Mejora la apariencia de cicatrices y estrías

Sin piel ningún ser humano sobreviviría. Es el órgano más extenso del cuerpo y el que crece con mayor rapidez. Según la American Academy of Dermatology, protege a nuestros órganos, huesos, músculos y el resto de nuestro cuerpo, además previene que ingresen agresores del exterior, como gérmenes y el agua excesiva.

Cada persona tiene un tipo de piel distinta, pero se requiere de educación para cuidarla, subraya la Fundación Mexicana de la Dermatología (FMD), encargada de tratar y prevenir enfermedades de la piel.

Raspones, quemaduras leves, cirugías, perforaciones, el mismo crecimiento u otros accidentes, pueden dejar notables huellas en la epidermis, la capa exterior de la piel. Sin embargo, "la piel como sistema de defensa, cuenta con la capacidad natural de autorrepararse cuando existe daño", expone en entrevista la dermatóloga Ingrid López Gehrke.

Si se produce una herida, la cicatriz es la respuesta del organismo para cerrar o regenerar la piel que se dañó. Al sufrir una cortada, las células desencadenan un mecanismo inmediato para reparar el tejido alterado, generar una costra y posteriormente un "parche" permanente diferente al resto de la piel, como lo explica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

"La cicatriz tiene una textura diferente al resto de la piel debido a que el tejido que la forma está entrecruzado. En ellas no hay folículos de vello ni glándulas sudoríparas. Dependiendo del tamaño, puede terminar de madurar hasta dos años después de que se produjo la lesión.

Existen tratamientos dermatológicos en crema que pueden ayudar a desvanecer gradualmente las cicatrices pues permiten la regeneración de la piel. Ocho semanas de uso continuo de Q-acetyl10, un ingrediente activo exclusivo de Cicatricure, mejora notablemente su aspecto".

Las huellas desde la infancia

Las cicatrices suelen desvanecerse con el tiempo, pero no desaparecen por completo. Generalmente, no comprometen la salud de las personas, aunque pueden afectar de manera importante la autoestima o autoconfianza sobre todo en sitios muy visibles como la cara, brazos, hombros o piernas donde se pueden convertir en un "marca" particular.

La piel tiene un camino genético trazado, por lo que se hereda la predisposición a padecer alteraciones y a desarrollar diferentes tipos de cicatrices que a partir del grosor disminuido, grueso o exagerado se clasifican en normales, hipertróficas o queloides, respectivamente.

La cirugía por apendicitis que le fue practicada a María a los nueve años de edad, dejó en el costado de su abdomen una cicatriz que le molesta. Aunque no tiene por qué ser sinónimo de fealdad, sino signos de experiencia y huellas del vivir diario, opina la doctora Ingrid, existen varios tratamientos que pueden ayudar a desvanecerla.

En un consultorio, sólo la cicatrización hipertrófica y queloide es tratada debido a que "en ocasiones no es posible atenuar su apariencia porque la cicatriz es normal y hacer otro tipo de procedimiento puede empeorarla", agrega la especialista, también dermatooncóloga.

Factores secundarios como el padecimiento de acné severo, afectan a más del 80% de la población y deja cicatrices en el 5% de los casos, según datos de representantes de la FMD. Afortunadamente existen varios tratamientos para eliminar las marcas del acné en el cutis, no obstante, "la valoración de un dermatólogo es recomendable, para evitar que la presencia de cicatrices sea irreversible".

Cuando la piel se rompe

Un estirón rápido en la piel, ya sea por crecimiento o por cambios en el peso, produce un tipo de cicatriz que se conoce como estrías. Al igual que otros padecimientos, se hereda la tendencia familiar a presentarlas en abdomen, brazos, glúteos, senos y muslos.

A partir de una valoración médica es posible mejorar la apariencia de las estrías basadas en si son casos recientes -se ven rojas o moradas- eliminarlas hasta un 90%, en comparación a las estrías que no se atendieron a tiempo –se ven blancuzcas- donde suavizar su apariencia varía entre un 40 y 80%, detalla la doctora López Gehrke.

El medio ambiente también influye, aunque no es el principal factor para las enfermedades de la piel. Por ello, la FMD destinada a la difusión para la salud, promueve la protección desde la infancia y recomienda su cuidado básico como una tarea de todos los días.

< Anterior | Siguiente >