QrR

Anticoncepción no hormonal

 EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante


 elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika


Hablemos claro: las chavas y los chavos están iniciando su vida erótica a temprana edad. Por desgracia, en México no contamos con una buena educación sexual integral, por lo que llegan a sus primeras veces con miedos, muchas dudas, inseguridades, aflicciones o, por el contrario, con demasiado ímpetu, deseo y urgencia. Ambas situaciones pueden ponerlos en riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, de resultar embarazad@s cuando no lo desean o de estar jugando a la ruleta rusa cada vez que se entrepiernan con alguien.

Cada persona es un mundo. Hay jóvenes que tienen un novio o una novia estable, que medianamente planean su inicio en las lides del deseo y, en una de esas, cuentan con preservativos, aunque en este mismo caso también es común que les agarre la calentura donde sea: en el coche, en un salón de clases vacío o en el baño de la casa familiar sin que estén prevenid@s. Cada vez es más común —pero aún no es una constante— que las mismas jóvenes o sus madres o padres agarren el toro por los cuernos y, llegada cierta edad, las lleven con su ginecólog@ para que les recomiende un método anticonceptivo (que puede ser desde las píldoras de nueva generación hasta un DIU, parches o inyecciones).   

También están las chavas que aunque ya iniciaron su vida sexual no tienen una pareja estable. Debido a ello, no es tan frecuente que se preocupen por cuidarse para evitar un embarazo, lo cual complica las cosas cuando se les presenta la oportunidad de disfrutar de un rato de placer con alguien, ya que no llevan preservativos ni otra cosa que las proteja.

Por eso, me parece una buena opción que aparezca en el mercado un anticonceptivo no hormonal con un empaque pequeño que pueda cargarse todo el tiempo y emplearse solo cuando vaya a haber acción cachonda. Consiste en una pieza disolvente ultradelgada de material transparente que al entrar en contacto con los fluidos femeninos se disuelve y libera un potente espermicida (Nonoxynol-9) que mata al esperma al contacto.

Se llama VCF y está muy lejos de aquellos espermicidas que había en la década de los ochenta, que tenían efectos secundarios como irritación, ardor, comezón y flujo abundante que podía durar un día. En Estados Unidos lleva 20 años vendiéndose, pero apenas llega al mercado mexicano.

Durante el congreso de sexología conversé con Carlos Guzmán, su vocero, quien me contó que es muy cómodo, pues contiene muy pocos ingredientes inactivos, por lo que no escurre, no mancha y no molesta. Se inserta la lámina diez minutos antes del acto sexual y su efecto es de tres horas. Si pasa ese tiempo y se quiere seguir en el agasaje, es necesario colocar una lámina nueva. Unas horas después, lo que queda del VCF es eliminado de manera natural por el cuerpo.

Lo ideal —más bien, lo necesario— es que se use junto con un preservativo, porque de esta manera habrá mayor cobertura para evitar embarazos pero también para no contraer infecciones.

Me encanta la idea de que las chicas, con o sin novio, salgan a la vida protegidas, que lleven en su bolso preservativos y láminas anticonceptivas como las que menciono. Tengan o no pareja estable, es una buena opción si son responsables de su sexualidad. Por supuesto, también puede usarse por mujeres de todas las edades. Resulta ideal para quienes están amamantando, pues es compatible al ciento por ciento con la lactancia. También para quienes están iniciando el proceso de la menopausia y temen que en una de esas puedan quedar embarazadas pero no desean tomar anticonceptivos hormonales que desquicien aún más su organismo. A personas con encuentros sexuales frecuentes les recomendaría otro producto, hormonal sin duda, aunque no descarto que empleen el VCF.

Para mayores informes, entren en www.vcf.mx.


***

EL HOTEL DONDE ME AMÓ

Cinco razones para visitar el Centra2


1. El viejo Hotel Pugibet —ubicado en la calle del mismo nombre en el Centro del DF— fue tocado por la mano del interiorista Aurelio Vázquez y, ahora con el nombre Centra2,  quedó de lujo. Sus habitaciones son amplias, decoradas con temática automovilística en tonos rojos y grises, con diversos muebles para el amor. Debido a su ubicación (cerca del Mercado de San Juan, en el Centro), resulta ideal para quienes buscan un sitio de acceso discreto.

2. La ropa de cama, las toallas y las almohadas son una delicia por su blancura y suavidad. Los pisos, la pintura, los numerosos mosaicos de color rojo, los colchones, los muebles en general están aún en perfecto estado (esperemos que los huéspedes y propietarios los conserven así por mucho tiempo). Aunado a eso, el precio actual es una maravilla: va de 250 a 600 pesos. No he encontrado otro lugar que, por ese precio, ofrezca las mismas comodidades.

3. Hay en él cuatro tipos de habitaciones: la Suite y la Master Suite, ambas con cama queen size, mesita de servicio, pantalla plana; la master tiene tubo con colchones para hacer más excitante la experiencia. Las dos joyas de la corona hotelera son la Suite GT y la Suite Pro, que conforman el conjunto “Del Caribe” (con un auto de este modelo dominando su entrada), ya que se pueden unir mediante una puerta interior, proporcionando un espacio enorme para cobijar a numerosas personas. Ambas tienen alberca. Una cuenta con una mesa grande con tubo y unos túneles —llamados “calabozos subterráneos”— que ocupan la superficie bajo la cama y al lado de la alberca, donde hay dos colchonetas grandes; la otra, con rincón del sacrificio y una larga banca para ver hacia la pequeña piscina. En ambas hay regadera para varias personas.

4. Su sistema surround es bastante bueno. Mejor aún en las dos suites grandes, pues cuentan con varias bocinas (están pensadas para fiestas con varias personas, y el sonido es adecuado para hacerlo), pero incluso en las básicas suena muy bien. No olviden llevar su cable cargador con USB, pues el estéreo es… ¡uno de automóvil!

5. Aunque está en el Centro, no se ubica en la zona de mayor conflicto por el tráfico y las marchas. Si son de esos amantes a la antigua a los que aún les gusta cenar o echar la copita antes de proceder al entrepierne, les recomiendo que exploren los restaurantes y bares que hay en las calles Independencia y Luis Moya. Después, a unos cuantos pasos (o a unos cuantos besos), podrán adentrarse en las rojizas profundidades del Centra2.

Ernesto Pugibet 48
Centro, Cuauhtémoc
Distrito Federal 
Tel. 55100397


***

"Narciso, el masoquista"

Les comparto algunas de las ficciones breves que el escritor mexicano Armando Alanís presenta en su nuevo libro, editado por Cuadrivio.


Breve historia de amor entre escritores

Fue más cuento que novela.


Asesino

La maté sin usar ningún arma ni derramar una sola gota de su sangre: me olvidé de ella.


Como la vida

El ajedrecista se distrajo y perdió la dama. Se dio un tiro, harto de que el ajedrez se pareciera tanto a la vida.


Amiga de bar

La conocí en un bar, bebimos unas copas, la llevé al hotel.
 —Eres la mujer de mis sueños —le dije—, y en un parpadeo se esfumó.


Entrevista al boxeador retirado

–¿Cuál fue su rival más duro?

–Mi ex mujer.


Sincera

Se mostraba tan amorosa y sonriente conmigo, sentada en mis rodillas, que me animé a preguntarle si se divertía tanto como yo.
–No, cariño –contestó–: aquí vengo a trabajar.


Sueño profundo

No duerme cada noche: se muere. Y a la mañana siguiente despierta como si regresara del otro mundo.


< Anterior | Siguiente >