QrR

Buena Vista Social Club: El son de un adiós

Buena Vista Social Club se presentará en México con si gira de despedida.
Buena Vista Social Club (Especial)

Omara Portuondo, Manuel Guajiro Mirabal, Barbarito Torres y Jesús Aguaje Ramos, integrantes de la orquesta Buena Vista Social Club, que realiza el Adiós Tour, hablan sobre temas diversos en el marco de su concierto de despedida en México.


Dice Aguaje Ramos que tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EU y Cuba, “la vida va a ser la misma, lo que va a cambiar es su política, pero nosotros vamos a seguir siempre haciendo nuestra música y el cubano va a seguir con su vida de siempre, todo creo… son puertas que se abren pero todo sigue igual, todo va a seguir igual”.

Omara fue más elocuente cuando se le preguntó: “¿Usted como ve eso?” “¡Con una sonrisa!”, dijo haciendo un gesto sarcástico, mientras Barbarito resultó escéptico: “El bloqueo existe todavía, mientras que exista el bloqueo nosotros no podemos decir qué va a pasar”. De ahí que, asegura, la música y el fenómeno Buena Vista Social Club fue un paliativo a ese embargo político, económico y cultural de Estados Unidos.

Y es que, coincidieron todos, la música es un arma cultural. “Nosotros trabajamos pa’ la izquierda, pa’ la derecha, pa’ el centro, y el que no aplauda está en candela. (La música) no tiene sangre”, dice Barbarito.

 

Si hubiera que definir al cubano, ¿cómo sería?

Omara: Como somos nosotros. ¿Cómo es un cubano? Usted no venga a decir que no sabe cómo son los cubanos, porque México y Cuba siempre han estado unidos, nosotros vamos para allá y ustedes vienen acá. En general tenemos sangre latina, tomamos café, somos alegres, nos gusta la vida, nos gusta la naturaleza, nos gusta ser felices como todo mundo, y siempre que uno pueda ser feliz es mejor para todos, porque eso es lo más natural del mundo.

 

¿Qué los hace sonreír?

Aguaje: La vida, que estoy vivo.

Omara: Usted, usted me hace sonreír (decía, con un dejo de coquetería cubana).

 

¿Y qué los hace llorar?

Barbarito: Cualquier problema que tenga uno, como decía Omara. Me hace llorar también la buena música cuando la siento.


¿Qué platillo les gusta?

Guajiro: A mí, el platillo volador (suelta una carcajada).

Buena Vista Social Club surgió en 1997 con un par de conciertos en Amsterdam y Nueva York. El del Carnegie Hall habría sido el de mayor celebridad y el que desató el boom de la orquesta y, en general, la cultura de la isla. También organizado por Juan De Marcos, Afro-Cuban All Stars habría puesto los cimientos del posterior éxito internacional.


Juan de Marcos y Ry Cooder reunieron al elenco y planearon la producción musical. Win Wenders hizo el documental que daba testimonio del proceso de grabación del disco homónimo; la idea era recrear los momentos más memorables del club social de La Habana Vieja, llamado Buena Vista. El éxito fue inmediato. Luego, más de un tercio del mundo fue cautivado por la ola cubana.

La del Carnegie Hall de Nueva York fue una presentación apoteósica y el detonador de su boom: la cultura de la isla, sus tradiciones, el modo de adueñarse de una pista de baile o incluso el rescate de instrumentos como el laúd cubano. Desde entonces, la escena y el mercado de la música caribeña cambiaron por completo. Quienes acaso la desdeñaban, hoy la adoran.

Cada uno quisiera ser recordado con una o varias canciones, acaso porque se identifican con alguna o varias letras. “Guantanamera, guajira guantanamera, guantanamera, guajira guantanamera”, canta Omara sin pensarlo dos veces. Barbarito Torres piensa que “Silencio”, de Rafael Hernández, sería la mejor canción para recordarlo. Tal vez para evitar que los nardos y las azucenas murieran al saber de sus penas y verlo llorar. Guajiro Mirabal fue más elocuente: “Las que cantaba Ibrahim (Ferrer). Todas chico, todas”. Aguaje Ramos quisiera que lo recordaran con “Como siento yo”, de Rubén González, una melodía en piano, nostálgica y cadenciosa.

BERNARD NEWTOWN


< Anterior | Siguiente >