QrR

Carta de un 'reguetonero'

Rafael Tonatiuh

Hermano roquero, jazzero y conocedor de la buena música en general, ¿por qué me odias tanto? ¿Por qué tú, que te las das de muy intelectual y que hasta has leído muchos libros, me discriminas? Quizás no lo sepas, pero la música que a ti te gusta, en una época también fue considerada una porquería por los conservadores de los viejos tiempos, como dicen los Malditos: “Pa’ también fuiste pachuco, también te regañaban”.

Que nuestra música es monótona, alegre, pegajosa y tiene letras estúpidas, también lo fue la música de Elvis y el agogó y el rock prendido que era para bailar y divertirse, antes de que se volviera elitista.

Nunca fue nuestra intención ofenderte con nuestras letras sexosas y nuestro descarado canto al placer y a la vida (actúas igual de intolerante que los rockeros exquisitos de los 70’s, cuando se sentían agredidos por la música disco).

Nunca fue nuestra intención robarte la bandera de la rebeldía; no era nuestra intención volvernos más outsiders que los metaleros, los darks y los emos; jamás pretendimos ser provocadores ni generar una reacción tan reaccionaria como la tuya. Perdónanos por ser latinos y perrear y vestir ropa naca y tomar alcohol chafa, reírnos de El chavo del ocho e irle al América. Perdónanos la vida por no haber nacido refinados y perfectos como tú.

Perdona que le subamos el volumen a nuestras bocinas, como nosotros también perdonamos a los que le suben el volumen a sus ruidos eléctricos.

Para que veas que no soy rencoroso, te comparto una selección de lo que considero lo mejor del reguetón. Te la doy de corazón, pero si quieres seguir odiándome y discriminándome, entonces que al menos te sirva para documentar tus traumas.

Besitos.


< Anterior | Siguiente >