QrR

Rock 101 en línea: Luis Gerardo Salas en internet

El rock & roll es un vehículo cultural, una expresión artística extraordinaria, que tiene manifestaciones rudas, etc.
El rock & roll es un vehículo cultural, una expresión artística extraordinaria, que tiene manifestaciones rudas, etc. (Jorge González)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

 

PEPE EL TORO

Jairo Calixto Albarrán


Luis Gerardo Salas, estás de vuelta en el ruedo, después de muchos años, después de dejar una impronta importante en radio con la ochentera Rock 101 ¿cómo vives esa parte?

Yo creo que nos tocó hacer el cambio automático de lo que ocurrió en la radio antes de Rock 101. Yo me acuerdo que el país era una cosa completamente diferente, era 1984; estábamos en medio del sexenio de Miguel de la Madrid, acababa de hacerse la nacionalización bancaria en el 82 y hubo una crisis de 180 o 190 de inflación anual; el país estaba cerrado, cosa que había sucedido desde el sexenio de Luis Echeverría. Es muy importante entender eso para entender por qué los medios estaban como estaban. El país estaba cerrado completamente al mundo, no encontrabas revistas extranjeras, discos importados, la televisión era solo señal abierta, era el control de Jacobo Zabludovsky, de Siempre en domingo, de la radio muy alineada, pero también era un negocio enorme, porque lo único que hacían era poner canciones y ya.

“La fuente de información de la gente era la televisión y eran los noticiarios rápidos que se hacían cada hora o algo  así. Recuerdo que el noticiero de Radio Mil, que se llamaba Primera plana pasaba de 7:00 a 7:15 horas, duraba 15 minutos nada más y se repetía a las 8:15. Eran los encabezados, las notas importantes y lo que quería el gobierno escuchar de los medios. En ese contexto, recuerdo que estaba en la universidad y había estado trabajando en Radio Mil desde el 79; empecé muy chavo, a los 16 años. Conocía cómo trabajaban las estaciones, veía un potencial enorme y decía ‘qué desperdicio: tener toda esta fidelidad para poner esas pinches canciones de tres minutos’, horribles además.

“Entonces, recuerdo que en la universidad, lo tengo presentísimo, como si hubiera ocurrido ayer, empecé entre el grupo de cuates de ahí a intercambiar casetes, LP’s de música que estaba llegando de otros lados. Me acuerdo cuando un amigo llegó con el Ghost in the machine de Police, mientras tú escuchabas en las estaciones de radio a Ivonne e Ivette; este cuate también traía el Exodus de Bob Marley, que de repente sonaba como música de Júpiter, padrísima, pero decías ‘¿Qué es eso? ¡Qué cosas tan raras!’ Entonces, con esa inquietud comencé a meterme más a estos grupos de músicos que había en la universidad, gente que había regresado de Europa, de Estados Unidos y así fuimos descubriendo entre todos a Motown Rats, U2, Ultravox, The Cure… Y dije: ‘esta música está muy cabrona ¿por qué no la tocamos en una estación de radio?’ Y contestaban: ‘No porque eso no tiene cabida, no se puede…’ La primera respuesta era no. ¿Por qué? ‘Porque todo está funcionando muy bien’. La FM, que en ese entonces tenía 15 o 20% de la audiencia general, porque todo mundo escuchaba AM, funcionaba de manera automática, estaba como arrumbada, sin darle importancia. Entonces, cuando les propuse hacer este proyecto en AM, me dijeron ‘no, estás loco, no vamos a quitar La Pantera o Radio Mil, pero ahí está la FM’.

“Así, a la estación empecé a convertirla en una especie de enciclopedia contemporánea del rock & roll y sus influencias. Mi teoría fue ‘si tú escuchas Rock 101 durante una semana y la vuelves a dejar de oír, vas a estar empapado con lo que está pasando ahorita con el rock & roll, sus influencias, su moda, su historia y la actualidad, así te vas a sentir’.”


Había mucho esa competencia entre un proyecto como Rock 101 y este otro también importante, aunque con otras dimensiones, que era WFM. Se dividía la juventud entre quien escucha una estación y quien oye otra; unos son los "fresas" y otros son más rudos. ¿Cómo manejabas eso?

Efectivamente, eran los rudos, los técnicos, el Chivas, el del América, el Dallas, el Pittsburg. Rock 101 aparece en junio de 84 y para enero de 85 ya era un fenómeno enorme que está creciendo grandemente y para el primer trimestre empieza a reportar una cantidad de ingresos importante, era la séptima estación de facturación. Vamos: era casi subvencionada por el resto del grupo y cinco años después éramos el primer lugar de facturación. Para enero de 85 ya estaba siendo un negocio rentable, eso abrió la puerta a otros grupos y empezó a llamar la atención de Miguel Alemán Magnani, que como heredero del grupo que tenía a su cargo Televisa Radio en aquel entonces, dijo: ‘No, pues hay que hacer algo, porque esto está funcionando a todo dar’. Había entonces una estación que se llamaba WFM, que la manejaba un cuate que se llamaba Víctor Manuel Luján, que era un émulo completo de las canciones infinitas, puro heavy metal y puro hard rock, que no tuvo repercusión porque nunca hizo conexión, que fue lo que sí hizo Rock 101: conectamos con la gente.

“Y era rudo, del tipo ‘somos los bien malos’. Esa idea del rock & roll que yo quise también quitar. El rock & roll es un vehículo cultural, una expresión artística extraordinaria, que tiene manifestaciones rudas, etc. Entonces, Miguel Alemán Magnani piensa qué hacer con la estación y conoce a Alejandro González Iñárritu, quien estaba ahí buscando a ver qué hacía, hecho una pachanga, no tenía oficio ni beneficio; era estudiante de la Ibero, pero una persona muy metida y muy creativa. Se acercan y Alejandro le propone hacer una estación como WFM y empiezan, no necesariamente pensada para hacer la antítesis de Rock 101, era su gusto musical y viniendo de gente de esta naturaleza como Miguel Alemán, Emilio Azcárraga y Alejandro. La estación era fresa, era la música que les gustaba a ellos, muy creativa, con muy buen nivel de producción. Y empezó a darse esa competencia.

“Es muy importante hacer una observación: en el 86 me habla Alejandro por ahí de enero o febrero, cuando WFM llevaba cuatro o cinco meses y me invita a comer. Fuimos a La tablita que estaba en Altavista y Revolución. Esta acotación es importante, porque recuerdo que una vez alguien me dijo: ‘¿Qué se siente que Alejandro es ahorita un grande y tú sigues ahí?’ Dije: ‘¿Cómo que qué hago ahí? Estoy haciendo mi trabajo y él está haciendo el suyo’. Estábamos comiendo en La tablita, buena onda, nos echamos unos drinks, y platicando yo le decía: ‘Vengo de esta familia, he estado trabajando en radio, desde que era niño vengo a los estudios y esta es mi visión’. Y me dice: ‘Yo, en realidad, lo único que me interesa es ser director de cine, estoy aquí de paso, entonces, pues a ver qué hacemos’ —esto lo reconozco como una gran virtud de cualquier ser humano”.


Este proyecto actual de Rock 10 en internet es interesante, porque todo el mundo pensó que tratarías de replicar la experiencia de Rock 101 en internet, pero lo que buscas es otra cosa…

Completamente, una cosa que es muy importante aclarar es que yo he vivido tres eras de lo que se está haciendo en los medios de comunicación. Una es la de Rock 101 en FM. La otra fue cuando hicimos W Radical en Televisa, que fue también un trancazo espectacular, literalmente, así como le hicimos con el rock en Rock 101; lo hicimos pero con la música electrónica y se convirtió en un fenómeno extraordinario que hasta la fecha sigue teniendo consecuencias. Y la tercera es ésta, que es Rock 101 online.mx.

“Después de varias contradicciones y negativas cayó en mis manos el iPod Touch, eso lo tengo muy presente, porque cuando lo vi y descubrí que se conectaba por wifi, que era algo que podías llevar a otro lado, dije: ‘esta es la posibilidad de hacer una estación de radio’. Empezamos a trabajar en el proyecto por ahí de 2007-2008; empecé a ver la posibilidad, conseguir los servidores. Coincidimos con el lanzamiento de la red 3G y el lanzamiento del iPod. Entonces, esta idea fue aún mayor y puede ser portátil, que creo que es una de las mayores características de la radio. Diseñamos el proyecto en internet para salir en 2009. No es que tocáramos la puerta en 20 grupos radiofónicos y no nos aceptaran la idea, y entonces nos metimos a internet. No. Estaba diseñado específicamente para internet, porque creo que allá está el futuro. Eso te lo pude haber dicho en 2009 y lo reitero ahora. El tiempo nos ha dado la razón. La gente se está yendo para allá, está encontrando esa revolución que logramos en FM en los ochenta; ahora está ocurriendo en internet y eso nos está dando la posibilidad de hacer un proyecto más divertido, totalmente a nuestro control.


La marca Rock 101 tiene una credibilidad gigantesca. La gente oye Rock 101 y quiere tener algo que ver con ella. Ahora estás buscando nuevos públicos, ¿te cuesta trabajo atraerlos? ¿Seducirlos?

La estación tiene un lenguaje muy claro, del cual estamos aprendiendo lo que estamos haciendo. Tenemos una dinámica musical súper activa, realmente lo que está ahorita sonando en cualquier parte del mundo y antes de que suene aquí, está sonando en la estación, pero bien “curado”, con todo el contenido que ha sido la historia de Rock 101.

“Entonces está siendo una estación muy padre, con su propia personalidad, con pura gente joven, gente nueva que está haciendo los locutores al aire, que tienen una referencia aunque no la vivieron. Entonces, han logrado crear este puente entre mi generación y las  nuevas generaciones”.

< Anterior | Siguiente >