QrR

Marlango. Originalidad española

Marlango
(Universalmusicmagazine.com)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Silvia Herrera

El hoy dúo Marlango ha dejado atrás, por el momento, su etapa en inglés para dedicarse a cantar en español; de cualquier modo su sonido característico se mantiene.


El grupo español Marlango (cuyo nombre viene de una pieza de Tom Waits) comienza su aventura musical en 1988 cuando Leonor Watling (voz y letras) y Alejandro Pelayo (teclados) graban un demo del que surgirá su primer disco. Con Óscar Ybarra (trompeta) se completa la formación de la que surgirá Marlango (2004), donde hay un sonido plenamente maduro. Una característica de su primera etapa, que incluye los álbumes Automatic Imperfection (2005), Selection (recopilatorio, 2007), The Electrical Morning (2007) y Life in the Treehouse (2010) es que todas las piezas estaban en inglés.

A partir de una arenga de Fito Páez, el grupo ha entrado en su segunda etapa cantando en español con los discos Un día extraordinario (2012) y El porvenir (2014), el más reciente. Tras escuchar El porvenir, no resulta exagerado considerar a Marlango como el grupo español más original surgido en la última década; yendo del jazz a la música popular, han conseguido un sonido característico.

Con poco más de diez años grabando, ¿se han cumplido las expectativas que tenían cuando hicieron su primer demo?

Alejandro Pelayo (AP): Luego de haber hecho más de mil conciertos y estar en el sexto disco, aprendimos que las expectativas y los planes en la música era mejor no hacerlos, no servían para nada. Pero lo que iba a pasar había que recibirlo con alegría y como un regalo porque nunca sabes lo que va a ser, no sabes de dónde te van a llegar las canciones, no sabes si van a venir a verte diez o diez mil y eso es maravilloso. Y muy rápido nos acostumbramos a eso: a no hacer planes, a no trabajar las expectativas y a vivir en el presente más absoluto.

Desde el principio, por su instrumentación donde la trompeta ocupa un sitio importante, el escucha sabía que se enfrentaba a un grupo diferente, así que ubicar a Marlango en un estilo era difícil...

AP: Entiendo las etiquetas en la música porque yo también las uso, pero luego las canciones tienen elementos de muchas músicas, de muchas épocas, de muchos estilos. Y luego viene una parte donde tenemos que ver cómo toca y cómo sabe hacerla el que la interpreta. A mí lo que me parece difícil es ponerle las etiquetas adecuadas a todo eso, pero de verdad creo que nosotros hacemos música popular; son canciones muy sencillas que tienen una estructura más cercanas al pop que al jazz. Y luego estilísticamente nos gustan muchas músicas de muchos sitios distintos y cogemos lo que necesitamos para que nuestra canción quede más bonita, o lo que nosotros entendemos que es más bonita.

En su primera época el inglés fue la lengua que utilizaron primordialmente, pero en realidad el español no estuvo fuera totalmente de su universo musical si pensamos en su versión a "Semilla negra", de Radio Futura, o a su participación con Fito Páez. ¿Qué tanto se ha complicado ahora la composición al hacerlo ya todo en español?

Leonor Watling (LW): Marlango nunca ha estado alejado del español. No tenemos, para bien o para mal, ninguna norma para componer más allá de que sea algo que nos apetezca mucho tocar y que nos parezca bonito. Uno va aprendiendo y va haciendo un camino que tal vez no sea el más sencillo dentro de la industria, pero tampoco podemos hacer nada.

AP: Siempre hemos intentado tener un equilibrio. Si yo tiro con más fuerza hacia ese mundo que está más cerca de Radiohead o de Sigur Ros, y ella tira hacia ese mundo de James Taylor o de Ella Fitzgerald y alguno de los dos gana, se produciría un desequilibrio. A lo mejor en aquella época yo jalaba con más fuerza. O tenía más cómplices. Pero también en ellas hay canciones muy ubicadas en el sur de Estados Unidos. Llevar eso al castellano es el camino en el que estamos. Todavía no se puede hacer una justicia con cuatro discos en inglés y dos en castellano. Creo que el siguiente disco, que todo apunta que será en castellano, ya se puede empezar a ver esa diversidad.

En cuanto a las letras, qué tanto se retoma la parte del sentimiento...

LW: Yo creo que siempre ha estado presente. Lo que pasa es que tenemos una cosa en común que nos importa mucho, y es que haya un hueco en las canciones para que el que escucha decida. Si yo estoy cantando algo que para mí es muy triste y la en ese sentido, en castellano es un poco más difícil, pero ése es el objetivo también que sean letras que tengan un hueco para que las habite el que las escucha.

¿Qué tanto las nuevas letras tienen un sentido femenino?

LW: A mí degusta que las letras también sean en masculino. Incluso cuando hay canciones más femeninas, yo creo que te deja hueco para la habite cualquiera.

Tu faceta de actriz ¿de qué modo te ha ayudado a tu interpretación?

LW: Como intérprete y como letrista puedo cantar las canciones desde muchos sitios distintos. "Dimelo así", de Fito Páez, puede ser una letra cantada desde el optimismo o desde la desolación. O sea que yo cuido a la intérprete, a la que va a subir a cantar.

< Anterior | Siguiente >