QrR

Especial de preguntas II

El sexódromo
(Sandoval)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante

 

¿Qué opinas de aquellos a quienes les gusta que su pareja salga con alguien más? No tanto práctica swinger, sino con una persona en específico, digamos, un o una amante fijo/a. Mi esposa tiene uno, yo lo sé y me excita mucho, y ella sabe que me gusta.
‘Chris’

Amigo, en el mundo del erotismo —lo he dicho en este espacio y lo seguiré haciendo sin cansarme— no hay parámetros de “normal”, “anormal” ni tendríamos que enjuiciar a las personas por sus prácticas siempre y cuando éstas cumplan la regla del ser sanas, seguras y consensuadas.

Todo aquello que no cumple ninguno de estos tres requisitos o uno solo de ellos es considerado negativo, indeseable, llegando a ser delitos. Eso no se debe ejercer por nada del mundo. Pero si todos los participantes están de acuerdo, no tendría por qué ser algo malo. Si ustedes tres no solo están al tanto sino hasta lo disfrutan, ¡qué bien! Deberíamos de preocuparnos menos por lo que opinen los demás o lo que hagan las otras personas para concentrarnos en nosotros mismos, nuestros anhelos, ideas de vida, alegrías, limitantes, incluyendo a nuestra familia más cercana y nada más.

Es necesario que el otro compañero sexual de tu esposa sepa que tú lo sabes, para que así el consenso sea general. También que utilicen preservativo, que cuiden su salud, tanto física como mental, que analicen sus acciones para saber cómo reaccionar en caso de que alguien irrumpa en su intimidad o si tienen hijos.

Hoy en día se está hablando de “opciones al matrimonio monógamo” que incluyen acuerdos de este tipo, en donde las parejas (sean novios, amigovios o esposos) reconocen sus necesidades eróticas, desean explorarlas con otras personas (incluyendo en ello al espos@ o no), se excitan al hacerlo y establecen “permisos” u opciones que les funcionen para vivir lo que desean.

Por supuesto, lo ideal es que sea una acción bien pensada y reflexionada. No es tan fácil como decir simplemente “éntrale con quien quieras”. Hay que comprender y analizar la vida sexual propia, la de nuestras parejas, suponer de antemano todo lo que podría suceder —tanto lo mejor como lo peor— al acceder a este estilo de vida, para estar preparad@s ante cualquier eventualidad, mantener los acuerdos y, muy importante, no hacer nada que no nos guste o no nos convenza. Lo que se busca con ello es que el matrimonio o relación se enriquezca, no que haga daño. Se debe estar a salvo de celos, apego, dependencia e inseguridad para lograrlo, porque si se sufre de todo esto, entonces no se llegará a buen puerto.

Es un tema muy interesante. Prometo abundar al respecto muy pronto. Te recomiendo que leas a la psicoterapeuta de pareja Esther Perel. Saludos.


Soy un hombre de 40 años, separado. Tengo una relación con una chica de 28 años y el día que tuvimos sexo solo pude excitarme una vez. Esto me viene sucediendo desde unos años atrás. ¿Qué puedo hacer, ya que ella se queda con ganas de más pues está joven?
FF

Deduzco que te refieres a que tras la eyaculación no recuperas pronto la erección. Si es así y te viene sucediendo de un tiempo a la fecha, puede ser que esté relacionado con tu edad. No te preocupes, con regularidad  se va perdiendo la potencia conforme pasan los años. Pero bien dice el dicho: “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Aprovecha tu experiencia (frente a su juventud) para poder hacer todo aquello que el tiempo te debería haber enseñado y comprender que la erección no lo es todo en el disfrute erótico.

Hace poco escribí sobre este tema. Buscaré la columna para compartirla contigo. Pero siento que hoy en día los hombres están muy angustiados por un desempeño sexual centrado en el pene erecto, en vez de explorar todos los sentidos, toda la anatomía propia y ajena, las posibilidades que nos ha dado la tecnología, la imaginación, el amor, los motores del deseo.

Explora. Quítate miedos. Diviértete. Hazla gozar a ella con tus manos, tu lengua, con juguetes, con creatividad. De verdad, el pene no es todo en la vida. Ve más allá. Tras la eyaculación sigue haciéndola gozar hasta que esté satisfecha o trata de que la penetración se dé hasta el final, cuando ella ya haya llegado al orgasmo. Es cosa de abrir nuestra mente, la percepción, sentirnos libres y echarnos al ruedo del deseo con la persona que nos acompaña.


Recuerdo que hace un año o más escribiste que la sífilis, después de haberse casi erradicado, volvía a ser común. ¿Esa situación continua? Siempre he creído que más vale prevenir que lamentar y estar al tanto de las enfermedades relacionadas con la sexualidad para cuidarme bien. 
Yinco

La palabra sífilis deriva del latín, de un poema titulado “Syphilis sive morbus gallicus”, escrito en el siglo XVI por un médico llamado Fracastorrus. En este poema, Sífilis era el nombre de un héroe pastor que resultó castigado porque levantó altares prohibidos en la montaña.

Una epidemia de sífilis arrasó Europa durante los siglos XV y XVI, lo que dio como resultado miles de muertos, pues no había ninguna terapéutica eficaz: solo se disponía de las plegarias. El miedo a la enfermedad condujo a la incorporación de uno de los 14 Santos de Urgencia de la Iglesia: san Dionisio, patrono de los sifilíticos.

Sin embargo, sabemos que no es suficiente echar la mirada hacia arriba en busca de un milagro, más cuando, como comentas, esta infección de transmisión sexual causada por la espiroqueta Treponema pallidum sigue estando vigente en todo el mundo.

Durante la década de los ochenta se produjo un resurgimiento de la enfermedad con aumento de casos entre los varones homosexuales, pero con la concientización sobre el uso del condón la tasa volvió a disminuir. Sin embargo aumentó entre los heterosexuales, sobre todo aquellos entre 15 y 30 años. Mujeres y niños (se transmite de madre a hij@) son hoy en día los sectores más vulnerables.

Aunque si se tiene síntomas, éstos se pueden confundir con los de algún otro mal o remitir por un tiempo, de tal manera de que se llega a ignorar que se está infectad@. Si se tiene la duda, lo mejor es hacerse una sencilla prueba de sangre, la cual tendría que ser obligatoria entre las mujeres embarazadas para que, en caso de que se detecte, se pueda evitar el contagio al bebé. Algunas parejas también la llevan a cabo antes de tener encuentros sexuales sin preservativo.

¿Cuáles son sus síntomas? La sífilis primaria presenta una pequeña llaga o úlcera en la zona genital, la boca, la piel o el área anal que sana por sí sola en tres a seis semanas. Los ganglios linfáticos cercanos al área de la úlcera se inflaman, provocando un poco de dolor.

El tratamiento incluye antibióticos y depende de la magnitud de la enfermedad y factores como la salud general del paciente, así como el estado de su sistema inmune. Tras acabar con la toma de medicamentos, es necesario llevar a cabo exámenes sanguíneos de control para asegurarse de que la infección ha desaparecido. Todos los compañer@s sexuales del paciente también se deben tratar. Si no se atiende, puede generar, entre otras, complicaciones cardiovasculares, en los músculos, la piel o los huesos. Te mando un abrazo y te agradezco que te preocupes por tu salud y por tu vida sexual. De esa manera podrás disfrutar muchísimo del erotismo de manera sana. ¡Felicidades!  

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

Facebook: La Doctora Verótika

< Anterior | Siguiente >