QrR

Échale Ajax a la herida con Regina Orozco

Regina Orozco en el Vicio. (Mónica Camarena Crespo)
Regina Orozco en el Vicio. (Mónica Camarena Crespo)

Rafael Tonatiuh

Ájax, hijo de Telamón, rey de Salamina, no es el mismo que Ájax Telamonio el Grande, hijo de Oileo, ni mucho menos es el mismo que Ajax bicloro, detergente con dodecil benzen sulfanato de sodio, ácido triclocianúrico y pigmento verde 7, eficaz para eliminar gérmenes, arrancar la grasa y purificar las heridas de los tristes trastes y del alma, que la cantante soprano y cabaretera Regina Orozco, adquiere con regularidad en el Oxxxo de la esquina.

¿Cómo sé todo esto? Lo referente a los Dioses del Olimpo por la Wikipedia, lo demás lo sé porque, en compañía de mi ahijada Mayita Mazariegos, acudí al show de Regina Orozco: Canciones pa’ lavar trastes (pa’ locas y despechadas), en El Teatro Bar El Vicio (Madrid 13, Coyoacán, Distrito Federal).

Ésta ocasión, Regina se llevó a sus amigos del Oxxxo al afamado cabaret de las Reinas Chulas, los trepó al escenario y los puso a tocar los instrumentos y hasta formó el Ballet Oxxxo, para montar su nuevo show, con las canciones que dan pena ajena y que, sin embargo, todos cantamos en el karaoke con unos alcoholes encima (salvo las locas y despechadas, que sin empacho alguno entonan, ajenas al qué dirán).

¿Cómo podríamos calificar éste repertorio? Los jipsters le llamarían muy maintream (que en mis tiempos decíamos muy comerciales), los optimistas llamarían pop, y los más vintage (como dicen los ya mencionados jipsters): muy balada moderna que todo México canta.

Son aquellas canciones pegajosas y lastimeras que en una época se repitieron hasta el cansancio las estaciones de radio, rolas que brincan cualquier obstáculo para llegar directamente al centro del corazón: Ese hombre no se toca, Secretaria, La maldita primavera, etc., de artistas que van desde Rocío Dúrcal, hasta Sin Bandera, sin dejar de lado el fenómeno sociológico del Príncipe de la Canción.

Recuerdo que una vez en que varios amigos escuchábamos un disco de Amanda Miguel en el carro de Regina Orozco, quien nos reveló algo asombroso: “Los registros de Amanda Miguel están prohibidos para una cantante profesional, pues destruyen las cuerdas vocales”. Es decir, que Amanda Miguel es una mártir de la canción, cual Janis Joplin del amor.

Independientemente del mágico filin’ que Regina le imprime a las piezas musicales, aquí utiliza sus conocimientos operísticos para ofrecerle al auditorio temas que requieren notas altísimas, que son un reto para la intérprete.

Regina también defiende a Ricardo Arjona del bullying, y hasta nos grabó con su teléfono, mientras entonábamos las metáforas freudianas del guatemalteco.

También se hace una reflexión sobre las letras de aquellas lastimeras melodías, surrealistas en extremo, tipo “volabas en caballo blanco, el mundo”, lo que me recordó las palabras de Mario Molina Montes, autor de la letra de Superstición, grabada por la orquesta de Luis Alcaraz, quien en una entrevista le preguntaron porqué decía que “pisar un listón trae mala suerte, cuando nadie conoce esa superstición”, y dijo: “lo inventé para que rimara” (método que al parecer sigue Arjona al pie de la letra).

Por supuesto, también están las jocosas historias de amor y desamor que Regina nos comparte, vasito de café capuchino del Oxxxo en mano (probablemente aderezado con un tequila del mismo súper).

El show cuenta con el glamour indispensable para lavar trastes como toda una diva: Peinados y vestuarios y divertidos accesorios: Emoticones, los horóscopos del TV Notas y lo más fantástico: Fragmentos de telenovelas, comerciales, programas de televisión y videpoclips de los ochenta (mi ahijada Mayita, quien nació cuando se grabaron esas imágenes, no paraba de reír y pensaba que eran parodias, no podía creer que habían sido hechas en serio).

Los invito a pasar un grato momento adolorido, cantando las Canciones pa’ lavar trastes (pa’ locas y despechadas), presentándose todos los jueves de julio a las 21 horas, en el Teatro Bar El Vicio (Madrid 13, Coyoacán, DF), cover 490$, y les recomiendo reservar su lugar en www.elvicio.com.mx o al teléfono 56 59 11 39 (pa’ que alcancen buen lugar, pues la encantadora Regina Orozco llena el antro).

Al final, no olviden preguntar por el XII Festival Internacional de Cabaret.

< Anterior | Siguiente >