QrR

Grey y el látigo de su desprecio

Los actores Dakota Johnson y Jamie Dornan,  protagonistas del la película.
(Universal Pictures.)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Pilar Preza


Honestamente creo que se pasan de intensos y miren que los que me conocen saben que la intensidad es lo mío, pero no puedes intensear de algo que ni siquiera conoces. ¿Cómo pueden hablar de la trilogía erótica literaria más vendida en los últimos tiempos (si, eso es, sorry) si ni siquiera la han leído?

He leído a “periodistas” que citan las “50 sombras de Gray”, no, pues si ni siquiera saben cómo se escribe ¿qué les digo? #esGreyNoGray ¿vieron la peli? Pues perdónenme, pero el primer libro no es toda la historia, y de una vez les adelanto que el tercer libro está todavía más meloso y fantasioso. O sea que van a hacer más corajes.

A ver, es una chick flick, por favor, nadie está pretendiendo compararla con la  excelsa obra literaria del Marqués de Sade sobre erotismo y sadomasoquismo. Y de una vez les aclaro que esta relación que sugiere el protagonista Mr Grey, se llama de amo y sumisa (o sea, no son rollos más profundos del tema como las cortaduras, sangre y los trajes de cuero y cierres, es un juego de yo mando tu obedeces, en la intimidad).

Leí el libro en 2011 por recomendación de un amigo (todavía estaba en inglés),  me costó trabajo comenzar a leerlo y luego lo compré en español (no soy borrega señores, lo leí y me encantó cuando nadie lo conocía, si hay borregos hatersy lovers, no soy una de ellos). Es la típica historia de amor del millonario, guapo y poderoso, con la niña inocente, bonita y de clase media (sí, es un cliché, repito, nadie la está pretendiendo comparar con las obras de Shakespeare o García Márquez) su lenguaje es cotidiano, cero rebuscado, facilísimo de leer.

La idea maravillosa de E.L. James fue que le metió al hombre perfecto, sueño de la mayoría de las mujeres (que todavía fuimos educadas por Disney y esperamos al príncipe, por desgracia) una característica extra: le gusta el sexo rudo… en sus propias palabras “yo no hago el amor, yo cojo y duro”. ¡Ay, nanita! Hasta chinita me puse, jaja. Imagínense la cara de todas las mujeres cuando leímos eso, perdón, llámenme -como ya lo han hecho- ignorante o mal atendida, pero está muy chistoso y diferente a cualquier chick flick que había visto o leído antes.

¿Que se parece a Crepúsculo? Sí, de hecho mi primer descripción fue: Crepúsculo para adultos, y claro, Edward Cullen no existe pero aaaahhh qué padre si existiera, ¿no? Igualmente Christian Grey no existe, pero aaaaah qué guapo y me quiere “surtir la tiendita” a cada rato, jaja.

Obviamente el tipo tiene traumas severos. Aquí viene el cliché número dos: a las mujeres nos encanta el papel de salvadoras, “ay conmigo va a cambiar” “yo lo voy a ayudar a ser mejor” pues sí, señores, es otro cliché. Solo se trata de un éxito popular, un best seller de la cultura pop, aspiracional para quienes buscan la historia de amor perfecta, un escape del mundo real, solo por un momento se vale ¿no?

Muchas veces de eso trata el cine, los libros, la poesía. ¿Saben cuál es el problema? El tema del sexo rudo, la relación “amo y sumisa”, esa es la novedad, a nadie se le había ocurrido escribir sobre la típica historia de amor con un tipo que le gusta darte nalgadas y latigazos (y a algunas, muchas,  les  gusta, como jamás pensarías que te gustaría, hasta piensas que podría sentirse rico). Me parece preocupante que relacionen la temática de la historia, con la violencia contra las mujeres. ¿Por qué? Porque creo que hay una violencia mucho más grave en la que deberían de enfocarse este tipo de organizaciones que han brincado en contra de la cinta. La violencia psicológica, por ejemplo, a mi me han humillado mucho peor sin tocarme un solo pelo. ¿Qué opinan de los hombres que no tocan a sus esposas sexualmente por semanas?... eso es violencia contra la mujer ¿no? Es desprecio ¿O qué tal los que te mienten? ¿O los que te ponen el cuerno? ¿O los que saben cual es tu peor complejo y se encargan de recordártelo cada 5 minutos?

El personaje, Mr Grey, solo quiere tener sexo de forma distinta, ¿Conocen el término “fantasía sexual”? Él en ningún momento la obliga a nada, cuando excede el límite, la mujer tiene el poder de ponerle un alto, siempre.

Los de mercadotecnia dicen que es la prueba de que el sexo vende, cierto, estoy de acuerdo. No es una película que nominarán al Óscar, ni un libro que se va a ganar el Nobel de literatura… hablando de, hace algunos años un Nobel de literatura, publicó un libro que hablaba sobre el sexo con menores de edad. No voy a ahondar en el tema porque el autor merece todo mi respeto y porque no he leído el libro. Pero si leí un artículo (sólo uno) donde se le criticaba que tratara el abuso sexual infantil de manera tan ligera. Pero como no vendió muchos libros, pues no hubo mayor problema con las masas. En fin, les recomiendo Cincuenta sombras de Grey conla premisa de que es romántica, cursi, con buena dosis de escenas de sexo (para mí), una chick flick subida de tono, bastante fresa para el público que espera una película porno, como bien definió mi compañero del grupo de marketing “porno para niñas”.

¡Ah! Y por favor no salgan con cara de ¡me faltó más! Así termina el libro… así como se sintieron en La comunidad del anillo cuando Frodo y Sam ni siquiera “huelen” a Mordor, así igualito termina esta… en continuará… si quieren les cuento en que empieza el segundo libro.

< Anterior | Siguiente >