QrR

Actor de teatro vs actor de doblaje

Actor de teatro vs actor de doblaje
(Especial)

EL ÁNGEL EXTERMINADOR
Alegría Martínez

Para Ernesto Lezama, la gran bendición de interpretar voces es el anonimato; para Jorge Zárate, la voz es la mitad de la interpretación. Ambos actores responden sobre su profesión.

* * *

El trabajo de Jorge Zárate se puede ver en el cine, la televisión y el teatro; el de Ernesto Lezama, sólo puede ser escuchado. Ambos actores con más de 25 años de trabajo ininterrumpido, hablan de su profesión, en un país que aún está lejos de reconocer la aportación de actores de su nivel a nuestro arte interpretativo, con metas distintas en apariencia.

Lezama, actor y profesor de doblaje, locución y cuenta cuentos, le ha dado voz en español desde 1997 a Porky Pig y a Spedy González, a Gonzo de los Muppets, a Oolon de Dragon Ball y a Johny Test, por mencionar sólo algunos de los personajes que reconocemos.

Jorge Zárate, quien hizo famosa la festejada frase "la nalga es la nalga" al interpretar el personaje de un taquero que ni nombre tenía en la cinta Vivir mata, ha participado en películas como El crimen del padre Amaro, Un Mundo Raro, Nicotina, Panchito Rex, La dictadura perfecta, El infierno (en la que interpretó al Huasteco), La ley de Herodes, entre muchas más y es ganador del Ariel por mejor actuación en la cinta Dos abrazos.

Como si se encontraran en la esquina opuesta de un ring ficticio, cada uno responde por separado qué tiene un actor de teatro que no posee uno de doblaje y viceversa.

—Yo no lo podría decir por mí, —responde Zárate—, pero a lo mejor, pensando en otros, una cara más bonita. Aunque entonces podrían decirme que necesito una mejor voz. Tengo una presencia física única, mi competencia son solo Joaquín Cossío, Silverio Palacios y quizá Damián Alcázar.

—Lo primordial que tiene el actor de teatro es el movimiento —dice Lezama—, nosotros tenemos que estar estáticos porque el micrófono capta cualquier movimiento, roce de ropa o el choque de las joyitas de las compañeras. El público no puede escuchar el movimiento de las tripas del actor de teatro, pero nuestro micrófono sí las oye.

En cuanto a qué le sobra a un actor de Doblaje, Zárate responde que nada, en su opinión, los dos tipos de intérprete son iguales.

—Hay que hacer exactamente lo mismo, al contrario, al actor de doblaje le falta trabajar donde se pueda ver su presencia y desarrollarla, no solo trabajar con su voz que es una labor increíble y valiosa. Yo los veo muy completos. Me gusta el doblaje que se hace en México. Hay voces institucionales importantísimas como la de Emilio Ebergenyi que aún nos remite a Radio Educación, o actores como Ignacio López Tarso y Héctor Bonilla que en cuanto los escuchas, los reconoces. Lo que faltaría es posicionar a los que llevan años y se dedican al ciento por ciento al doblaje pero son relegados por figuras de la televisión como Thalía, Jaime Camil o Adal Ramones, eso sí está gacho. Hay muy buenos actores de doblaje que deberían tener mejor crédito.

A Ernesto Lezama en cambio le parece que a un actor de teatro le sobra vanidad. Por lo general, está a la espera del aplauso, la aceptación de la gente, el nombre en la marquesina o el gran crédito y aunque se inició fue en el teatro, al principio llegó a sentir desprecio y una fuerte rivalidad total por los actores de doblaje, a los que llamaban topos del arte. Finalmente, el doblaje lo eligió a él y en eso está.

—La gran bendición del doblaje es el anonimato —dice con seguridad Lezama—, es precioso. Aunque ahora se ha perdido un tanto por los fanáticos del Ánime y los cómics que van a las convenciones y esperan conocer a los actores que han doblado a sus grandes y amados personajes de caricaturas.

Aunque acepta que es una contradicción, Lezama ve como una ventaja el anonimato. "hay mucha gente que entra a la actuación pero no quiere ser vista, como los titiriteros que son felices atrás de sus muñecos, enmascarados. Para nosotros, los actores de doblaje se supone que es lo mismo, aunque compaginamos nuestro trabajo para cine y televisión. Nunca me ha gustado la horrible parafernalia de los actores en la alfombra roja, me parece totalmente falsa, vacua, hasta triste. Es como: pasen a ver al león, o como los videos de Región 4."

—¿Te consideras mejor que un actor de doblaje?

—No, en absoluto —dice Zárate—, al tener oportunidad de estar con ellos en escena no siento ninguna diferencia. Humberto Solórzano por ejemplo es un gran actor que hace doblaje y ha tenido oportunidad de actuar en teatro como lo hizo en la obra Faustaff, su presencia y su voz en el escenario son muy potentes.

A la pregunta sobre si se considera mejor que un actor de teatro, Ernesto Lezama responde que no y agrega: "Cada especialidad tiene lo suyo. Hay compañeros muy completos que actúan, cantan, bailan y hacen acrobacia, les aplaudo eso. Nosotros sólo utilizamos la voz, el doblaje posee una técnica sui géneris en México que tiene un pequeño grado de dificultad y es el pajareo que es leer el texto y ver la pantalla, ese sería el verdadero problema de la especialidad. La gente piensa que es la sincronía de labios, pero no es así. He tenido alumnas invidentes que lo hacen de maravilla. También es cuestión de ritmo puro. Además nosotros no nos involucramos emocionalmente o solo en mínima medida. Aquí realmente actuamos, no vivimos las emociones, las recreamos. No nos enganchamos porque todo es a gran velocidad y eso no nos provoca tanto daño como la vivencia del actor de cine y de teatro."

Sobre la consideración de que el doblaje es algo innecesario, Jorge Zárate discrepa: "Es necesario sobre todo para niños que aún no saben leer o no pueden entender otro idioma, como lo es para acercar a las personas ciegas a un producto original que pueda ser entendido a nivel local y para que la sociedad misma se pueda escuchar. Recuerdo las series que vi de niño y para mi fue un trabajo necesario porque ahora que las puedo ver en su idioma original, no me resultan tan atractivas. Las voces de Sergio Bustamante y Julio Lucena en el El túnel del tiempo, o la voz de Claudio Brook, las conocimos antes de saber quiénes eran ellos y han sido primordiales como la de Jorge Arvizu en El Súper agente 86. Incluso Los Simpsons no me gustan en su idioma original, los prefiero doblados por Humebrto Vélez (Homero) y Gabriel Pingarrón que también hace voces ahí.

Para Lezama, el doblaje es "un mal necesario en nuestro país donde lo que más se lee es El libro Vaquero, las páginas rojas y a mucha gente le cuesta trabajo leer los subtítulos de las cintas a la velocidad en que se proyectan. También es necesario para que los niños comprendan las películas y porque el dueño de la propiedad intelectual quiere que se conozca su trabajo.

Jorge Zárate, quien actualmente interpreta el personaje de El Indio Amaro en la Serie Señora Acero de Telemundo, piensa que la voz es la mitad de la interpretación y en esta ocasión, entró directamente a este personaje por esa vía. "me parece algo digno de mención porque nunca había encontrado algo así. Estoy muy cerca de ese indito haciéndolo en serio y si les da risa, lo mantengo, me gusta mucho haber creado algo a partir de la voz."

< Anterior | Siguiente >