QrR

Novios en adopción

Sexodromo
(Sandoval)

La invitación era demasiado jugosa: conocer el recién lanzado portal AdoptaUnChico.com.mx, la versión mexicana de AdopteUnMec.com, red social que se fundó en Francia hace seis años con la intención de que sean las mujeres quienes tomen la iniciativa para buscar y escribir a chicos de su agrado, aceptar a quienes quieran conocerlas (o batearlos sin piedad, pues ellos no se dan cuenta de inmediato del rechazo). Antes de acceder a la propuesta de entrevistar a algun@ de los directiv@s en París, decidí suscribirme al portal y comenzar a interactuar.

El concepto es simple: las clientas mandan. Se trata de “una boutique de citas en donde las mujeres encuentran buenas gangas”. A través de frases que te sacan sonrisas, brindan opciones que facilitan conocer hasta al más parc@ al momento de mostrar su forma de ser o sus intereses. Es como la página de un supermercado de galanes: puedes ver un extenso catálogo de hombres de todas las edades o usar el buscador para seleccionar aquellos que cumplan con los principales requerimientos de la usuaria, como por ejemplo, el lugar en donde viven, su físico, su estilo (bohemio, fresa, chic, a la moda, rockero, punketo, naco, oso, geek, metrosexual, andrógino…), sus funciones (cocinar, dibujar, escribir, hacer quehacer, hacer piojito, roncar…), con lo “que viene” (un perro, un niño, una ex intensa, el desayuno, condones…), su medio de transporte, sus adicciones (lo que le gusta comer, lo relacionado con el tabaco y el alcohol).   

 Ya sea que te los vayas topando al azar o con el buscador, cuando alguno te gusta puedes meterlo a tu “carrito de compras”. Con eso le indicas al chico en cuestión que te gusta y puedes enviarle un mensaje o esperar a que él te escriba. Tanto ellas como ellos acceden, como en otras redes sociales, a un espacio para mensajes privados, en donde pueden escribirse sin límite de caracteres, aunque no existe la opción de enviar fotografías o audios; únicamente emoticones. Puedes ver a tus “rivales”, es decir, otras mujeres que le hayan interesado al susodicho o él a ellas; no hay opción de revisar lo que entre ellos se dicen ni hacer público algún otro detalle. Eso me gustó, pues ya es costumbre que en el Facebook, por ejemplo, se ventilen asuntos innecesarios. Lo que no me agrada es su diseño: la letra y el contraste de colores me dificultan la lectura. Demasiado rosita para mi gusto.

Cuando un jovenazo de cualquier edad te quiere contactar, te manda un “hechizo”, con lo que te da a saber que le gustaría escribirse contigo. Puedes decir que sí o no a su provocación. En caso de que la respuesta sea afirmativa, le abres la posibilidad de enviarte un correo. En mi caso, he aceptado pocas propuestas por dos razones: no busco pareja y no tengo tiempo de estarme escribiendo con tantas personas (manejo otras redes sociales más varios correos electrónicos). Cuando doy un “sí”, explico que soy periodista y orientadora sexual, estoy investigando sobre el portal, no busco una relación amorosa pero me gusta tener nuevos amigos. Los invito a que me ayuden a descubrir juntos AdoptaUnChico.com.mx y, si no les interesa, a que me lo digan para no molestarlos. Hasta ahora, solo uno me ha dicho que siendo así prefería leer lo que escribiera sobre el portal y ciao. Los otros se han mostrado abiertos, cooperativos, curiosos, interesantes, divertidos.

 El fotógrafo Alain me reveló algo interesante: el espacio funciona para fantasear o subir la autoestima de ambos internautas. Ulises fue mi Virgilio, el primero con el que me escribí: su perfil es de los más interesantes que he visto porque me hizo reír y me gustó su percepción de la vida. Ha conocido a dos o tres chicas en persona. La experiencia, comenta, ha sido buena.

José Miguel es director de finanzas y me dio una clase tan clara e interesante sobre el negocio de las redes sociales, que me dieron ganas de preguntarle hasta cómo abrir un microchangarro, ahorrar para el retiro y montar un portal exitoso de educación sexual. Fernando fue más directo al señalarme que él sí buscaba encuentros sexuales reales, mientras que con B he intercambiado conceptos sobre este tipo de espacios, entrando a terrenos más relacionados con el interior, con lo emotivo. Claudio me contó de sus afortunados encuentros anteriores en portales semejantes y Dragon ha expresado que la química que ha sentido a través de los mensajes con chicas que lo han metido en su carrito no es igual a la que se dio al verlas en vivo. Algunos me confiaron que les excita la idea de ser tratados “como mascotas”, que las estudiantes son las más “platicadoras” pero las madres solteras las más interesantes. Otros se aburrieron y abandonaron el portal. Con los que hablé tienen entre 25 y 54 años.

Es decir, es posible conocer personas notables, respetuosas, con ganas de pasar un rato entretenido, ya sea en la red o en persona. Además, todos han sido —al menos esa es mi percepción— directos desde el principio en cuanto a su estatus sentimental, deseos, intenciones, requerimientos.

Son dos los socios y creadores de AdoptaUnChico.com.mx: Florent Steiner y Manuel Conejo, quien señala que tuvo la brillante idea gracias a Jules Renard: “Estaba leyendo su diario y me topé con la frase ‘el feminismo es prescindir del príncipe azul’. Encontré gracioso este razonamiento; además, por aquel entonces las webs de citas estaban empezando a florecer en Francia, así que me dije que había llegado la hora de invertir los papeles”. Actualmente, AdopteUnMec.com cuenta con más de seis millones de usuarios en Francia y 40 empleados atienden todas las operaciones de la empresa desde París. En México, el sitio ya tiene más de cinco mil miembros y es completamente gratis.

 En entrevista vía Skype, le comento a Clara Bizien, responsable de marketing internacional, que desde hace muchos años es común que sean ellas las que se ligan a los muchachones, aunque les hacen creer que ellos las convencieron con su bella sonrisa. Entonces, ¿por qué entrar aquí en lugar de buscar romance en Facebook? “Muchas veces las chicas que dan el primer paso son vistas como mujeres fáciles; queremos demostrar lo contrario. Aquí vas directo a ello, sin tener que estar interpretando mensajes o tardándote en revelar que buscas una pareja, como sucede en otras redes”, contesta.

 A pesar del humor encantador del sitio, no me gusta el eslogan de buscar un “chico-objeto” porque siento que continúa con esa tendencia de considerar a los seres humanos como pertenencias, y se lo digo. Clara me indica que lo que buscaban era ser irónicos precisamente frente a ese mundo masculino que “consume” chicas (en general, particularmente guapas), pero todas esas frases “son para sacar sonrisas”.

 La seguridad es otro punto: varios de los chicos con los que me escribo me han mencionado que no se atreven a conocer a sus “adoptantes” hasta pasado un tiempo y luego de filtrar a la persona por Facebook o Twitter. Los creadores lo saben; por eso tienen un apartado en donde redactan las “normas de precaución”. Además, tienen un equipo que monitorea las quejas de los y las usuari@s.

Uno de mis contactos me comentó que una morra le quería cobrar por un encuentro real. Bizien me dice que eso también ha sucedido en Francia y le piden a los chicos que denuncien esa situación, para eliminar a las usuarias.

Si AdoptaUnChico.com.mx funciona en México lo veremos en uno o dos semestres. Si andan en busca de pareja, ahora es el momento de aprovechar las virtudes de este portal, porque quienes se inscriban los primeros meses nunca pagarán la suscripción que tarde o temprano cobrarán a los hombres, como lo hacen en Francia. Porque sin eso, no hay negocio en internet.

Avisados están. Si quieren cotorrear conmigo, espero sus hechizos. A ver si me encuentran en ese supermercado de la carne, Romeos del alma mía.

Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

Facebook: La Doctora Verótika

@draverotika

< Anterior | Siguiente >