QrR

‘Santito’: Marvel y DC Comics, ahí les voy

El Hijo de El Santo y el cineasta español Alex de la Iglesia se lanzarán a una aventura que se antoja descabellada.
El Hijo de El Santo y el cineasta español Alex de la Iglesia se lanzarán a una aventura que se antoja descabellada. (Fotoarte: Karina Vargas)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Olmo Robles


El Hijo de El Santo y el cineasta español Alex de la Iglesia se lanzarán a una aventura que se antoja descabellada: unir al Enmascarado de Plata con los superhéroes de Marvel y DC Comics, la cual, si es que llega a concretarse, tardará por lo menos un par de años en salir al mercado.


El sentido común indica (salvo un milagro), que al final todo quedará en un sueño guajiro porque: a) El Santo, que falleció el 5 de febrero de 1984, no puede ser revivido. b) Su hijo, El Santito, no es El Santo, y como alguna vez lo dijera el finado Blue Demon, “el Hijo de El Santo no puede ser un héroe porque es una miniatura”, y c) El Santito quisiera que todo el mundo le dijera Santo, pero eso es imposible porque su padre, que todavía es considerado como uno de los tres grandes íconos del pueblo mexicano (los otros dos son La Guadalupana y Pedro Infante) es considerado como un fenómeno único e irrepetible que no acepta imitaciones.

Además, en el plano de la (i)realidad, ¿qué es lo que puede ofrecer la figura de El Santito a los superhéroes de la Marvel o DC Comics? Nada. ¿En qué podría ayudar al Capitán América, Hulk, Thor, Iron Man, Spiderman, Los X-Men, Los Cuatro Fantásticos y a Los Guardianes de la Galaxia, si estos son superhéroes y él un simple y bajito ser humano? Por el bando de los héroes de los DC Comics: ¿qué expectativas de alianza bilateral le puede brindar El Santito a personajes como Batman y Superman que, dicho sea de paso, hace muchos años vencieron al mismísimo Santo (padre) en un sueño, en la película de tesis de Pepe Buil, titulada Adiós, adiós, ídolo mío? Ninguna.

Afirma El Santito que Alex de la Iglesia (director de El día de la bestia, Perdita Durango y Balada triste de trompeta, entre otras) lo contactó en el DF. “Inmediatamente —dice el junior de Rodolfo Guzmán Huerta en entrevista de este año con Carlos García, corresponsal de La Jornada en León, Guanajuato— le puse mis condiciones, porque ya me habían llamado de Estados Unidos para hacer películas, pero querían que un actor estadunidense fuera El Santo. Les dije que no. El Santo existe (y seguirá existiendo en el imaginario colectivo mexicano, eso que ni qué), es real, no es Batman, no es El Hombre Araña, actores a los que se les puede poner una máscara”.

El junior le recordó a De la Iglesia “que su padre nunca fue interpretado por un actor (aunque en realidad sí fue interpretado por su hijo mayor, Alejandro, padre de Axel, El Nieto de El Santo) y él estuvo de acuerdo”. Sigue: “En el Festival de Cine de San Sebastián, España, cuando presentó la película con el cantante Raphael, dio la noticia y me siento muy contento, muy orgulloso de regresar al cine”.

Aquí el Santito ya se siente interpretando al Santo y eso no es así. Una cosa es que sea el protagonista de un penoso documental a modo (El hombre detrás de la máscara, una apología desenfrenada de sus virtudes como luchador y mexicano dirigido por su esposa, la ex actriz Gabriela Obregón) y otra que quiera ser El Santo en los universos paralelos de Marvel y DC Comics.

Mucho antes de que le llegara el agua al cuello y que cayera en mentiras verdaderas o en verdaderas mentiras, que siempre maneja a su favor, salvo cosas que se le van de las manos y lo dejan muy mal parado, como su irrupción como personaje público, sin haber sido invitado a una reunión pública informativa organizada por la Semarnat, cuyo borlote se puede ver en YouTube como: “Se Puso Violento el Hijo de El Santo-Los Cabos”, donde le llovieron críticas por pasarse de ambientalista.

El 21 de septiembre del año en curso, Alex de la Iglesia se justificó, declarándole a Excélsior: “Es un proyecto muy ambicioso, como es la importancia y prestigio del personaje en México y en todo el mundo; El Santo (el Santo-Padre, se entiende), es quizá la única alternativa, el único superhéroe (Ojo Alex, El Santo nunca fue un superhéroe en su abultada filmografía; siempre fue un héroe de carne y hueso) que pudiera hacer frente al imperio de los americanos de Marvel (a ver Alex: ¿El Santo se va a fajar con los de Marvel o se va a aliar con ellos? Porque luego dice en la entrevista que “de hecho no es un personaje, es una persona real, El Santo es una persona real y la máscara de El Santo no se renta. Quiero decir que es un proyecto único porque tiene que ser interpretado por el mismo Santo”.

Le deseamos suerte a Alex de la  Iglesia para que vaya a Mausoleos del Ángel y reviva a Rodolfo Guzmán Huerta y que así arranque este “gran proyecto, muy ambicioso, que no se puede hacer desde un país, es un proyecto internacional. Va a llevar mucho tiempo, estamos solamente empezando, preparando la llegada de El Santo, y eso va a llevar por lo menos un par de años”.

< Anterior | Siguiente >