QrR

Miles Davis: homenaje ácido y eléctrico

En la segunda edición de la serie de conciertos Bulleit Electric Jazz, de El Imperial Club, músicos mexicanos de primera línea interpretarán el repertorio más eléctrico y ecléctico del gran Miles Davis, figura imprescindible en la historia de la música

 

Verónica Maza Bustamante   

 

Miles Davis es conocido mundialmente debido a su impresionante trabajo como compositor y trompetista, autor de Birth Of The Cool (1949) y Kind Of Blue (1959), discos que lo convirtieron en una de las figuras míticas del jazz de todos los tiempos. También se le aclama por sus trabajos orquestales junto a Gil Evans, sus abrazos al blues y al gospel, su gran aporte al bebop y al cool. Era un alma inquieta que siempre buscaba nuevos sonidos, emociones intensas, retos melódicos. 

          En México, al igual que en otras latitudes, poco se ha explotado su lado más eléctrico, más rockero, psicodélico y ácido, el cual tuvo su gran impulso con Bitches Brew (1970), uno de sus álbumes de mayor ruptura, imprescindible para el jazz-rock, ganador de su primer disco de oro y un diamante pulido que vendió un millón de copias tras su lanzamiento.

          En él, Miles—trompeta en labios, mirada atenta, cuerpo flexible— abrazó el rock (seducido por James Brown, Sly & The Family Stone y, sobre todo, Jimi Hendrix), le puso su sello con fuego, creó un lenguaje (o hizo salir lenguas de fuego de las bocinas), elevó su propio espíritu y el de l@s escuchas, mostró la herencia de Dizzy Gillespie y Charlie Parker —sus maestros—, pero también su afinidad con ese género que sacudía al mundo a punta de guitarrazos y voces como poseídas por quién sabe qué sensacionales demonios.

          Como señala Carlos Bouza en la página española Culturamas, “lo que escuchamos en Bitches Brew es una obra moviéndose a golpe de contrastes, tan abstracta como perfectamente ensamblada: un puñado de músicos basculando entre el tejido de texturas oscuras, densas, y expresivos pasajes de explosión dinámica, muy funkys. O, como lo definiría el batería Tony Williams, estrecho colaborador de Davis, ‘música abstracta y cromática, pero con un fuerte pulso de rock”.

          Conocedores del valor de esta grabación y de su creador, cinco reconocidos músicos y compositores mexicanos se han unido para ofrecer su propia versión del Bitches Brew. Ellos son el trompetista Gil Cervantes (Troker, Proyecto Tónica), el guitarrista Alex Otaola (San Pascualito Rey, Santa Sabina, Fractales, Infinito), el pianista Christian Jiménez (Troker, Gato Gordo), el bajista Carlos Maldonado (Los Dorados, Chocolate Smoke Gang, Malcisne), el baterista y chupetofonista Rodrigo Barbosa (Los Dorados, Paté de Fuá), el saxofonista soprano y mago del ewi sintetyzer  Diego Maroto (Diego Maroto Band).

          Los instrumentistas también se dejarán seducir por algunos temas de In a Silent Way (1969), disco previo a Bitches Brew en donde Davis comenzó a fusionar el jazz y el rock, participando en su grabación un tremendo equipo de músicos: Herbie Hancock (piano eléctrico), Chick Corea (piano eléctrico), Wayne Shorter (saxofón tenor), Dave Holland (bajo), Joe Zawinul (piano eléctrico y órgano), John McLaughlin (guitarra) y Tony Williams (batería).Además, estarán presentes canciones del ácido Live-Evil (1971) y de On The Corner (1972), considerado en su época el peor fracaso en ventas de Davis pero revalorado hoy en día por su asombrosa mezcla de jazz con post punk, hip hop, drum and bass y música electrónica.

          Para el baterista Rodrigo Barbosa, “la música de Miles Davis siempre sonará actual, es para toda la eternidad; esa es una de sus grandezas. Presentarla en un lugar como El Imperial me parece totalmente ad hoc, dado que el espacio presenta tanto música actual como música intensa, rock, improvisación, electrónica, etcétera. En esta ocasión presentaremos música de la etapa de los setentas, como el Bitches Brew, disco emblemático y primordial para entender la música actual. Los músicos con los que tendré la fortuna de tocar son gente inquieta, intensa, propositiva, grandes intérpretes, grandes improvisadores… justo lo que se necesita para tocar música de Davis”.

          Este jueves 3 de abril, el trompetista de Illinois revivirá en manos, bocas, emoción e improvisación de estos compatriotas, quienes saben que los sonidos que salen de sus instrumentos pueden generar sensaciones diversas, liberaciones, casi casi elevaciones, gracias a su talento hermanado con la mentecilla creativa de ese dios de ébano llamado Miles Davis.

 



Jueves 3 de abril, 22 horas

El Imperial Club

Álvaro Obregón 293, coloniaRoma, DF

Cover: 80 pesos

 

 



< Anterior | Siguiente >