QrR

Acapulco, en la "Segunda División"  

por Juan Alberto Vázquez

Acapulco es un viejo apaleado que lucha por su vida una vez más. En una década ha ingresado a terapia intensiva muchas ocasiones, producto del maltrato al que lo han sometido padrotes, gobierno, crimen organizado, empresarios y sociedad en su conjunto. 

Como muchacha explotada cuando ya se mira enferma y hasta agonizante, ahora todos se esmeran en los cuidados y lo atienden como a reina del carnaval, sin escatimar en atenciones para buscar su pronta recuperación, no se nos vaya a colapsar. 

Estas playas que inspiraran tantas historias, objeto de infinidad de homenajes, se han tropezado con la misma piedra y vuelto a caer. Es la triste y trágica historia de La cándida Eréndira y su desalmado destino manifiesto. 

Durante el año que está a punto de culminar, al tradicional bullying que le aplican los fenómenos sociales se sumó la llegada de las peores lluvias en 150 años en el país, que justamente a la población que más afectaron fue a la de… adivinó usted: el puerto de Acapulco, que con 70 por ciento de ocupación hotelera, celebraba uno de sus fines de semana más productivos —el puente por los festejos del 203 aniversario de la Independencia de México—. Los huracanes dejaron para Guerrero cifras alarmantes en daños, pero sobre todo para su joya, el Acapulco querido. 

‘MANUEL’ SE ‘MANCHA’

De los 157 muertos que dejó el paso de los huracanes Ingrid y Manuel, 101 fueron en Guerrero, producto de los inéditos deslaves e inundaciones. La misma noche del 15 de septiembre, el licenciado Peña Nieto nombró a Chayito Robles y a Gerardo Ruiz Esparza, titulares de las secretarías de Desarrollo Social y Comunicaciones y Transportes, como responsables de rescatar Guerrero, debido a la magnitud de los daños.

Pues resulta que tan solo en ese estado, colapsaron ocho puentes y los casi 20 deslaves bloquearon túneles y tramos carreteros. En todo el país, la Autopista del Sol fue la más dañada y requirió un trabajo quirúrgico especial, dada su importancia al unir al Pacífico con el centro del país. 

Por ejemplo, el Puente Papagayo y otros más pequeños del tramo Cuernavaca-Acapulco fueron reconstruidos en su totalidad; ahora lucen unos bellísimos atirantados que requirieron mes y medio de trabajo por parte de la SCT. Esto que parece una proeza se pudo lograr gracias a las Declaratorias Extraordinarias de Emergencia para el estado, que le brindaron  de manera inmediata 158 millones de pesos para reparar daños estructurales y darle así fluidez a sus arterias. 

Recordemos que en septiembre, Acapulco estuvo prácticamente incomunicado por tierra durante varios días  y que por lo mismo se tuvo que implementar un puente aéreo para evacuar a los más de 40 mil turistas varados por las lluvias que trajo Manuel.

Ahora la famosa y mítica autopista  luce preciosa, funcional y renovada y las cuatro horas prometidas del Distrito Federal a la playa acapulqueña en auto, a una velocidad promedio de 120 kilómetros por hora, con la media hora para comer una cecina con frijoles de la olla en El 4 Vientos, serían  posibles de no ser por…

EL CALDERO DE GUERRERO

Acapulco y sus vías más importantes son una copia fiel del manifestódromo chic de Reforma, que va de la Estela del Luz al Zócalo, en la capital del país. El mero día de la virgencita, dos patrullas bloquean la carretera a la altura de Chilpancingo y mandan a todos por la lateral. ¿El motivo? Estudiantes “ayotzinapos” bloquean la vía para ¿celebrar?, ¿festejar?, ¿recordar? el segundo aniversario luctuoso del asesinato de sus compañeros Gabriel Echeverría y Jesús Alexis Herrera Pino. 

Tras sortear por atajos el bloqueo y al retomar la del Sol con 45 minutos de retraso, basta llegar al puerto para ser recibido por otros mítines que convierten lo que antes fue un paraíso vacacional en un infierno. Y es que taxistas bloquean cuatro puntos de Acapulco para exigir la destitución del nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública. Solo detrás del Distrito Federal, aca es la ciudad subcampeona en bloqueos. 

Al día siguiente el mismo gremio intenta repetir su hazaña, pero esta vez se la impiden decenas de policías estatales, además de que el mismo funcionario impugnado, Alfredo Álvarez Valenzuela, los encara mientras el alcalde, Luis Walton, denuncia penalmente a los bloqueadores, presionado por los hoteleros que otra vez denuncian cancelaciones por los mítines.  Vuelve la guerra fría anterior a los huracanes. Todos están con los  nervios a flor de piel y cero tolerancia al otro. Y esto es solo el inicio, pues miembros de Morena ya amenazaron con bloquear el Congreso local mañana lunes, cuando pretenda aprobar acá la reforma energética, además de que los camioneros no tardarán en hacer la propia, pues no están de acuerdo con la construcción del Acabús, que se halla en su última etapa de construcción.    

 ACUÉRDENSE DE ACAPULCO 

Luego de ser durante décadas el campeón absoluto, Acapulco juega ahora en la Segunda División del turismo nacional. Vive de sus glorias, de sus rentas, con el puro aliento del vuelo adquirido en más de 50 años de historia. 

Y a todo esto, ¿cómo está el puerto? Pues espectacular, en lo que cabe. ¿La atención? De lujo, como siempre. ¿Los precios? Digamos que prolongaron el Buen Fin. ¿La comida, los chupes? Todo bien, todo muy bien. Y así como mantiene ese toque de grandeza, al mismo tiempo se respira una gran y prolongada decadencia. ¿Cómo les explico? 

En este momento se celebra el Acapulco Jazz Festival, que inauguraron el viernes 13 las mexicanas Iraida Noriega y Ella Laboriel, mientras a la Riviera Maya acuden estrellas internacionales del género, por poner un ejemplo. En otro asunto, este mismo fin de semana inició la Feria Imperial Acapulco 2013, que del 13 de diciembre al 5 de enero traerá intérpretes del elenco de Televisa y Tv Azteca. Más de lo mismo, cosa que al pueblo le encanta. 

Lo malo es que ya nunca traen a Luis Miguel.

Juan Alberto Vázquez

< Anterior | Siguiente >