QrR

Festo Cómic, un espacio "in crescendo"

por Karina Vargas

Por los lares de Río Churubusco y Tlalpan, en un espacio de la Escuela Nacional de Pintura y Grabado La Esmeralda, se colocaron una serie de stands que sostuvieron pilas de trazos y garabatos impresos.

Con letreros blancos anunciando a Edgar Clement, Inechi, Humberto Ramos, Antonio Alfaro, Bunsen Cómics, Buba, Cucamonga, Micro, Adalisa Zárate y varios más, se erigió una pequeña, pero cálida venta-exposición de historietas nacionales.

Ambientando con pláticas y risitas, los espectadores iban de aquí a allá divisando todo el color a su alrededor, convenciéndose de a ratos a pararse y preguntar sobre algún trabajo. Mientras que los moneros explicaban sus obras mojando la tinta para regalar o vender dedicatorias.

Antonio Alfaro, ilustrador de Los padrinos mágicos, platicó que en sus años de secundaria el dibujo era lo peor que se le daba, pero creció empeñado en representar realidades como las que él creaba al leer historietas y emular las caricaturas de cuando era niño. Misma razón que lo ha llevado a hacer historias con sustancia que lleguen directamente a un público inocente, los niños.

De parte de Antonio y algunos participantes más, las palabras: disciplina, esfuerzo y constancia se repetían a cada rato, mientras contaban a la par el proceso que los ha llevado a ser los mayores representantes del cómic nacional aquí y en el extranjero.

Autoras como Inechi auguran una escena fuerte y en vías de crecimiento, misma que no necesita  de una industria para su desarrollo y declaró que en otros países como Estados Unidos o Brasil, es más reconocida que aquí, explicando que los mexicanos somos tímidos con lo diferente.

Entre esos testimonios, una variedad de edades y personajes (reales) las horas iban pasando; a momentos podían verse oleadas de gente que parecían extraviadas de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que compartió residencia con Festo.

Esos que no se hallaban iban con caras de sorpresa y confusión, confesando que su idea del cómic es que “es cosa de gente friki”.

La razón de esto pueden ser las torvas de adolescentes que se disfrazan con pelucas rosas y faldas minis, que intercambian cartas y sueñan con cruzar el charco del brazo de un oriental. O por los grupos de pubers cuasi decolorados que parecen convivir consigo y los súper héroes enmarcados. La respuesta es inexacta, porque los motivos de que en México las historietas no tengan tanta  fuerza como merece, varía entre puntos de distribución, conciencia, cultura, economía, calidad, etc. Sin embargo, es un suceso que (según fans del cómic) nunca se logra concluir.

Las firmas de libros y materiales o-r-i-g-i-n-a-l-e-s se hicieron en pequeñas sedes dentro del CENART y rato después se anunció una breve conferencia de Milo Manara en la que se citó a Pablo Picasso con la frase “10% inspiración y 90% transpiración” y sobresalieron argumentos sobre su trabajo como: “la aventura es la verdadera revolución cultural” o “no ha cambiado el mundo, hemos cambiado nosotros” y algunas declaraciones acerca de la importancia del cómic para la libertad y el cambio social.

 Parafraseando a Manara “el dibujo está hecho de la misma manera que los sueños”. Este festival va encaminándose a representar una fuerte plataforma para la difusión y distribución de los amantes del dibujo. Aquellos creadores, productores, manufactureros y vendedores de una sola cosa: sus monos.

@lula_walk

< Anterior | Siguiente >