QrR

La ‘Sangre rota’ de Antonio Ledesma

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Karina Vargas

Oriundo de la Ciudad de México, Antonio Ledesma es un artista plástico que se ha caracterizado por la utilización del grabado como su técnica guía a través de los años. Actualmente expone su trabajo en la galería de la UAM  Iztapalapa y explica para este espacio, del cuál es también colaborador bajo el seudónimo de Nostragamus, su experiencia de presentar “Sangre Rota”

 La técnica base de tu trabajo es el grabado, ¿qué resaltaste de ello y de tu estilo para esta muestra?

 La exposición consta de doce piezas; son seis dibujos, cuatro piezas realizadas con técnicas mixtas de grabado y otras dos obras son huecograbados puros. La temática es la de toda mi vida, las pesadillas. Recuerdo que cuando era niño, deformaba los muñequitos con los que jugaba adhiriéndoles plastilina y pintura, después los amarraba en los árboles para que el viento los meciera y así poder observarlos. La anatomía y lo que hay debajo de la piel es algo que siempre me ha interesado, aunque conforme fui creciendo la violencia y la tortura se convirtieron en mis temas principales.

 ¿A eso te refieres cuando mencionas a un “monstruo insaciable” al explicar tu exposición?

 Sí, yo sé que esto está en todas partes, a todas horas, son como demonios sueltos. Ves la historia de la humanidad y te preguntas ¿cómo pudieron hacer eso?, ¿cómo pueden hacerlo ahora? De pronto ves las noticias y escuchas sobre otros torturados y otros masacrados. Eso es algo que está ahí y a lo que yo no puedo dar la espalda. Cuando descubrí la técnica del huecograbado y supe de lo violento que es trabajarlo, lo adopté como mi herramienta, por esa crudeza y manera directa de representar las calidades gráficas.

 ¿Cuál es la relación de las pesadillas con la violencia que refieres?

 Es un universo de elementos que tienen en común un lado oscuro, desde niño he soñado cosas muy fuertes, recuerdo que a los cinco años mi pesadilla más fuerte (la cual según yo fue un hecho real) consistió en ver cómo un par de gángsters mataban a mi ídolo de aquel entonces: Superman, quien al caer dejó al descubierto la cara de un diablo burlón, en ese momento se me cayó el mundo, y a partir de ahí las pesadillas son algo que me han acompañado. Yo no sé si sueño pesadillas porque me gustan esos temas o me gustan esos temas porque tengo pesadillas.

 ¿Por qué el título “Sangre rota”?

 Me gusta hacer textos que tienen que ver con estos temas, pero son letras más íntimas, con una temática entre deprimente y melancólica. Así que me gustó una parte de un escrito y lo elegí. Es el mismo modo que tengo para nombrar la mayoría de mis obras.

 ¿Cuál es tu perspectiva sobre los espacios de arte en México?

 La escena nacional en cuanto a galerías y mercado de arte está muy perdida. Estamos viviendo un estado en el que hay mucho desconocimiento cultural, el cual atribuyo a que hay muy poca información artística a nivel básico. Por ejemplo, al niño en la primaria no le enseñas a dibujar ni a involucrarse con nada artístico, si les piden un dibujo en la escuela lo hacen la mamá o el papá y con eso pasan. El punto no es que sean todos artistas, el punto es que no se menosprecie el ámbito artístico, porque además es lo que fomenta la creatividad, atributo fundamental del ser humano. Me parece que las artes se hacen de lado con una actitud muy perversa para quitar esa virtud. Entre menos masa seas, más peligroso eres para el sistema.













< Anterior | Siguiente >