QrR

La Pasión del 'Pisto'

Cristo boxeador
(Karina Vargas)

PREGÚNTALE AL PROFESOR SABELOTONA
Rafael Tonatiuh

 El Profesor Sabelotona es un venerable catedrático de la Universidad de La Barra. Contesta todo tipo de preguntas a cambio de un trago.


Querido Profesor:
¿Cómo es que Jesús apenas nació en diciembre y ya lo andan crucificando en abril?
Judas Prieto


Juditas Prietito:
Si hay un antes y después de Cristo, así como hay un antes y después de ir al baño, es por una convención que surgió a partir de la crucifixión, pues antes de Cristo no había antes ni después Cristo, y en vez de un crucifijo, las iglesias tenían un letrero que decía: “Aquí pondremos la imagen del Mesías que determinará el primer siglo. Mientras tanto, aquí todas las misas son dominicales”.

Si cuando nació Jesús no existía el primer siglo, podríamos decir que Jesús nació en números negativos AC y calcular los nacimientos y muertes antes del cristianismo era un desmadre, por eso en el Concilio de Rectificación Ecuménica del siglo III se hicieron unos ajustes, más que nada para favorecer las fechas vacacionales.

Jesús convirtió el agua en vino, y… por ai’ me parece que también dijo cosas muy profundas, pero lo importante es que convirtió el agua en vino, por eso es sagrado el vino de consagrar y son sagrados los días festivos, que los mortales necesitamos para soportar la carga de esa pesada cruz llamada chamba y la corona de espinas de las deudas.

En su infinita misericordia y para santificar las fiestas, nuestro Padre Celestial decidió que los paganos respetaran las festividades favoritas de creyentes, laicos, seculares, paganos, gnósticos y ateos: El Maratón Guadalupe-Reyes y La Pasión del Pisto.


Profesor Sabelotona:
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Alonso Ibarabuengoitia, Universidad de Guadalaharvard


Estimado Alonso:
Esa es la típica pregunta que se hacen los mexicanos cuando les llega el estado de cuenta, comenzando abril, y se van de espaldas al toparse con un desfalco. Como de rayo mandan a imprimir los últimos movimientos de su tarjeta, pa’ cachar al que les clonó el plástico y entonces se acuerdan de las mordidas (y no precisamente a las empanadas de cuaresma, sino las que se llevaron los patrulleros, que andan como tiburones en Semana Santa), descubren que las chelas que estuvieron invitando a las gringas costaron 60 varos cada una y los cocos con ginebra 150, eso sin contar los ceviches, los postres, el café, el digestivo, el purito, el servicio, la propina, las canciones que le estuvieron pidiendo al conjunto jarocho y algunos billetes que, efectivamente, se los clavó algún raterillo que lo vio jeteando en una jardinera, quien no es el ladrón del mes de abril, sino usted mismo, que en estos días de guardar no guardó ni un peso, sino que se autorrobó todos sus ahorros y solito entregó el botín a los comerciantes, sin necesidad que le sacaran la fusca.

Jesús te ama, pero no ahorca. Bienaventurados los que se autoroban el mes de abril para darse sus gustitos y parrandas, antes de que se los robe el gobierno y los empresarios, quienes, con sus aumentos, te roban el mes de enero, el de febrero, marzo, abril, mayo, junio y el otro semestre, hasta que regrese el Mesías y les eche una plaga de langostas a los publicanos.

Yo te recomiendo que te robes todo el mes de mayo completito en el puente del Día del Trabajo, para que ya no te robes tanto el Día de las Madres.


Estimado Profesor:
¿Cuál es la Pasión de Cristo?
Un romano de la colonia Roma


Estimado romano:
El box (aunque, según San Mateo, también le apasionaba esquiar en el mar, sin lancha).


Estimado profesor:
¿Por qué cambian el horario en verano y en invierno? ¿Por qué no dejan un solo horario?
Un Metiche


Amigo Metiche:
Con el fin de perfeccionarte, el Señor se le apareció a Benjamín Franklin en 1748, y le comunicó: “Hijo  mío, la humanidad se ha vuelto muy huevona, se va a poner flácida y panzona, tú que eres un genio, inventa algo para que cambien sus relojes dos veces al año y así hagan un poco de ejercicio moviendo las manecillas”. El entonces embajador de Estados Unidos en Francia, publicó una carta en Le Journal de París, donde aseguraba que “cambiando el horario en verano e invierno se aprovechaba mejor la luz del día, se ahorraba energía, se producía más y se obtenía mejor sexo”.

Para 1777 comenzó a sospecharse que el choro de Franlklin era una vil mentira, pero por si las moscas, hasta la fecha todavía se siguen cambiando los relojes.

Yo como la mera verdad ni uso reloj, prefiero hacer ejercicio dándole la vuelta a la manzana, donde hay tres cantinas y una vinata de 24 horas.


< Anterior | Siguiente >