QrR

‘Dead Universe’

Mundos para-lelos
(Fotoarte: Karina Vargas)

MUNDOS PARA-LELOS
Rafael Tonatiuh


“DESENTERRÓ UN CADÁVER Y SE SACÓ UNA FOTO PARA SUBIR A WHATSAPP.
El Ayuntamiento de Guardamar del Segura en Alicante, España, separó del cargo a uno de sus sepultureros tras descubrir una fotografía de este hombre tomada en el cementerio municipal de la localidad, donde aparece posando junto a un cadáver momificado y colocado de pie.

La foto fue tomada hace un par de semanas por la sobrina del fallecido tras solicitar al empleado municipal que abriera el nicho para enterrar a su tía, que acababa de fallecer. La pareja no tenía hijos y tras el fallecimiento de la esposa fue su sobrina la que se encargó de los preparativos del entierro.

Al abrir el féretro, el sepulturero descubrió que en el nicho, el esposo de la mujer que había muerto hace 23 años estaba momificado. A pedido de la sobrina de los fallecidos, el trabajador accedió a poner el cuerpo en pie y posar en la fotografía junto con el sobrino político. La foto comenzó a circular por Whatsapp.

En una nota pública, el Ayuntamiento del pueblo lamentó los hechos y aseguró que el hombre fue separado del cargo.”
Diario ‘El País’. 12/09/2014.


Cuando Rosario abrió la tumba de su tío Pepe para enterrar a su tía Eloísa, se fue de espaldas al descubrir que el cadáver, enterrado hace 23 años, se había momificado. “Mira, Ramón”, le dijo a su marido, “Cómo es que los Alfayate nos conservamos bellos y lozanos hasta después de muertos”, e inmediatamente le pidió al enterrador que se tomase una foto junto a la momia, “para subirla a las redes sociales y el mundo entero sepa las maravillas de nuestro linaje”.

Estaban posando muy felices cuando Pilar, propietaria del chiringuito frente al Puerto Deportivo, llamó la atención del grupo. “¡Hey, Rosarito! ¿Me podrían devolver mi cadáver por favor? Que el sepulturero se ha equivocado y metió la pala en la tumba de mi tío Ernesto”.

“¡Coño, que no!”, vociferó la mujer, “Tu tío Ernesto era más feo que un pez globo; este muerto que ves posando con el enterrador, aunque distorsionado por la momificación, tiene los rasgos armoniosos que caracterizan a los Alfayate”. “¡Jo! Ni aunque tu tío posara junto a Iván Campo”, replicó Pilar, “saldría beneficiado con la comparación”. Ramón, animado por su peculiar espíritu objetivo, se puso a revisar las lápidas mientras las mujeres discutían, sentenciando: “Parece que Pilar tiene razón, el empleado del cementerio cavó sobre la tumba de Ernesto Núñez de Cela, cuyo nombre aparece al calce, junto a una bonita imagen del Redentor”. “¡Pues lo enterraron mal desde un principio, Ramón! Está claro que el muerto y yo nos parecemos en los rasgos finos. Señor sepulturero, venga para acá y tómeme una foto con el muerto, para que se aprecie la belleza física de los Alfayate”.

Pilar protestó: “Ni se te ocurra enterrar a tu tía Eloísa con mi tío Ernesto, quien siempre le fue fiel a mi amada tía Carmen; dejarle descansar en paz, no tiene porqué tener aventuras post mortem por culpa de las equivocaciones de los vivos”. “Claro que no lo haré”, contestó la increpada, “aunque tu pariente babeara en vida por mi tía Eloísa, como todos los varones de su tiempo”.

El sepulturero intervino: “Escuchen los comentarios de mis contactos: Que bien se ve don Ernesto en momia; Don Ernesto Núñez de Cela, el cadáver más hermoso del mundo; ¡Un abrazo a Don Ernesto, desde Alicante hasta el más allá!”…

Rosario balbuceó: “La gente está confundida, la mala calidad de la foto, los píxeles reventados, la memoria que les falla”… Pilar aprovechó para retarla: “Que el enterrador meta la pala en el lugar correcto, saque al fiambre que se encuentre y comparemos”. Ramón, fiel a la civilidad, quiso parar la absurda competencia, pero su mujer empujó su rostro con la mano y aceptó orgullosa: “Vale. Que meta la pala y se aclare de una vez la situación”.

Sacaron el cuerpo de quien parecía ser don Pepe, también momificado, quien conservaba un aire coqueto y jovial, para orgullo de su sobrina, quien se dirigió a su oponente con ironía: “¡Que lamentable error! Te pido disculpas, Pilarica, no quise que este malentendido dejara en claro que los genes de los Alfayate poseen una superioridad estética sobre los Núñez de Cela”. “Eso está por verse”, contestó la interpelada, “¿por qué no colgamos las fotos de ambos cadáveres y se decida por votación popular cuál es el muerto más guapo?”.

Ramón, fiel a su espíritu científico, comentó: “Por lo visto, las tierras de esta zona tienen los fosfatos necesarios para momificar cadáveres ajenos a los antiguos rituales egipcios”. Su mujer le llamó idiota y dio por iniciada la competencia.

Contactos personales, contactos desconocidos de contactos conocidos, y metiches salidos de sabrá Dios dónde (como Paneraq Olsen, alcalde de Qeqqata, Groenlandia), votaban ora por uno, ora por otro de los fallecidos, hasta que se presentó María Morenate, maestra de zumba en Gimnasio Olympus, diciendo: “Queridas amigas, estaba enviando invitaciones de Candy Crush cuando me enteré de su certamen de belleza fúnebre, de modo que tomé el coche y vine inmediatamente a suscribir a mi tío Jacinto, quien, con el debido respeto, reúne las características anatómicas para vencer a sus respectivos parientes”.

Una vez que el sepulturero sacara el cuerpo momificado del tío Jacinto, posara con él y subiera la foto a las redes sociales, muchas personas arribaron al camposanto, pidiendo que desenterraran a sus muertos para inscribirlos al certamen. De entre el gentío se presentó Carmen Verdú, la alcaldesa, quien despidió al sepulturero de inmediato. “Qué idea más tonta poner a un rústico enterrador a posar con cadáveres exhumados en mi municipio”, dijo a los dolientes, quienes escuchaban el regaño cabizbajos, “¿Acaso la comunidad valenciana carece de bellas damiselas dignas de posar con sus cadáveres ilustres? ¡Que vengan las chicas más guapas a darle promoción al certamen, joder! Ya mandé traer fotógrafos profesionales y contamos con el patrocinio de los mejores comercios de Guardamar del Segura y marcas extranjeras ¡Dead Universe atraerá más turismo y derrama económica que la Fiesta del Árbol, los Moros y Cristianos y las fiestas patronales de  San Jaume y la Virgen del Rosario!”.

Fotografiaron a los muertos en traje regional, traje de noche y traje de baño, y Dead Universe rebasó las expectativas, extendiéndose a otras provincias de España, países de habla hispana y finalmente se consiguió la competencia entre finados de todo el mundo, con los derechos reservados a nombre del municipio español.

El primer concurso, realizado en el cementerio de Guardamar del Segura, lo ganó Don Enrique Florín, quien fuera salvavidas en la playa de Platija de la Babilonia, quedando don Ernesto Núñez de Cela como Dead Fotogenia y Don Pepe Alfayete como Dead Simpatía.

El sepulturero, finalmente, terminó contratado por Ramón en su próspera fábrica de cosméticos para cadáveres, como coordinador de sus sucursales esparcidas en todos los cementerios del mundo.  

< Anterior | Siguiente >