Que el sol no te manche; protege tu piel

Tomar el sol por tiempos prolongados provoca que la piel se defienda y reaccione. El melasma o paño solar es una de las lesiones más comunes en la epidermis y afecta a nueve mujeres por cada hombre, de acuerdo con datos de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

Se le denomina cloasma, melasma, "máscaras" del embarazo, manchas del riñón o del hígado –en realidad sin relación alguna con estos órganos vitales– a las lesiones en piel cuya característica es la aparición de manchas planas color marrón en zonas de mayor exposición solar, principalmente en el rostro: frente, mejillas, zona del bigote, nariz y mentón.

En entrevista, el dermatooncólogo Rodrigo Gutiérrez Bravo explica que la aparición de melasma se debe a tres factores principales: la cuestión genética; no todos son propensos a padecer estas manchas; la situación hormonal, es más frecuente en las mujeres que toman píldoras anticonceptivas, tratamientos hormonales o por el mismo embarazo, y el tercer factor es no utilizar protección contra la radiación solar.

No todas las manchas en la epidermis son melasma y desde el punto de vista médico, no son peligrosas; sin embargo, es un problema cosmético que afecta a todo tipo de piel e involucra la autoestima de las personas que lo padecen, por ello la FMD recomienda usar protección contra los rayos ultravioletas (principal radiación que daña la piel), con filtros solares con un factor de más de 30; sombreros y sombrillas, así como consultar con un especialista para determinar el tipo de lesión que la piel presenta.

De manera natural, el órgano más extenso del cuerpo humano puede tolerar hasta 15 minutos de exposición al sol, pero es importante protegerla con el uso de filtros o pantallas solares como el Escudo Solar FPS100 de Dermoprada, y reaplicar el producto cada tres horas o las veces que sea necesario.

Las pecas, los "lunares" del sol

Con la llegada de la primavera, la exposición del sol es mayor y la epidermis puede reaccionar con daño. Entonces, la apariencia estética de la piel se ve afectada.

Un tipo de lesiones son las pecas: manchas irregulares de tono café con pigmentación profunda, difíciles de quitar. Se presentan en pieles muy blancas, en personas con ojos de color azul o verde y son causadas generalmente por un factor genético. No obstante, la exposición al sol va a aumentar su tamaño y acentuar su color, explica el dermatólogo Gutiérrez Bravo, director médico de PielClinic.

Aunque éstas no ameritan ser tratadas, a menos que la persona lo desee, deben ser vigiladas. El especialista enfatiza que es importante la valoración médica para determinar el tipo de lesión que la piel presenta ya que es posible confundir las pecas con otras parecidas, denominadas lentigo solar: de característica similar, aparecen en las áreas expuestas a la radiación ultravioleta y son las que en conjunto conforman el fotoenvejecimiento.

Las pecas también están relacionadas con las radiaciones infrarrojas, si bien no es el principal factor como los rayos UV. Ahora se sabe que también existe un daño causado por las radiaciones emitidas por las computadoras o las de los focos rojos utilizados en los saunas. Por ello, la FMD recomienda la prevención de estos factores y un cuidado básico de la piel: su aseo suave sin el uso de esponjas o estropajos, y el uso diario de protector solar incluso en días nublados.

< Anterior | Siguiente >