuela: "¡Ya vino tu abuelita por ti!”

JACOBO ACOSTA: “Un hijo merece atención; no es cuestión de edad sino de voluntad, de comprometerse con la vida del nuevo ser. Parejas entradas en años que biológicamente ya no pueden concebir pueden adoptar”.

SALAS ALICIA LUZ: “De los 25 en adelante estaría bien, pues ya viviste varios noviazgos, ya saliste, ya disfrutaste la soltería y luego puedes asumir el rol de padre o madre, aunque hay a quienes se les olvida que ya tienen una responsabilidad. Siendo menores de edad, se corren riesgos de salud o pueden surgir complicaciones.”

MARA VÁZQUEZ: “La edad ideal es cuando realmente mueres por ser madre. Hay algunas que eso les pasa siendo jóvenes y a otras ya más maduritas, pero creo que si no lo deseas con todo el corazón te la puedes pasar realmente mal”.

ALBERTO ESTÉVEZ: “Los hijos deben tenerse cuando el amor llega a tu vida”.


Como pueden leer en esta muestra, las respuestas que obtuve van de lo jocoso a lo romántico y lo analítico, pero me ofrecen una visión interesante sobre cómo se ha ido modificando la idea de maternidad, así como la edad en que podría ejercerse, en buena medida debido a que hoy las mujeres se desarrollan profesionalmente de manera diferente que hace unas décadas y existen numerosos tratamientos médicos para prolongar o preservar la fertilidad.

Los invito a que compartan conmigo sus historias, ideas o experiencias al respecto en mi página de Facebook (La Doctora Verótika). La próxima semana abundaremos sobre el tema.

 

***

Ábrete sexo

como una flor que accede,

descorre las aldabas de tu ermita,

deja escapar

al nadador transido,

desiste, no retengas

sus frágiles cabriolas,

ábrete con arrojo,

como un balcón que emerge

y ostenta sobre el aire sus geranios.

Desenfunda,

oh poza de penumbra, tu misterio.

No detengas su viaje al navegante.

No importa que su adiós

te hiera como cierzo,

como rayo de hielo que en la pelvis

aloja sus astillas.


Ana Istarú

(Fragmento)

< Anterior | Siguiente >