QrR

Senadores se bajan el sueldo ¡100 pesitos!, ¿en qué más pueden ahorrar?

Audiencias en materia de seguridad y justicia, organizadas por la Comisión de Justicia del Senado.
Audiencias en materia de seguridad y justicia, organizadas por la Comisión de Justicia del Senado. (Cortesía)

QRR
Oscar Ocampo
@thepor8


Como un acto de admirable estoicismo, los senadores realizaron un esfuerzo en pos de las arcas de la nación y anunciaron que reducirán su sueldo 100 pesos al mes, que pasará de 117 mil 600 pesos, a la bicoca de 117 mil 500. Lo anterior dentro de los lineamientos de racionalidad y austeridad que comenzará a implementar el Senado de la República.

Además de este importante recorte, se suspenderá el servicio de vino de honor y bocadillos para eventos especiales, así como el box lunch y café y galletitas para visitantes. A pesar de todo esto, nosotros creemos que los recortes no son suficientes, y existen otros gastos en donde se podría sacar las tijeras, por ejemplo:

En teiboleras: si los senadores tienen las mismas costumbres que sus hermanos los diputados cuando van a algún viaje de trabajo, en donde la prioridad es hacer orgifiestas y contratar a muchachas buena onda, el recorte debería comenzar por ahí. Que los hombres del senado se conformen con una visita al téibol y un privado por cabeza.

En vino: tampoco hay que ponerse tan estrictos en cuestión de fermentados. Si la Cámara de Senadores recibe la visita de algún embajador, por ejemplo, no es de dios que no se le ofrezca una copita de vino. En lugar de ofrecer el Pinot Noir 1960 que seguramente daban, que mejor se discutan con un Padre Kino que encaja en todos lados y combina súper bien con Coca Cola en un buen calimocho.

En seguridad: algunos senadores suelen traer más guarros que Lucero y Paris Hilton juntas, y sus camionetas blindadas a cargo del presupuesto legislativo son igual de ostentosas y de mal gusto que las de cualquier narquillo. La realidad es que la mayoría de los mortales no ubica a ningún miembro del senado que no se involucre en escándalos, será por ignorancia, será por su mal desempeño. Mejor que los senadores relajen la raja y le bajen a su mamonería, y de paso ahorren unos cuantos pesos.

En edecanes: las azafatas de tierra que, si bien son útiles para servir el café y embellecer el panorama femenino legislativo, también han sido, desde tiempos inmemorables una tentación para los senadores de mecha corta, que a la mínima provocación se dejan seducir, ya sea por chicas coquetas y serviciales, o por moches, sobornos, regalitos y demás incentivos. Respetamos al género femenino y por eso decimos fuera a las edecanes del senado, mejor mándenlas para acá.


< Anterior | Siguiente >