QrR

New wave: piedra angular de los ochenta

MAd world
(Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Miriam Canales

Quizás tú — o alguien cercano— tienen en algún cajón una fotografía de los años en que la juventud y la música se manifestaban en los pelos con harta laca y maquillaje unisex en colores neón. Si eres de los que hoy se sienten apenados de haber sobrevivido esto y de poseer una colección empolvada de cassettes de Wham, seguro un libro como Mad World te gustará.

Para enfatizar esos recuerdos, el escritor y periodista escocés Jonathan Bernstein, colaborador de Rolling Stone y Spin, y Lori Majewsky, periodista norteamericana y editora ejecutiva de Entertainment Weekly, se aventuraron a reunir en un mismo platillo a bandas afines pop-new wave dentro del libro Mad World: an oral history of new wave artists and songs that defined the 1980s (Abrahms Image, 2014). Como una revaluación a la escena de la época, sus canciones y trayectoria entrevistan a OMD, Depeche Mode, Echo and the Bunnymen, INXS, Tears for Fears, Duran Duran y The Smiths (cuando se querían) y solistas como Gary Numan, Thomas Dolby, Kim Wilde, entre otros. Se puede obtener vía eBay y Amazon por 12 dólares y se encuentra prologado por Nick Rhodes (tecladista de Duran Duran), mientras que el epílogo fue escrito por Moby.

Apuesto a que muchos de ustedes, cuando escuchan “Take On Me”, de A-ha, o “Whip It”, de Devo, en una de esas estaciones de radio “del recuerdo” todavía se emocionan y las cantan a escondidas. Aunque, a la distancia la mayoría de los iconos musicales surgidos en los ochenta, sus primeros discos y videos, lucen obsoletos y hasta ridículos. “Como decimos en el libro: ésta fue la época dorada de la música pop”, menciona Jonathan Bernstein en entrevista vía e-mail. “Lori y yo somos unos fans colosales del new wave y a la vez somos distintos. La idea de este proyecto surgió a mediados de 2012. Ella es una obsesiva-psicótica de Duran Duran y Depeche Mode, mientras que yo soy un observador cultural distante, pero coincidimos que a esta corriente no se le ha dado el respeto que amerita. Es una época llena de imaginación, ambición y originalidad”.

¿Qué es lo más importante que nos da dado el new wave en la actualidad? No me refiero solo a la música sino en lo estético y cultural

Si es que la hay, te diré que creo que lo hemos perdido todo desde que murió. Ya no hay bandas pop como tal. Los músicos mainstream de hoy temen que se les acuse de pretenciosos y raros. Además, ellos han tenido miedo de dar opiniones que podrían volverlos impopulares. Pienso cuantas canciones de los ochenta hablaban en contra de la guerra. El sexo no era tan necesario para vender para las artistas femeninas como lo es ahora. Podría seguir, pero me deprimiría.

¿Por qué crees que la mayoría de estos grupos perdió popularidad en los noventa? ¿Crees que el gusto hacia los sintetizadores que los caracterizaba se olvidó rápidamente?

Si ves una banda como Roxy Music, una enorme influencia para la escena new wave entera, tuvieron una fuerte imagen desde el comienzo. En lo que se desarrollaban, la imagen perdió su importancia, pero la música se volvió más bella, culminando con Avalon, uno de los álbumes más adictivos de todos los tiempos. Muy pocas bandas de los ochenta lograron esa transición en los noventa. ¿Quizá solo New Order y los Pet Shop Boys? La mayoría de ellos hicieron lo mejor que pudieron en sus primeros lanzamientos y a algunos no les da pena ser recordados solo por un puñado de sencillos.

¿Cuál fue la más grande lección que obtuviste al hablar con estos grupos y músicos?

Lo accidental que muchas de sus canciones y carreras fueron. Gary Numan explica de cómo llegó al estudio para hacer un disco punk, por ejemplo, que encontró un viejo sintetizador e inspirado por el ruido le hizo empezar a hacer música electrónica. “Blue Monday” de New Order vino parcialmente de máquinas multifuncionales. “Don’t You Forget About Me”, de Simple Minds, fue una canción que frecuentemente abandonaban y solo la terminaron después de que el productor los siguió de Los Ángeles a Londres para insistirles.

Desde tu óptica, ¿percibes un resurgimiento del new wave dentro de la escena musical de hoy en día?

Puedo detectar una influencia en la música contemporánea, desde el actual disco de Taylor Swift hasta el último de Tegan and Sara y bandas de Glasgow como Chvrches, L.A. Kitten, Phantogram y Capital Cities. No oigo a nadie haciendo algo imaginativo con esas influencias, no de la forma como Adam and the Ants usaban percusiones africanas, guitarras spaghetti western y que añadieran letras que hablen de los nativos norteamericanos. Como dije, a los artistas les da miedo sonar como “raros”.

Mad World no tiene de momento planes de una futura traducción en castellano, aunque según Bernstein, la coautora Lori Majewski ya prepara otro libro referente al pop de los ochenta sobre Britney Spears, Backstreet Boys, N Sync etcétera. Ambos mantienen la esperanza de una secuela de esta primera edición. Aún cuando los beats suenen distantes, ojalá haya una larga vida para el new wave.

@miricaiba


< Anterior | Siguiente >