QrR

Palabras prohibidas

¡No más eufemismos! (KG)
¡No más eufemismos! (KG)

Las noticias (que los mamones llaman los “medios”, “medios noticiosos”, “información mediática”, “medio medios”, etc.) le tienen fobia a ciertas palabras y por ello usan eufemismos espantosos que sólo alimentan un extraño espíritu de autocensura. Hoy gritaremos esos nombres, para sacudirnos la superstición irracional que nos obliga a usar horrendos sinónimos

La revista del conejito
Una persona despistada pensará que se trata de una revista de tiernos cuentos infantiles y no de viejas encueradas (aderezadas con entrevistas, para darle un toque cultural): ¡Es Playboy! ¡Playboy! ¡Playboy!
 
El vital líquido
¡Es el agua! ¡EL AGUA!, nadie dice “pásame el vital líquido de limón” u “échele más líquido vital a los frijoles” (además, el suero puede ser más vital líquido que el H2O en casos de emergencia).
 
La Máxima Casa de Estudios
¡Es la UNAM! Oséyase ¡la Universidad Nacional Autónoma de México! No una casa donde se elaboran estudios médicos.
 
El Palacio de Covián
Al ¡edificio de la Secretaría de Gobernación! Le llaman con este ridículo e inexplicable apodo, por el mito de un extranjero que nadie conoce, y que sólo sirve para crear la confusión: “¿Se escribe Cobián o Covián?” (en realidad, se escribe como usted quiera, es una jalada).
 
Donde la espalda pierde su nombre
¡Son las nalgas! ¡Las apetecibles, resistentes y redondas NALGOTAS!
 
El Coloso de Santa Úrsula
No confundir con el Colosio de Lomas Taurinas, pues no se trata de un personaje humano, sino del ¡ESTADIO AZTECA!
 
Conocido Hotel de Paseo de La Reforma
Claro, conocido hotel para los fuereños que le preguntan a una agencia de viajes, pero para los chilangos puede ser el Hilton, Four Season, Fiesta Americana, etc. Aquí sí no sé cual gritar, pues habría que preguntarle al reportero a cuál se refiere.
 

Bueno amigos, me quedé sin aire, así que en otra ocasión seguiremos gritando nombres prohibidos. Hasta la próxima.

Rafael Tonatiuh

< Anterior | Siguiente >