QrR

Madonna, una rebelde con causa

Madonna
(Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Jesús Arellano Torres


Decir que Madonna ha cambiado mi vida no es en vano. Recuerdo haberla descubierto en mi infancia mientras veía un VHS con videos musicales de aquellos tiempos cuando MTV era un ícono de la tv y no la basura en la que se ha convertido actualmente. De entre esos videos, uno llamó mi atención: se trataba de "Like A Prayer"; y es que a pesar de que no entendía la trama del video, las escenas y la imagen de esa Madonna de cabello oscuro y presencia dominante quedaron grabadas en mi mente. Y es que, queramos o no, la música de Madonna ha estado presente en diversos momentos de nuestras vidas, consciente o inconscientemente, ya sea desde su juventud en éxtasis ochentera, su rebelión sexual en los noventa (que seguramente ahorita pasaría desapercibida, ya que es requisito obligatorio de cualquier cantante femenina desnudarse al menos cada seis meses) o su reivindicación y reinvención musical y personal desde los dos mil hasta la actualidad. Nadie como Madonna para conmocionar a las masas, tanto como para causar controversias con la iglesia, como para apoyar a las causas humanitarias, desde la comunidad LGBT hasta sus diversas acciones en Malawi.

Hablar sobre Madonna Louise Ciccone es hablar de una mujer con un legado que abarca más de tres décadas de trayectoria, más de 300 millones de discos vendidos a escala mundial y conciertos que han arrasado en todo el mundo. Y es que Madonna ha marcado pauta en la escena musical desde su aparición en 1982 con el tema "Everybody", y si bien desde sus inicios los detractores anunciaban que su carrera no duraría mucho tiempo, irónicamente algunas de sus "competencias" —llámese Pat Benatar, Sheena Easton o la propia Cyndi Lauper— no han corrido con la misma suerte como lo ha conseguido hasta la fecha la Reina del pop.

Considerada también como "la reina de la reinvención", Madonna ha sido una mujer camaleónica en toda la extensión de la palabra, tanto por sus constantes cambios de look, sus videos innovadores —y polémicos, dicho sea de paso— que han marcado tendencia, y la integración de diversos géneros más allá de los sonidos pop en algunos de sus materiales discográficos más exitosos, desde el controversial "Erotica", hasta los electrónicos "Ray Of Light" o "Confessions On A Dance Floor", la han consagrado como la mujer que ha cimentado el paso a una legión de féminas que han sido influenciadas directa o indirectamente por su legado y que han seguido sus pasos minuciosamente, desde Britney Spears hasta Christina Aguilera, pasando por Sky Ferreira o la propia Lady Gaga, asunto que ha causado una absurda e infinita rivalidad entre fandoms aún vigente hasta nuestros días.

Tres años después de los sonidos EDM de MDNA, Madonna revisita los sonidos que definieron su carrera con Rebel Heart, su treceavo álbum de estudio, el cual a pesar de la filtración de diversos demos. su recibimiento ha sido bastante bueno, y si bien en sus producciones pasadas había recurrido a productores desconocidos en aquel entonces como William Orbit o Stuart Price, para este disco ha reclutado a DJs de renombre como Avicii o Diplo, y la ayuda de Toby Gad, Ariel Rechtshaid y Ryan Tedder en la composición, así como del propio Kanye West. Entre los diversos temas que mantienen un sonido pop que invoca de manera introspectiva a sus comienzos musicales, así como sus autoreferencias a clásicos como "Vogue" o "Justify My Love", o la autoindulgente "Bitch, I'm Madonna", la cual cuenta con la colaboración de Nicki Minaj, algo inusual que una artista invitada colabore de manera consecutiva en un álbum de la artista.

Lo mejor de Rebel Heart es que Madonna ha retomado la promoción de un disco como se debe, dando diversas entrevistas, apareciendo en diversos programas y presentando su primer single "Living For Love" en eventos masivos desde los premios Grammys o los BRIT Awards, el cual dejó en shock a propios y extraños con esa aparatosa caída e impecable recuperación.

Madonna ha vuelto a tomar la corona que jamás ha soltado, rompiendo paradigmas y callando a quienes opinan que ella debería de hacer lo mismo que cualquier mujer a sus 56 años: retirarse y envejecer para llegar a ese inevitable final, algo que ella misma ha catalogado de "discriminación por edad". Y es que a pesar de la calidad de sus últimas producciones, su música no ha tenido el mismo impacto en las radios como en décadas pasadas, siendo el "factor edad" la causa principal —inclusive se hablaba de un boicot por parte de la BBC y su nula rotación de su reciente sencillo en sus estaciones radiales—, asunto que ha indignado a otras artistas como Shirley Manson, o al propio Boy George, brindando su apoyo a Madonna, quien tal y como dice en parte de "Living For Love", "después del dolor, voy a seguir adelante".

< Anterior | Siguiente >