QrR

Erotismo de exposición

El sexódromo
(Sandoval)

EL SEXÓDROMO
Verónica Maza Bustamante


Conocí a Fernando Deira hace un par de años, cuando me escribió tras leer en esta columna que había entrevistado a divers@s actrices y actores de cine para adultos de este país y otras latitudes. Se presentó como productor de películas porno mexicanas, me habló de su empresa SexMex, me facilitó links para que viera su trabajo y establecimos contacto debido a todo ello. Tiempo después nos vimos en persona. Luego me invitó a la Expo SexMex, que organizó en el Centro de Convenciones Tlatelolco en 2013.

Desde entonces he seguido su carrera con interés. Su historia me parece por demás curiosa: después de estudiar durante algunos años en un seminario, con la intención de convertirse en sacerdote, se dio cuenta de que —poniendo aparte su amor por Dios— no le gustaban los dogmas ni que le dijeran qué hacer y qué no hacer porque, a su parecer, el mundo no es solo blanco o negro, sino que tiene muchos matices. Tras abandonar la instancia religiosa, se metió en otro viaje igual de intenso: se volvió músico versátil, por lo que viajó de ciudad en ciudad, acompañado por una guitarra y una cámara fotográfica, con la que comenzó a registrar todo lo que veía, incluyendo mujeres hermosas.

La primera experiencia de Fernando con el erotismo la tuvo viendo las famosas “películas de ficheras”, protagonizadas por El Caballo Rojas, Alfonso Zayas, Chatanuga, Sasha Montenegro, Gloriella, Grace Renat, Merle Uribe (“la nómina es interminable”, diría Jairo Calixto Albarrán), es decir, mujeres de cuerpos contundentes, de rostros hermosos y poca ropa, que siempre eran conquistadas por hombres comunes que se daban sendos atascones con semejantes beldades.

Con ese estereotipo en la memoria, fotografió a su primera modelo, Maritza Méndez, una chica que reunía las características físicas que le parecían excitantes. Esas imágenes las envió a un concurso de fotografía erótica, mismo que ganó. Con el dinero se compró un equipo mejor y siguió explorando el asunto hasta que decidió pasar de la foto fija al video, de las poses a la acción, creando el portal Mexican Lust en 2004. Años después abrió SexMex, donde cada mes sube entre 12 y 15 clips con escenas de sexo con historias sencillas y también, en su sección de “porno de autor”, mediometrajes con anécdotas más elaboradas y actuaciones no solo de pornstars, sino también de actores de teatro y amigos. En 2011 abrió la venta de dominios con extensión .xxx.

Al inicio, las mujeres querían aparecer a cuadro con antifaz o máscara, pues les daba vergüenza que las reconocieran. Los hombres se ponían felices cuando se enteraban de que no era necesario que tuvieran un cuerpazo como el de Nacho Vidal o unas medidas como las de Ron Jeremy; a Deira lo que le importa son los cuerpos cotidianos, como los de esos jóvenes y no tanto que vemos cada día, quizá delgados, quizá con unos kilos de más, peludos, lampiños o medio, medio. El reto, como en toda producción de este tipo, era que pudieran mantener la erección el tiempo que él necesitara para filmar sus escenas y, muy importante, que eyacularan cuando se los pidiera (como comprobé que sucede el día que fui a su estudio de grabación en Guadalajara). Ese es el filtro más difícil de pasar. 

Actualmente su catálogo de actores y actrices es vasto. La mayoría de sus actrices se olvidaron del antifaz, se pusieron un atractivo nombre artístico, comenzaron a vivir de sus filmaciones. Para Fernando Deira es un negocio, sin duda. Y quiere ser el mejor del género (tiene poca competencia en México), cosa que pretende lograr siendo creativo, serio, buscando la manera en que no se salga de los límites de la ley pero sin dejar de ser un provocador. Cuando lo veo de traje y camisa sin corbata, muy serio con sus lentes de intelectual, hablando con la voz pausada de un seminarista y pidiendo una limonada (no bebe alcohol), pienso que es un ejemplo de la diversidad del mundo: no todos los directores de cine para adultos son tipos groseros, sucios, descuidados y excesivos.

Después de la exposición en Tlatelolco, su idea fue ocupar el espacio vacío que dejara la Expo Sexo y Entretenimiento en el Palacio de los Deportes, pero por circunstancias relacionadas con asuntos legales, de imagen pública, de límites y permisos, no pudo concretarlo. No abandonó la idea. Meses después encontró un nuevo espacio para realizar su evento, cumplió todos los trámites gubernamentales, estructuró shows y ahora está listo para realizar su Expo Sexo y Erotismo los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre en Expo Reforma en el Distrito Federal.

Hace unos días se llevó a cabo su segunda conferencia de prensa, donde me contó los detalles de esta producción: “Estarán presentes alrededor de 150 modelos, entre mujeres y hombres. En los escenarios principales tendremos bandas de rock en vivo con espectáculos de pole dance, danza aérea erótica y otros números en vivo y concursos donde quien desee participar puede subir al escenario. Los otros 15 son temáticos, para todos los gustos, dependiendo de fetiches o anhelos de la gente, por ejemplo, podrán encontrar el escenario de las maduras, de las colegialas, de las voluptuosas, de las Barbies (mujeres con rasgos muy bellos), las rebeldes (sensuales y tatuadas), las cosplayers (con disfraces de caricaturas). Para las mujeres tenemos los strippers del Women’s Palace, también los colegiales, que son chavitos de entre 18 y 21 años muy guapos. Además, el escenario que más éxito ha tenido: el de las chicas transexuales. Todos van a interactuar con el público, harán dinámicas, se tomarán fotos”.

Gali Diva La Devorahombres, una de las actrices mexicanas más cotizadas —quien, al igual que la ahora internacional Nicky Ferrari, ha estado desde el principio con Deira—, me dice que “a comparación de la anterior en Tlatelolco, esta expo estará más completa, más diversa. En la primera éramos pocas chicas pero sustanciosas. Ahora seremos más, pero igual o más cachondas”. Con ellas dos estarán Sara Jay, Cherry Morgan, Tina Jordan, Sofi Mijares, Frida, Celezte y Liza Moon, entre otras.

Para las asistentes también habrá sorpresas: los strippers del Women’s Palace harán shows de chippendale. Juan Carlos López es uno de ellos. Afirma ser el mejor de Argentina, ahora buscando suerte en México. Seguramente la tendrá, pues es realmente guapo, de cuerpo musculoso pero no en exceso, y presume bajo su boxer blanco una envergadura de 25 centímetros (lo cual puede ser cierto o un truco, pero esos detalles no importan en las fantasías).

Me cuenta que harán un número vestidos de gladiadores, otro de militares y performances individuales. “Quiero hacer un espectáculo de tango grupal, coreografiado, con otros compañeros, algo muy sensual”, señala. También estarán los pornstar de SexMex: Marco Rico (de regreso tras participar en el Salón Erótico de Barcelona), Ricky Martínez, Adrián Wolf y Erick El Grande.

Le pregunto a Fernando por la cuestión legal. “Nos vamos a adaptar a todo lo que las autoridades nos digan, desde la Procuraduría hasta el gobierno capitalino y la delegación, porque ofrecemos espectáculos eróticos de calidad para adultos, con ingreso únicamente a mayores de edad. No queremos transgredir ninguna de las leyes, sino que todos nos la pasemos a gusto y contentos”, responde.

El costo de entrada general será de 200 pesos, de 250 en zona VIP (parte delimitada por vallas, para estar más cerca) y 500 pesos en la zona Premium, con salones privados para convivir con l@s protagonistas. La próxima semana regalaremos pases para que asistan los lectores de esta columna. ¡Estén pendientes!

@draverotika

Facebook: La Doctora Verótika

elsexodromo@hotmail.com

< Anterior | Siguiente >