QrR

Besos por teléfono

(Tacho)
(Tacho)

Tacho

Después de que las fuerzas oscuras balconearon al párvulo Lorenzo Córdova y lo exhibieron como el tatanka mexicano, funcionarios, políticos, candidatos y prole en general deberán tomar medidas drásticas antes de abrir la boca en la línea telefónica. Estos son algunos consejos para no ser la comidilla del momento.

Todo mundo sabe que la grilla se cocina mejor en vivo y en directo. No se debe grillar por teléfono porque los interlocutores se arriesgan a que les caigan en la movida. Esto le sucedió a Ernesto Cordero cuando  habló con el diputado federal, Fernando Rodríguez Doval. En la llamada, el ex secretario de Hacienda le pide al legislador hundir a Madero y a Luis Alberto Villarreal por ladrones (‘remember’ los Moches). Y mientras Madero y el ex coordinador del PAN en la cámara baja fueron señalados como ratas de pescuezo blanco en la grabación, Cordero quedó como grillito inexperto.

Si tiene algo que decir contra alguna persona, hay que decírselo de frente y no desde el burladero como cualquier gallina certificada por la Sociedad Mexicana de Cobardes. Por ejemplo, en el marco de la contienda interna del PAN para elegir a su candidato presidencial, por medio de una llamada filtrada, Josefina Vázquez ‘Saca-pa’ndar-iguales’ calificó de patán a Ernesto Cordero (y se quedó corta en su apreciación). La pregunta de los 64 mil puntos es ¿por qué carachos no se lo dijo de frente en el debate? Nunca lo sabremos.

Hay que cuidar la etiqueta. También, durante la misma contienda blanquiazul, doña Chepina mandó un saludo “muy amoroso” a Genaro García Luna y a Alejandra Sota, “quien filtra todas las llamadas”. Sí, así lo dijo. Claro. Si usted sabe que lo están espiando, mínimo, hay que mandar un caluroso saludo a los pájaros en el alambre. El manual de Carreño, lo recomienda.

Es menester saber con quien habla. Mucho ojo y pare oreja antes de lanzar una amenaza. Si va a ejercer su derecho a la humillación por la vía telefónica,  asegúrese de que su interlocutor no represente ningún riesgo para su imagen. Esto le sucedió a Fox cuando fue balconeado con el célebre “comes y te vas”. Por meterse con Fidel Castro, un viejo lobo de Marx, en menos de lo que ‘Chente’ uniría a las dos Coreas, ya estaba circulando la grabación en los medios.

El clásico “la ropa sucia se lava en casa, no por teléfono” se puede aplicar al hermano incómodo. En una llamada filtrada, Raúl Salinas amenazó con revelar datos sobre el origen de su fortuna. Dijo que diría toda, pero todita la verdad. ¡Ay, nanita!

¿Para qué comentar por teléfono lo que se puede hablar en la cantina? Mi ‘góber precioso’, (que más bien parecía un mojón de iguanodonte) inmortalizó las bellísimas de coñac y evidenció a Kamel Nacif como el ‘máster’ cinta negra en materia de ‘patanología’. Definitivamente, esta filtración convirtió a Mario Marín en el héroe de la película, con la cual se ganó el Oscar a la ignominia.

Siga estos consejos antes de hablar y le aseguro que nunca escucharemos sus conversaciones en You Tube. Se lo firmo y se lo cumplo.


< Anterior | Siguiente >