QrR

David Bowie, al paredón

Con la intención de “criticar la cultura de la insatisfacción que los medios masivos implantan”, de señalar “cómo se construye y valida entre las élites el arte hacia el canon contemporáneo”, pero también “como una apropiación cínica de un personaje que es icónicamente perfecto”, el artista Pulido comenzó a confeccionar hace cinco años este proyecto que propone a Bowie como el artista exitoso cuya imagen se vuelve en el ideal del querer ser.

El espectador encuentra una corta pero gozosa serie de pinturas, una escultura encabezando una instalación, un video y afiches regados en un pasillo del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, en Ciudad Universitaria. El conjunto de la obra se puede leer como el homenaje de un fan pero, del mismo modo, Javier Pulido busca que se halle el “perturbador laberinto” donde se puedan leer otros significados.

Pulido —nacido en 1980, año en que Bowie publicó Scary Monster (and Super Creeps), que zanjó la ruta del cantante al superestrellato— relata para MILENIO el impacto y la intención de su propuesta. 

¿En qué momento de tu vida volteas a ver a Bowie?

Fue una expropiación cínica, y lo volteé a ver porque era un personaje y un ícono perfecto para estructurar lo que hace cuatro o cinco años estaba maquinando, que era el proyecto llamado Eat Diviness.

¿Entonces no fue un proyecto concebido desde la visión de un fan?

En lo absoluto, pretende parecer eso y es solo envoltura la parte que habla de fanatismo, la otra es la del querer ser. Es un proyecto que habla de ambos mundos, y si te quedas en la parte del homenaje de un fan, está bien, pero existe la parte del laberinto donde puedes ir a dar a otros lugares. 

Y que tampoco diluye la impresión de que Javier es de los hombres a los cuales Bowie (nos) despierta sueños eróticos…

(Risas) Y lo soy, por supuesto. Y si no lo era, me convertí en fanático y escogí a David Bowie, porque es una figura completamente seductora en diversos entornos, desde lo meramente popular hasta lo filosófico. Es difícil que encuentres alguien a quien la figura y la música de Bowie no haya encantado.   

 

¿Qué dice el vox pópuli sobre tu exposición?

He recibido de todo, obviamente en mi trabajo hay una gran carga de provocación. Las más criticonas son las que dicen que es un simple homenaje, pero además se ha dicho que encarna una crítica profunda hacia diversas conductas. Es seductora y grotesca y considero que ha sido muy exitosa, muy visitada y comentada, no solo por tratarse de Bowie, que es lo interesante. Los soportes de la exposición recurren a fórmulas comprobadas de seducción artística. Digamos que “te tiene que gustar”.

Desde tu visión, ¿qué critica Cosmo Epiphany? ¿Ego desmedido? ¿Fama sin control?

Lo que critica principalmente es la cultura de la insatisfacción que los medios masivos nos implantan. Una de las críticas más directas es hacia cómo ciertas élites construyen y validan el arte hacia el canon contemporáneo. Cómo las empresas lavan su prestigio a través del arte, por ejemplo MILENIO, que recientemente está apelando a ese modelo y trata de crear una colección a través de la figura de una crítica bastante ignorante llamada Avelina Lésper.

¿Crees que MILENIO recurre al arte para lavar prestigio y no como un servicio al lector?

La filantropía de las empresas, en este caso de los medios, siempre me parecerá muy cuestionable. La idea de crear colecciones por parte de los empresarios obedece a intereses económicos y de prestigio. En el caso de la colección de MILENIO, la crítica Lésper no está a favor del público o del lector, ya que polémica nutriéndose de la desinformación, la ignorancia y cerrazón. Lamentablemente para la pintura, con representantes que solo apuestan a la técnica y que, para su desgracia, tampoco la dominan. Lo de Avelina simplemente es gusto arbitrario y desinformado y es parte de lo que denuncia Cosmo Epiphany.

Para ti, ¿el de qué época es el mejor David Bowie?

Creo que lo mejor de todos es su carrera entera. Es igual de seductor el Bowie de 17 años que “Ziggy Stardust” o el David maduro de hoy. Es impresionante cómo ha sido el proceso de quien es, sin duda, uno de los artistas más importantes del siglo XX e inicios del XXI.

< Anterior | Siguiente >