QrR

La “Lupercalia” romana

Lupercalia
(Especial)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante


Corazones y Cupidos invaden hoy el mundo entero. Es nuestra imagen del Día del Amor, que destila melcocha e invita al consumo irreflexivo para satisfacer durante unas horas a quienes nos acompañan (o pretendemos que lo hagan) durante meses, años, décadas. ¿Pero en qué momento de la historia comienzan a alabarse nuestros sentimientos románticos este día? Mi amigo Enrique Sada Sandoval me lo revela: en esa fiesta llamada “Lupercalia”, que celebraban en la antigua Roma ante diem XV Kalendas Martias, fecha que equivale al 15 de febrero de nuestro calendario actual.

Si se siguiera la tradición de antaño, el símbolo de hoy no sería un angelito nalgón con arco y flecha, sino el Fauno Luperco, a quien representaba un lobo (lupus) o un macho cabrío (hircus) de aspecto canijo. La pachanga se la deberíamos a Evandro, considerado rey de los arcadios en la mitología romana, quien según cuenta la leyenda, un buen día decidió hacer una ceremonia en la gruta de Lupercal, enclavada en el monte Palatino (lugar donde, decían, había vivido Luperca, la loba que alimentó a Rómulo y Remo, los hijos gemelos de Marte).

No había chocolatitos ni cartas de amor. Los “regalos” que se daban eran ratos de pasión, homenajes a la fertilidad y hasta unos cuantos azotes sin cariño. Siguiendo el rito tradicional, el emperador Augusto (quien prohibió el celibato) pedía a los Lupercos, un grupo de sacerdotes de aquella época, que organizaran el asunto.

En la entrada de la cueva se sacrificaban cabras, perros y machos cabríos, quienes eran desangrados procurando no tocarlos demasiado en el proceso para que no perdieran su pureza. El oficiante ungía con esa sangre la frente de dos jóvenes castos. En ocasiones, limpiaba el cuchillo con lana de oveja empapada de leche, símbolo de la loba que amamantó a los fundadores de Roma, asegurando así la continuidad de su estirpe.

La piel de los animales se cortaba en tiras largas con las que se hacían látigos para que los asistentes azotaran a quienes tuvieran enfrente, siendo las mujeres quienes se cruzaban con mayor frecuencia, pues terminar con la piel enrojecida les aseguraba éxito en la procreación. Además, el color púrpura de los moretones generados por la práctica representaba a las prostitutas sagradas de entonces. Al final se llevaba a cabo un banquete en donde los Lupercos comían la carne de las bestias sacrificadas.

Fue con Gelasio I, nombrado Papa en 492, cuando se prohibió esta celebración y se instauró la fiesta de San Valentín, basada en las historias en torno al llamado “santo del amor”, a quien se dedicó el 14 de febrero para honrar al matrimonio cristiano. Desde entonces, la manera en que se vive el día de hoy ha ido variando, siendo actualmente, como ya decíamos, un ritual relacionado con el consumismo y el “así debe ser”.

El asunto, digo yo después de este viaje histórico, es crear rituales en pareja para honrar al deseo, a nuestros sentimientos hacia aquel o aquella que nos acompaña en este valle de lágrimas que, a ratos, se puede transformar en paraíso. No es necesario comprar regalos, pagar cenas caras, comprar flores en el semáforo. Basta con volver especial un momento con nuestra imaginación y curiosidad.

Como me dijeron hace poco dos hombres sabios que viven en mi corazón: lo más sencillo siempre suele ser lo mejor. Vayamos por ello.

* * * * *


NúmEROS

De acuerdo con información obtenida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, los datos en México en torno al matrimonio y el divorcio, son los siguientes:· En 2010, seis de cada diez personas de más de 15 años de edad estaban casadas o vivían en unión libre.

En 2011 se registraron 570 mil 954 matrimonios, es decir, se celebraron 4.9 uniones legales por cada mil habitantes.

En 1993, por cada 100 enlaces matrimoniales se dieron cinco divorcios; en 2011 esta relación aumentó a 16 por cada 100.

* * * * *



La frase de hoy:

“El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía.”

Anaïs Nin,  
escritora estadunidense

* * * * *



Festival Eros Puebla 2015

Desde el pasado jueves y hasta el día de mañana, la ciudad de Puebla festeja al dios del erotismo mediante un festival multidisciplinario relacionado con el cuerpo, la sexualidad y el deseo: hay exposiciones de artes plásticas y visuales, funciones de teatro, muestras de danza y performance, así como talleres, proyecciones de cine, conferencias y charlas, todo brindado, en su mayoría, por poblanos.

Es el Colectivo de Poesía Erótica quien lo organiza, en conjunto con Joaquín Ríos Kino —quien durante 30 años se ha especializado en la fotografía de desnudos—, y la asociación civil Metzcalli CuestiónArte, quienes han logrado reunir a 120 artistas, así como a estudiosos del tema, investigadores, psicólogos y sexólogos.

Serán varias las sedes en la metrópoli: Archivo BUAP (Av. Reforma No. 531 col. Centro), Atellier  (8 Norte No. 204 Primer Pasillo del Parián), Zonautonoma Plataforma Artística (4 Poniente No. 103 Altos Col. Centro), El Venado y el Zanate, Galería Los Santos Varones (7 Poniente No. 509 interior 22 Col Centro), La Casa de las Leyendas  (Av. 16 de Septiembre 1307 Col El Carmen) y Alegoría (Privada A Oriente de la 16 de Septiembre No. 4107).

Si viven allá, aprovechen la oportunidad de saber más sobre el tema y divertirse. En caso de que no sea así, usen como pretexto este evento para pasar un rico fin de semana en la hermosa Ciudad de los ángeles.

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika

< Anterior | Siguiente >