QrR

Rock de dos décadas

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Miriam Canales


Contar 20 años no es sencillo: permanecen en la memoria los estragos de la crisis económica, el zapatismo en su apogeo, el nacimiento de internet y una banda sonora adecuada para aderezar estos tiempos aciagos. Rememoramos algunos de estos álbumes que nacieron tras la resaca postgrunge y los momentos clave del brit pop y el rock alternativo estadunidense como soundtrack personal de escolapios de secundaria, preparatoria o universidad:

Oasis:What’s The Story Morning Glory: cuando los hermanos Liam y Noel Gallagher —la versión de Caín y Abel de Mánchester— y sus músicos segundones aún se querían, lograron esta obra de dimensiones sólidas seguida de su inteligente debut Definitely Maybe (1994) Solo basta con que suenen las notas de “Don’t Look Back In Anger” y “Wonderwall” para que broten las lágrimas y situarse en la atmósfera brit pop de mediados de los 90 que hasta el día de hoy no han logrado superar con Beady Eye y High Flying Birds, sus respectivos grupos posteriores.

Blur:The Great Escape: Otra banda blanco de las envidias y ataques de los niños Gallagher fue la comandada por Damon Albarn, cuyas peleas acaparaban los tabloides amarillistas británicos. ¡Ah, qué tiempos aquellos! No obstante, con este disco les ganaron una batalla con el sencillo Country House, aunque no vendieron tanto como Morning Glory. Con el paso de los años, Albarn ha adquirido mejor reputación como músico y productor que sus rivales.

Pulp:Different Class: Antes de convertirse en la banda renovada y aclamada por los hipsters, Pulp luchaba desde finales de los 70 por ganarse un lugar en la escena cuya notoriedad destacó, al menos en México, a partir de este disco. “La gente común” tenía una voz diferente gracias a Common People y Disco 2000, tema inspirado en la trabajadora social y amiga del vocalista Jarvis Cocker, Deborah Bone, quien murió el 30 de diciembre de 2014.

Passengers:Original Soundtracks I: U2 se tomó un descanso en 1995… trabajando después de su gira ZOO TV y el éxito de Achtung Baby y Zooropa. Aquí tuvieron la ocurrencia de afanar a su compadre Brian Eno y parir todos juntos un disco bastante inusual al resto de su discografía. La propuesta: componer una serie de canciones inspiradas en películas de bajo presupuesto o inexistentes usando el seudónimo de Passengers, la mayoría de ellas de corta duración, nada alegres y sí muy experimentales. La única destacable es la balada “Miss Sarajevo”, a dueto con Luciano Pavarotti.

Radiohead:The Bends: Cuando Thom Yorke and friends ofrecían conciertos modestos en Pachuca y Guadalajara y no se contagiaban de ideas delirantes y megalomaniacas, lanzaron una colección de sencillas canciones pop y baladas como “High and Dry” y “Fake Plastic Trees” sin producciones sofisticadas y una notoria melancolía que adquiriría mayor fuerza en trabajos posteriores.

Foo Fighters:Foo Fighters: “El muerto al pozo y el vivo al gozo”. Al menos este dicho puede aplicarse a Dave Grohl y su ex patrón Kurt Cobain, quienes disfrutaron del éxito de Nirvana hasta la muerte del segundo en abril de 1994. Todo comenzó con el sencillo “Big me” y “de ahí pal real” con su nuevo proyecto. El éxito ha sido benévolo desde entonces con Grohl, quien incluso logró meter a miles de ansiosos en su primer concierto en México celebrado en el Foro Sol a finales de 2013.

Björk:Post: Otra que borró su pasado como miembro de The Sugarcubes para destacar como la mandamás de su propio destino musical fue esta islandesa. Con Army of Me, It’s Oh So Quiet! e Hyperballad demostró que una fusión de pop, dance y unas gotas de indie punk y una imagen estrafalaria la convertirían en una cantante que solo ella podía ser.

The Smashing Pumpkins:Mellon Collie and the Infinite Sadness: En los tiempos en que MTV era lo que era: un canal de videos coronó a Tonight, Tonight como el mejor de ese año, una canción proveniente de un álbum doble lleno de estridencia, candor y dulzura simultáneas. Thirty three, Bullet with butterfy wings y 1979 son muestra del talento de una banda cuyos excesos y desavenencias la acabaron. Billy Corgan tiene ahora una nueva alineación con el mismo nombre… pero ya no es lo mismo.

Garbage:Garbage: La receta: una sensual cantante pelirroja de mirada lóbrega con reminiscencias punk y tres productores portentosos: El resultado: un debut oscuro, estridente, con cero ingenuidad propia de una banda novel y una audaz presencia femenina. Aunque ahora ya no son lo que solían ser, Garbage merece respeto por entregarnos aquí: “Stupid Girl”, “Queer”, “Only Happy When It Rainsy Milk”.

Chemical Brothers:Exit Planet Dust: Muchos beats espesos dieron la bienvenida a la dupla de Ed Simons y Tod Rowlands, los nuevos herederos de la escena rockera-electrónica de Mánchester, cuyo parentesco es nulo, pero su propuesta musical sí muy química. Este disco debut es el inicio de una carrera prolífica llena de vaivenes con Song to the siren, Leave home y Chemical beats, ideales para un viaje en ácido. Años más tarde, hasta al Vive Latino de 2011 irían a dar frente a una marabunta enardecida.

@miricaiba

< Anterior | Siguiente >