De que robo, robo

Coinciden expositores en que no se hace nada con los ladrones de libros porque tendrían que salir de la FIL para hacer la denuncia
Coinciden expositores en que no se hace nada con los ladrones de libros porque tendrían que salir de la FIL para hacer la denuncia (Luz Vázquez)
Categorías:
Feria Internacional del Libro de Guadalajara

(Carlos Rosas) "Bárbara" entró al stand de Gandhi y paso largos minutos en el área de arte, nada la convenció y salió al sentirse observada; luego en conversación, afirmó: "Antes si robaba, lo hacía con mi marido porque el jalaba la atención con su apariencia, a mí con facha de niña fresa nadie me pelaba, yo era la que me embolsaba los libros", en promedio cinco por tarde.


"Alvaro" también está retirado, ahora es un profesional, pero tres años atrás todavía robaba en la feria, a la que hoy acude a trabajar; su técnica preferida era la de la chamarra en el brazo, pero también utilizaba la del libro en el sobaco, luego una bolsa que cuelga del hombro. Pero se retiró porque lo agarraron y lo asustaron "los de seguridad", primero lo encerraron, después lo obligaron a pagar tres veces el precio del libro, "lo que era de 200 me salió en 600".


Martín Fuentes de Gandhi afirmó que tuvieron "bastante gente, pero desafortunadamente hubo muchas personas que agarramos robando", entre 15 y 20 roba libros a lo largo de la semana; el robo se acentuó a partir del jueves, incluso "hubo una persona que agarramos con 15 libros, una sola".


¿Qué hacer con los ladrones? Todos los expositores con los que se platicó coincidieron en que no se hace nada porque tendrían que salir de la feria para hacer la denuncia ante el ministerio público; en todos los casos, a los que se "cachan" in fraganti los conminan a pagar o les quitan la mercancía.


En Colofón, a diferencia del año pasado, no han sorpendido a muchos. “Aquí la pena es cobrar el libro sin descuento y en esta edición de la feria hemos descubierto a unos 15, cuando en otros años eran hasta 50. ¿Qué se llevan? Los libros bajo el sellos de Anagrama y los detectas muy fácil, porque como que empiezan a voltear a todos lados, traen libros debajo del brazo, o traen sus bolsas abiertas".


Francisco López, de Paidos, dice que el robo ha sido sutil pero real, en total siete descubiertos de sábado a sábado, "algunos solos, otros en grupito, unos distraen y el otro agarra".

Siglo XXI ha sido una de las editoriales menos afectada, con un intento de robo, "de una bandita de cinco, seis chavos", afirmó Alonso Muñoz, de atención a clientes.

En el stand de Conaculta estiman una pérdida entre 40 y 60 ejemplares a lo largo de la feria, en Fondo de Cultura Económica han detectado a 10 roba libros, en SM a seis, en Almadía se pierden más de 30 libros diarios.


< Anterior | Siguiente >